Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Macrorestaurantes en Barcelona

Macrorestaurantes en Barcelona

Restaurantes muy espaciosos donde la comida también es de una calidad enorme

Advertising
El Nacional
El Nacional

¿Sois de los de 'cuanto más grande, mejor'? ¿Os hacen vibrar las comuniones de rock de estadio al estilo Springsteen/U2 más que un concierto íntimo? En este caso, os interesa nuestra selección de restaurantes de grandes dimensiones: macroespacios donde el tamaño juega a favor de comer bien, bueno y rápido, y no al revés.

Ultramarinos
©MariaDias
Restaurantes, Española

Ultramarinos

El Ultramarinos no es un restaurante pequeño y carismático en el que un ilustrado chef, cuando no está en la cocina, relee Bauman y recupera recetas de su bisabuela, adaptadas, con precisión y sensibilidad, a su filosofía. El Ultramarinos es un macrolocal de diseño en medio de la Rambla, y juega en otra liga: la de El Nacional, la liga de los macroproyectos que, nos gusten o no, también construyen la personalidad de una ciudad poliédrica. El interiorismo está firmado por el hombre de moda, Lázaro Rosa Violán. Inmenso, industrial y acogedor, con mobiliario de madera, tiene un espacio de coctelería creativa. La cocina del Ultramarinos es funcional y de raíces mediterráneas, pero con pinceladas internacionales como corresponde a un local ubicado en el centro de todo: pizzas, hamburguesas, tártars y ensaladas conviven con unas albóndigas con xiitake o con un notable cebiche, sin olvidar otros platos bastante bien resueltos, como unas berenjenas crujientes con cilantro y cítricos.

Ajoblanco
©IvanGiménez
Restaurantes, Catalana

Ajoblanco

Sant Gervasi - Galvany
4 de 5 estrellas

A primera vista, el Ajoblanco lleva a pensar: “Vaya, otro local de tapas finas y barroquismo made in Lázaro-Rosa Violán (rey del interiorismo gastro, colonizador de Enric Granados)”. Sí i no. El local es solemne, eclesial. Pero los platos no engañan y están en una línea de calidad-precio que en esta zona cuesta de encontrar. “Nos hemos asegurado que todo esté bueno, que tenga su gracia, pero no disfrazamos nada. Que hable el producto”, dice Kate Preston, la propietaria. Tiene memoria histórica racional (de ración): ella y su marido recorrían las barras del Gòtic a finales de los 90, y recuerda bien “cuando se calentaban las cosas en el microondas, veías todos los fritos amontonados, no se cocinaba al momento”.

Advertising
Restaurantes, Marisco

El Nacional

Dreta de l'Eixample

Este es un espacio de lo más singular: en el centro del paseo de Gracia, este es un espacio industrial de 3.500 metros cuadrados bajo una bóveda catalana, con cuatro restaurantes, cuatro barras, 200 empleados, y una capacidad para atender a 2.500 clientes. Podemos pasar por: La Parada, un fast food de delicatessen sanas (cocas, queso, ensaladas, verduras, embutidos), La Tapería (buenas tapas frías y calientes, y guisos), La Lonja (donde se puede escoger pescado a peso y comerlo al horno, a la parrilla, al vapor, frito y a la plancha) y La Brasería, donde se expone la carne madurando en vitrinas y donde se puede optar por carne de primerísima calidad.

Restaurantes, Española

Chicha Limoná

Chicha Limoná es un doble local para uso intensivo: desayunos, meriendas, vermuts y, evidentemente, comidas y cena, y cócteles. Y tienen un menú de mediodía inmejorable, con platos como costilla de cerdo picante y lacada, canelón de pularda o atún con salsa teriyaki. Tienen chef y pizzero, que hornea pizzas de masa fina y crujiente: imprescindible la de sobrasada con chimichurri. A diferencia de otros lugares de interiorismo moderno, aquí el alma del local es la buena comida.

Advertising
Davita
©MariaDias
Restaurantes, Italiana

Davita Market

Esquerra de l’Eixample

Davita Market es un gran local en forma de mercado con diferentes puestos, con el 'do it yourself' como 'leitmotiv' tanto a la hora de confeccionar la carta como de llevarla a la mesa. Tú entras en el magnífico espacio del Davita, con su aire retro contemporáneo, te dan una tarjeta y vas haciendo ruta por las diversas paradas del local: tapas, ensaladas, bebidas, postres, pastas y pizzas. Y vas eligiendo platos que te cargan en la tarjeta, y que tú mismo deberás llevar hasta la mesa. ¿Vale la pena? El segundo pilar del local es un producto italiano de importación de primerísima calidad, sin disfraces. "Lo que queremos es ofrecer producto italiano de calidad a precios muy muy ajustados", explica Sergi Farrés, chef y propietario, que a la vez tiene una importante distribuidora de productos italianos.

Restaurantes, Española

Lateral

Dreta de l'Eixample

El restaurante de esta cadena madrileña –suntuoso, monumental, barroco, muy espacioso– presenta una extensísima carta con una relación calidad-precio difícil de creer, independientemente de si os gusta su interiorismo. Encontraréis platos a menudo maltratados como el tartar de salmón o el atún a la plancha, buena materia prima a precios de risa. Buenos platos de carne (rabo de buey o morcilla de Burgos con pimientos del padrón) y también ensaladas divertidas y generosas. Y la cocina abre hasta la una los fines de semana. ¡Todo son ventajas!

You may also like

    Advertising