Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Windsor
Foto: Windsor

4 razones de peso para degustar el Menú Escudella del Windsor

Haced un viaje a la tradición con los platos que os propone este restaurante de cocina catalana al lado de Rambla de Catalunya. Será una comida de costumbres y de sabores de siempre

Time Out en colaboración con Windsor
Publicidad

Navidad es una fecha de tradiciones y, como consecuencia, de disfrutar por nuestros paladares. Reencontrarnos, sentarnos en la mesa y deleitarnos es uno de los placeres que definen estas fiestas y, con lo que os sugiere Windsor, lo podéis hacer envueltos de un ambiente único en la ciudad y frente a un menú ideado al detalle.
Este restaurante de cocina catalana contemporánea y situado en la calle Còrsega, muy cerca de Rambla de Catalunya, siempre ofrece propuestas culinarias caseras con toques modernos y con personalidad. Ahora bien, Navidad es sinónimo de tradición y lo que proponen con su Menú Escudella es un viaje a uno de los platos más perpetuados del recetario catalán.
Se trata de un menú que podréis degustar hasta finales de invierno cada martes y miércoles, y con el cual volveréis a los orígenes durante todo el rato que dure vuestra comida. Con sus cuatro platos haréis un recorrido culinario por propuestas de una calidad superior y con una mirada tradicional que, en algunos aspectos, incorpora detalles modernos.
¿Lo probamos? Os hacemos abrir boca en cuatro puntos…

‘Amuse-bouche’ de ‘galet’ relleno
Foto: Windsor

1. ‘Amuse-bouche’ de ‘galet’ relleno

Vuestro salto a la tradición empezará nada más probéis el primer bocado del amouse-bouche: un ‘galet’ relleno de pelota de carne con un hilo de caldo y láminas de trufa.
Una explosión de sabores concentrada en pequeñas dimensiones que hace que cada mordisco a esta primera propuesta sea impecable.
El amouse-bouche es, en definitiva, un aperitivo para divertir vuestras bocas, tal y como indica su nombre.
Disfrutarla y calentad el paladar porque os espera mucho más.

La sopa de 'galets'
Foto: Windsor

2. La sopa de 'galets'

No podía faltar la tradición navideña hecha sopa porque, como todos sabemos, sin la sopa de 'galets' no hay Navidad.
Todos la hacen diferente y, en Windsor, la elaboran asegurándose que cada cucharada recoja el máximo sabor: con materia prima de una calidad excelente que cocinan a fuego lento durante más de 48 horas para conseguir su regusto tan característico. Intenso y sutil, a la vez.
La pasta de los 'galets'queda en una textura perfecta para que armonice con el caldo en cada cucharada.
Todo un clásico.

Publicidad
El plato de ‘escudella’
Foto: Windsor

3. El plato de ‘escudella’

Después de la calma y la armonía con la sopa de ‘galets’, llega la revolución de ingredientes. El plato de ‘escudella’ cuenta con todos los básicos de la receta original: col, garbanzos, zanahoria, tarrina de ‘escudella’, butifarra blanca y negra, pelota de caldo y filetes de cerdo y ternera. Una ‘escudella’ que se mantiene fiel a la tradición y a su proceso culinario a la vez que se prepara con toques de elegancia y el carácter propio del restaurante. Como, por ejemplo, deshuesan y limpian las carnes para montar dos tarrinas; una con las carnes más magras, y otra con las carnes más gelatinosas. Una modificación que hace valer la filosofía del restaurante y su compromiso para ofrecer platos cada vez más saludables.

Un menú completo
Foto: Windsor

4. Un menú completo

Como toque final y en línea con la tradición catalana, no podía faltar una crema catalana de postre al estilo Windsor para redondear esta comida de 55 euros.
Cuatro platos exquisitos y pensados para saborear pausadamente mientras disfrutamos del ambiente del restaurante, la compañía y lo maridamos con vinos de una bodega amplia con más de 450 referencias.
De hecho, la carta digital de vinos ha sido reconocida con el premio Cartaví 2017 como la mejor de la ciudad.
Esta Navidad, dejad que vuestros paladares se deleiten con un homenaje a la tradición culinaria de nuestra casa y animaos a probar este menú d''escudella' catalana.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad