La Barra del 7 Portes Galvany
La Barra del 7 Portes Galvany

¡Los platos que hay que probar en La Barra del 7 Portes Galvany!

Si queréis saborear la cocina del mítico 7 Portes, con más de 185 años de historia, sin bajar a la Barceloneta, ¡probad la barra llena de delicias que tienen en la calle Amigó!

Time Out en colaboración con Gastronosfera
Publicidad

Si hay un restaurante que es todo un clásico de nuestra ciudad este es el 7 Portes, en los porches de Xifré, a caballo entre el Born y la Barceloneta, uno de los más antiguos de Barcelona. Está especializado en hacer una muy buena cocina tradicional, siguiendo recetas familiares que han pasado de generación en generación, y de sus fogones han salido recetas que son todo un emblema local, como el arroz Parellada, una paella que no requiere cuchillo para comerla porque, ya sea de pescado o mixta, se presenta sin espinas, conchas o huesos; o los canelones trufados, un clásico de fiesta mayor que aquí dominan como si lo hubieran inventado ellos.Y, desde el año pasado, para saborear estas delicias no es necesario dirigirse a la parte baja de la ciudad, porque han abierto una sucursal en la calle Amigó, 53, La Barra del 7 Portes Galvany. Allí podréis degustar casi los mismos platos que en la casa madre, pero con un estilo más informal, de tapa y platillo. La carta, aunque más reducida que la del 7 Portes, incluye todas las recetas famosas y, además, se renueva mensualmente con platos que incluyen ingredientes de temporada. Y vale la pena ir, porque además de comer bien encontraréis un ambiente joven e informal en un local de lo más agradable y con una terraza con vistas al precioso edificio del Mercado de Galvany. Os explicamos qué encontraréis (¡y saborearéis!), ¡buen provecho!

Para picar o compartir con gusto

Ya sea a la hora del aperitivo o al atardecer, las tapas de La Barra del 7 Portes Galvany son todo un must para maridar con una cerveza bien fresca. Encontraréis clásicos como la ensaladilla rusa, los buñuelos de bacalao, anchoas con pan de coca con tomate y, sobre todo, sus deliciosas croquetas, con una bechamel espectacular, ya sean las 7 Portes, de jamón y pollo, o las crocantes de jamón ibérico. Y no faltan las cazoletas de mejillones, al vapor o a la marinera, los calamares a la romana, con mayonesa y romesco, o, incluso, las ostras. ¡Os chuparéis los dedos!

Segundos con tradición arraigada

Si vais con hambre, en La Barra del 7 Portes Galvany encontraréis platos de siempre que no sólo llenarán vuestro estómago, sino, sobre todo, os harán disfrutar como si estuvierais en casa de la abuela. Hay que degustar el canelón 7 Portes, un plato barcelonés relleno de carne asada, o la receta mejorada del canelón trufado de fiesta mayor, de gusto incomparable. Si sois más de arroces, tenéis donde elegir, porque además de la clásica paella Parellada, de pescado o mixta, también encontraréis una deliciosa fideuá con alioli, arroz negro o el arroz de conejo ligeramente picante con aceitunas de Kalamata, toda una delicia. Y si sois carnívoros, no sufráis, también tienen steak tartar de buey y un solomillo de ternera que os harán salivar.

Postres de vicio (¡y de la abuela!)

Nada mejor que acabar cualquier comida con un buen postre y, en La Barra del 7 Portes Galvany, quieren que este sea un momento especial. Tienen propuestas buenísimas, como el helado de yogur hecho en casa, el sorbete de limón o el bol de fruta de temporada, pero hay dos recetas que lo petan. Por un lado, la deliciosa mousse de chocolate negro que hay que probar sí o sí, y por otra, la mini crema catalana, una receta que introdujo en los años 60 del siglo XX la señora Carme Parellada, madre del actual propietario, Paco Solé Parellada, y que mantiene los ingredientes y sabores originales que todos tenemos en la memoria. Si sois golosos, ¡disfrutaréis de lo lindo!

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad