Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Sabores a la brasa en El Abasto de Poblenou

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

El Abasto

Sabores a la brasa en El Abasto de Poblenou

Descubrid un nuevo concepto de brasería argentina y basada en el producto de proximidad de El Abasto

Por Time Out en colaboración con San Miguel
Advertising

La brasa y la cocina argentina siempre han ido de la mano y de esta fusión ha nacido un concepto de restaurante, el de brasería argentina, que todos identificamos. El Abasto (Dr. Trueta, 229) quiere rendir culto a estas raíces, pero con la voluntad de mejorar el concepto y elevarlo con unas exigencias gastronómicas muy cuidadas para marcar un toque diferencial. Un toque que viene dado por la fusión con la tradición mediterránea.

El local, inaugurado hace solo seis meses, con unos techos con bóveda catalana y con una decoración que combina la piedra de las paredes con la madera noble del mobiliario, es todo un ejemplo de esta fusión. La cocina abierta se separa del salón con una estructura que recuerda un emparrado del que se trepan elementos vegetales. Y detrás, un horno de última tecnología, que funciona con carbón vegetal y permite un método de cocción diferente sin perder el gusto de la brasa, toma el protagonismo. En él, se elaboran deliciosos platos a base de productos de temporada y proximidad, con pescado fresco del día y carnes tratadas y cortadas siguiendo el estilo argentino.

El menú incluye propuestas como los calamares braseados, clásicos como las costillitas de cordero y sorpresas como el Rac de cerdo al vacío, los tres ideales para maridar con la cerveza Magna de San Miguel. También hay platos vegetarianos y veganos y unos postres que hacen viajar al otro lado del océano, como el panequeque de dulce de leche con plátano caramelizado.

Es un sitio ideal para ir a cenar cualquier noche, ya que abre de martes a domingo, y también para ir a comer los fines de semana, los únicos días que abren al mediodía. Y, si hace buen tiempo, podéis optar para instalaros a la terraza, un lujo alejado del ruido del barrio a tan solo un minuto de la bulliciosa Rambla del Poblenou. ¡Acercaros!

Recomendado

    También te gustará

      Advertising