Nuevas tendencias sexuales: las prácticas de sexo más de moda

BDSM, clubs secretos, arte, porno feminista... las tendencias más calientes y provocadoras de un mundo que desconoces
sexe
Por Sandra Uve |
Advertising

La revolución sexual más reciente la protagonizan un grupo anglosajón de mujeres que en diferentes medios artísticos, teatro, cine y cómic, analizan y desgranan lo que significa el sexo en nuestra sociedad. Elucubran, con libertad, inteligencia y humor como arma imprescindible, sobre nuestros instintos más bajos y el porqué de estos deseos. Lena Duham muestra en su premiada serie de la HBO 'Girls' cómo el sexo desde la adolescencia hasta la madurez, supeditado a la cultura, determina nuestra forma de ser y actuar. Sarah Haskins, Margaret Cho y Amy Schummer, reinas del stand-up comedy, usan el humor como herramienta feminista para barrer estereotipos de género y, sobre todo Amy Schummer, para reír e ironizar, por fin, sobre las tonterías sexuales que hacemos las mujeres, sobre todo cuando bebemos.

En el cine, las películas 'La boda de mi mejor amiga', 'Bachelorette' y 'Pitch Perfect' ponen en duda el escándalo y la denuncia social de las nuevas corrientes eroticofestivas como el 'mamading' o el 'babosoak' (años antes de la juerga mallorquina ya se practicaban en fiestas de graduación americanas) quitándole hierro a este tema y apostando por el humor com único agitador de neuronas para débiles y enajenadas: por ejemplo, haciendo saber a las chicas que practican 'mamading' que la composición del semen lleva agua, azúcares esenciales, sustancias alcalinas, protaglandina, zinc, vitamina C y colesterol; además de 5 a 25 calorías por eyaculación (todo depende de la alimentación del donante). El humor como ara política y analgésico contra el miedo.

Erika Moen, dibujante de cómics, publica cada semana en su blog, -con más de 25.000 seguidores en Twitter- una tira hablando sobre sexo, juguetes y la industria del porno. Y webs como la de Sunny Megatron llevan el sexo a los medios de comunicación de forma lógica y sin censuras. Sunny, educadora sexual especialista en BDSM, y su pareja, Ken Melvoin-Berg, escriben y protagonizan vídeos donde explican la otra cara de las prácticas anales, los juguetes sexuales y las mamadas. Después de ver sus vídeos, tienes la sensación de haber aprendido mucho sobre sexo. Te alivia saber que lo que te avergonzaba no tiene tanta importancia y, además, que te has reído mucho sin caer en ningún cliché de género, masculino o femenino.

HARDCORE EVOLUCIONADO

El cine porno 'mainstream' también ha sufrido una mutación. Los profesionales del sector se han dividido en dos. Una gran parte sigue haciendo porno en formato masivo por internet con escenas cortas que siguen un mismo patrón, y otro porcentaje más pequeño se ha renovado después del que parece un ejercicio de autointrospección para conseguir una nueva expresión dentro del cine X.

Jiz Lee es una 'genderqueer' que hace porno alternativo, disipando distinciones de género. Actúa y escribe sus guiones, pero su transgresión no se centra tanto en sus películas sino en el trabajo que hace en torno a ellas. Un ejemplo es el libro que prepara sobre lo que comporta exponerse y convertirse en una estrella del porno. Para su proceso, Jiz invita y remunera en su web a aquellas personas que quieran explicar su historia personal y plantea unas preguntas que rondan el autoanálisis, demostrando que el porno y el sexo van más allá de una imagen estereotipada. Jiz juega con su propio look, de estilo del cómic 'Tank girl', como cliché asociado a lesbianas y gays, y lo refuerza con escenas de sodomía muy destinadas al colectivo LGBT.

MUJERES O MUÑECAS

Pero aunque las estrellas del porno como Jiz apuesten por esta expresión salvaje, hay nuevas corrientes que la superan de largo. La afición más 'trendy' del momento es también la más 'hardcore': las 'real dolls'. Estas muñecas de casi 7.000 euros han cuadruplicado su producción en menos de cinco años. Sus dueños, señores con ciertas dificultades para mantener una relación con mujeres humanas, viven con ellas y las cuidan, son sus amantes y van de vacaciones juntos. De esta corriente amalgatofílica, surgió otra más fascinante todavía: losmaskon, hombres que se colocan como si fuera una segunda piel una muñeca de látex con personalidad de fábrica. Enfundados, se muestran en público y ejercitan el 'dogging' (sexo con desconocidos) en parques públicos. Los maskon se reúnen en ferias donde se visten de gala con máscaras de sus personajes favoritos. Y aunque os parezca extraño, resultan... encantadores.

Advertising

BDSM POPULAR

La ingenua y estereotipada '50 sombras de Grey' tiene un mensaje subliminal. No solo ha sido un éxito literario, sino que ha hecho lo que ningún profesional del sexo había conseguido antes: normalizar la máxima expresión del deseo. Millones de personas han encontrado en las diferentes prácticas que engloba el BDSM un lugar donde disfrutar de su sexualidad, sin prejuicios ni subterfugios. La gente pide 'spanking' (azotes), sodomización, 'facesitting' (que se te sienten en la cara) e incluso ciertas prácticas extremas como descargas eléctricas, experiencias hasta ahora consideradas oscuras y desmedidas. Pero si el pueblo lo pide, hay que dárselo.

Tiendas de juguetes eróticos enfocadas al pasado con mazmorras de alquiler, locales 'fetish' con amas que te castigan y clubs secretos donde practicar parafilias raras que salen como setas cada semana. Cada persona busca y encuentra el espacio donde encaja mejor, porque las propuestas hacen distinciones y se especializan según el nivel de dolor y placer que se quiera. En grupo, mediante fiestas abiertas como las de Killing Kittens o en sesiones privadas, como las que organiza el Club Hermione. El acceso es sencillo a casi todas ellas; excepto a los clubes secretos.

CLUBS SECRETOS

Estos clubs siguen siendo un misterio para todo aquel que no sea socio, y un lujo inabarcable para la mayoría. Asistir a una de estas fiestas privadas, generalmente en palacetes, ronda los 4.000 euros. El precio incluye el acceso, con una dirección dinámica que nunca se repite, y libertad absoluta para ver, tocar y practicar lo que se quiera con quien se quiera. En estas exclusivas fiestas se practican desde las parafilias normales hasta las menos habituales: sexo anónimo, disciplina y azotes, penetración fetish (con objetos diversos), electrochoques, 'trampling' (gente que se excita cuando la pisan), tortura genital y contacto con arañas (en los órganos genitales) y pulpos (en la boca y órganos genitales), las dos especies animales de moda en estas reuniones.

Roza la ficción pero es real, tal como lo confirma una modelo de alto nivel (la identidad es tan secreta como estos clubs) habitual de estas fiestas: "Es lo mismo que en la película 'Eyes wide shut', pero en fuerte. Casi todo está permitido, y cuanto más dinero hay, más excéntrica es la fiesta". No todos los clubs secretos son tan excesivos ni tienen que ver con las parafilias. Max Cortés, director, productor y actor porno, ejerció como DJ en una de estas fiestas: "Son círculos cerrados de parejas liberales. Nunca repiten sitio y la dirección te la dan unas horas antes. Los móviles se quedan en la entrada. Debía haber cerca de 70 parejas, muy guapos y de clase alta. Primero cenaron y luego bailaron y coquetearon en la fiesta. Lo que me sorprendió fue que no hubo demasiado sexo. Hubo, sí, pero con contención. Sin ansia. Era todo muy elegante. Como cuando estás en una fiesta vip con barra libre y la gente solo toma una copa". Intento arrancarle a Max algún contacto. No penséis mal, es solo para contrastar la información. Pero Max de repente es el el pianista de la película de Kubrick. Sabe que no puede decir nada, porque desvelado el misterio... se acabó la magia.

Advertising
Lucie Blush
© Iván Moreno

Entrevista a Lucie Blush

Francesa establecida en Barcelona. Rara avis del cine adult0. Reivindica el feminismo.

¿Cómo llegaste al porno?
Trabajando con Erika Lust. Así descubrí el porno feminista. Al cabo de unos años tuve una ruptura sentimental que me hizo pensar en el sexo y en las relaciones. Escribí mi blog welovegoodsex.com, y meses después gravé mi primer película.

¿Pref
ieres porno feminista o 'altporn'?
Aunque la palabra sea polémica, prefiero llamarlo porno feminista porque es mucho más amplia.

¿Cómo se aplica?
Pagando bien a los actores, que se lo pasen bien, y mostrando personajes sin los estereotipos de género que han dado al porno la mala reputación. Hay que reivindicar la palabra feminista porque tiene sentido en la sociedad de hoy y es necesaria.

¿Qué podemos descubrir en tus películas?
La espontaneidad que falta en el porno mainstream, con parejas reales y contextos reconocedores, actores naturales y ¡muchas ganas!

¿Cuál es tu objetivo?
Enseñar mi propia experiencia y fantasías para que las escenas se vean auténticas y que el público disfrute de una verdadera experiencia, solo o en pareja. Es un proyecto muy personal.

www.luciemakesporn.com
Paranoid, Luis Pardo, Mistress Minerva

Entrevista a Luis Pardo y Mistress Minerva

Ella es dómina con cueva propia. Él es escapista y psicomago

Estrenáis vuestra primera obra juntos.
Luis Pardo: Sí. La obra se llama 'Paranoid', y la pieza más fuerte es el show que hacemos juntos desde hace un año, el BDMScape.
Mistress Minerva: Es un número donde mezclamos la magia con parafilias: escapismo con spanking, velas, asfixia...
 
Los dos hace años que estáis en los escenarios: Pardo haciendo magia para adultos y Minerva, shows de BDSM.
MM: Nos interesaba juntar la parte más inquietante de ambas disciplinas. El BDSM es la parte oscura del sexo. Al mezclarlo con la magia se transforman juegos como el escapismo en parafilias.
LP: La estética del sadomasoquismo siempre me ha gustado. Se refleja en mis tatuajes, en la escenografía, el vestuario, la música... Si antes transmitía angustia, ahora se suma la excitación. La subida de adrenalina es mucho más intensa. Es muy sexy. Y se transmite al espectador.

Intuyo que la obra no es apta para todos los públicos.
LP: No se recomienda para personas sensibles y está prohibida la entrada a menores. Por otro lado, lo que verán es magia, mucha estética BDSM y una obra de pies a cabeza, con historias y personajes.

Clubs 'BDSM'

Roses 5

Es un club social precioso decorado al estilo cueva de sado, y dotado de una mazmorra espectacular con ventanas para los 'voyeurs'. Tiene una normativa de discreción impecable.

Advertising

La Cuerda Roja

Otro club social de estilo 'gym', con barra de bar y espacio con tatamis, juegos de cuerda y puntos de suspensión, mazmorras y cámara oscura de aislamiento.

IO

IO

Es un espacio moderno, divertido y súper equipado que propone sesiones y encuentros privados como fiestas 'cumplefustas', e incluso bodas al estilo BDSM.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com