Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 'The wild party': aquí hay tema

'The wild party': aquí hay tema

El teatre Gaudí estrena un nuevo musical

The Wild Party
Por Andreu Gomila
Advertising

Roger Berruezo, sentado en un sofá destartalado y feo del Teatro Gaudí, nos avisa: "La gente flipará mucho". Nos habla, claro, del proyecto en el que hace dos meses que trabaja, 'The wild party' (La fiesta salvaje), un musical de Andrew Lippi estrenado en el Off Broadway hace trece años y que ahora llega a Barcelona de la mano de una compañía joven y con muchas ganas de juerga. Él, aquí, es Black, un hombre de la noche de Nueva York, finales de los años 20, que se enamora de Queenie (Xènia García), la reina del vodevil. Antes, había conocido a Kate (Maria Santallusia), una ex prostituta, en la puerta de la discoteca donde trabaja. Y es ella quien lo llevará a una fiesta, una celebración secreta, donde pasarán muchas cosas. Una fiesta donde hay tema.

Junto a Berruezo, en el sofá viejo y descosido, tenemos a Maria, que también nos adelanta que la música de Lippi "es brutal". No debemos olvidar que estamos ante un musical de última generación. Es un clásico contemporáneo, que tiene mucho que ver con la canallesca de 'Chicago' o 'Cabaret', pero que explica cosas nuevas, introduce instrumentos que los 'clásicos' no utilizaban, como la guitarra eléctrica, y ofrece tesituras más modernas. Berruezo habla de 'The wild party' como "un reto", ya que nunca había hecho frente a un registro como el que pide Lippi. Nada que ver, pues, con 'Cop de rock', 'Què' o 'Hoy no me puedo levantar'.

Marialluisa, que es una EGOS Teatre, añade que el punto de partida es diferente, ya que el músico y letrista estadounidense se inspira en un poema narrativo de Joseph Moncure March, censurado en 1928 por su carácter directo y explícito, y que es la gran influencia reconocida del escritor beat William S. Burroughs. La resonancia lírica es lo que hace realmente diferente este musical.

Montar una fiesta salvaje en un teatro pequeño como el Gaudí es lo más arriesgado-y estimulante-de la propuesta dirigida por Anna Valldeneu y Filippo Fano. "Aquí te lo ven todo", dice Santallusia. "No puedes toser, no te puedes esconder", añade Berruezo. El público, de hecho, forma parte del show y el bullicio se extenderá más allá del escenario, aunque los actores dejan claro que no los violentarán. La proximidad, aquí, es un punto a favor.

Habrá tocamientos, pero nada de explícito, ya les avisamos. Hay tema, pero no pornografía. Y diecisiete actores y cuatro músicos que están cocinando lo que será, quizá, el éxito de la temporada. 'The wild party' es un gran musical y el material humano que lo hace posible en nuestro país, de primer nivel.

Advertising