Àngels a Amèrica

Teatro
3 de 5 estrellas
Àngels a Amèrica
1/4
© Felipe MenaÀngels a Amèrica
Àngels a Amèrica
2/4
© Felipe MenaÀngels a Amèrica
Àngels a Amèrica
3/4
© Felipe MenaÀngels a Amèrica
Àngels a Amèrica
4/4
© Felipe MenaÀngels a Amèrica

Time Out dice

3 de 5 estrellas

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que esta actividad aún se hace.

Los clásicos lo son porque, más allá de su contexto, abren nuevas puertas. Es el caso de la pieza de Tony Kushner que, a pesar de tratar un tema muy concreto, la epidemia de sida de los 80 en medio de la era del ultra Ronald Reagan, en 2018 nos llega limpia, como si el autor la hubiera escrito ayer y no hace 25 años. El 'problema' de esta obra es la profundidad de los personajes, ambivalentes, con largos viajes hacia adelante y hacia atrás, con muchos tonos, lo que requiere de grandes actores para encarnarlos sin que el castillo chirríe. David Selvas lo ha intentado con una puesta en escena un poco tímida.

La primera parte de 'Ángeles en América ', 'Se acerca el milenio', comienza con el diagnóstico de sida para Roy Cohn (Pere Arquillué) y Prior Walter (Joan Amargós) y Kushner pone al drama manos a la obra sin ahorrarnos nada. La segunda, 'Perestroika', tiene un carácter más simbolista, más de realismo mágico, si quieren, que Selvas resuelve con más ritmo, porque se suelta un poco.

Los personajes son judíos, mormones, caucásicos, negros... Un retrato de la sociedad norteamericana, magníficamente resumida en dos intervenciones antagónicas y al tiempo complementarias, la de Louis Ironson (Joan Solé) cuando habla del carácter político de las 'razas' , y la de Roy cuando dice que un grupo es tenido en cuenta cuando se organiza. Dos monólogos que ponen sobre la mesa como les ha costado a los actores entrar en los papeles: mientras Roy es arrollador, Louis habla como si aquello no fuera con él. Los actores están demasiado lejos unos de otros, no hay intimidad en una pieza muy íntima... Sin embargo, estamos ante una obra que, por los pelos, aguanta gracias a la imaginación teatral del director que, además, no duda en poner en el centro de todo la figura más abismal de la obra, Roy, el tiburón gay, que Arquillué defensa con uñas y dientes en lo mejor del montaje.

Autor: Tony Kushner. Dirección: David Selvas. Intérpretes: Joan Amargós, Pere Arquillué, Quim Àvila, Clàudia Benito, Raquel Ferri, Eduardo Lloveras, Òscar Rabadan, Joan Solé, Júlia Truyol y Vicky Peña.

Detalles

También te gustará
    Últimas noticias