Balneari Maldà 3: El poder

Teatro
3 de 5 estrellas
Balneari Maldà 3: El poder
Balneari Maldà 3: El poder
Cia. Els Pirates Teatre. Dramaturgia: Anna Maria Ricart, Xavi Morató y Adrià Aubert. Dirección musical y piano: Ariadna Cabiró. Intérpretes: Laura Aubert, Ariadna Cabiró, Robert González Lluna Pindado y Arnau Puig.
 
Humor, fregolismo, canciones y un descaro sobrecogedor son la fórmula del Cabaret del Maldà que cierra su trilogía con una mirada sobre el poder donde mezcla personajes inventados pero bastante estereotipados, como el juez corrupto, con pinceladas de otros reales como Ada Colau o Hitler. No se trata, sin embargo, de una sátira ni de una crítica afilada. De hecho, hay una notable condescendencia hacia el poder político (el número del taxista que se convierte en alcalde para descubrir lo difícil que es mandar) en el marco de historias alocadas, bellamente interpretadas y atravesadas por un humor blanco como el de un detergente.
 
La dramaturgia es más bien débil por obvia y evidente hasta el punto de que podríamos recomendar este espectáculo para todos los públicos, sin miedo a que ofenda a nadie. Un entretenimiento inocuo, pues, al que le falta algo más canalla, más picardía para acercarse al mundo del cabaret que la compañía Els Pirates reivindica. Pero no, este show es claro y pulido, animoso y simpático, es ingenuo y superficial como una sesión de payasos o un espectáculo televisivo.
 
Dicho esto, diremos también que nos encanta como se enfada la gran comedianta Laura Aubert, un indudable valor añadido en esta tercera parte de la trilogía. Como lo es también Arnau Puig, quien saliendo de su estancia con Josep Maria Flotats luce una gran seguridad escénica, una perfecta dicción y unas maneras idóneas para la comedia.

Por Santi Fondevila

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening