Fly me to the moon

Teatro
3 de 5 estrellas
Fly me to the moon
Fly me to the moon

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Dennis Hope existe. Debe tener cerca de 70 años y es rico. Ha amasado una fortuna vendiendo parcelas de la luna desde que la compró en 1980. Antes de ser un excéntrico ejemplo de éxito del “sueño americano”, Hope recorría Estados Unidos con un número de ventriloquía. Artista de poca monta siempre al borde del fracaso. Marc Angelet lo ha imaginado en 'Fly me to the moon' en la cuneta de una carretera perdida en una noche de luna llena. Tirado en medio de la nada por un coche averiado que le debía conducir, en plena huida, a la fama de un programa de televisión. Como única compañía, su muñeco. Escena perfecta para una película de Lynch que el autor aprovecha para compartir sus reflexiones sobre el humor y algo tan norteamericano como la persecución de los sueños personales.

Hope (Dani Arrebola) entabla una conversación beckettiana con su muñeco (Marçal Bayona), aunque la directora Sílvia Navarro no incide en ese reflejo dramático de dos seres sin más opciones que seguir ahí perdidos, iluminados por una luna que será su improbable salvadora, al menos de uno de ellos. En cambio, se suceden los guiños a la atmósfera irreal de Lynch, a la decadencia y a algo tan brechtiano como mostrar el truco.

Dramaturgia: Marc Angelet. Dirección: Silvia Navarro. Intérpretes: Dani Arrebola y Marçal Bayona.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

Detalles

Los usuarios dicen