Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Josep Maria Pou, en 'tierra de nadie'

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Josep Maria Pou

Josep Maria Pou, en 'tierra de nadie'

El actor protagoniza, con Lluís Homar, una gran obra de Pinter en el TNC

Por Andreu Gomila
Advertising

Se enciende la luz. En el escenario, Hirst (Josep Maria Pou), traje elegante, caro, le ofrece una copa a Spooner (Lluís Homar), sandalias con calcetines, americana vieja. Hirst va borracho, camina haciendo eses. Se miran, hablan y Hirst acaba cayendo en la butaca. Es el principio de 'Terra de ningú', de Harold Pinter, una de las grandes obras del siglo XX y el viejo sueño de Pou, que hace 30 años que se quedó "aturdido" cuando la vio por primera vez en Nueva York. La quería representar en su Teatre Goya, pero mientras miraba cuándo hacerla, recibió la llamada de Xavier Albertí, que se la propuso para el TNC. No sabía si le gustaría ponerse en la piel de Spooner o en la de Hirst, pero después de ver un ensayo tenemos claro que él es Hirst. Al 100%.

Hirst es un intelectual poderoso que se nos presenta como un hombre destrozado, alcoholizado. Enseguida vemos que va borracho. Y empezar una obra en este estado es un reto para un actor, ya que no tiene tiempo material de meterse en el personaje. Debe entrar de lleno, desde el primer segundo. "Empezar borracho tiene un problema técnico importante, que podía dejarme llevar por la nebulosa del alcoholismo y, por lo tanto, corro el riesgo de aislarme y  no establecer ninguna relación con Spooner", dice Pou. La solución fue no quitarle nunca los ojos de encima a Spooner. Fíjense si lo hace: se quedarán pasmados.

Pou, además, se refiere al "lenguaje endemoniado" de Pinter, de una volada literaria impresionante. Hirst, al final del primer acto, pronuncia un monólogo de los que dejan huella. Y, no en vano, el actor asegura que aprendérselo ha sido "lo más difícil de mi carrera".  Poca broma viniendo de Pou. 'Terra de ningú' es una obra muy beckettiana y Pou nos recuerda que muchos estudiosos han visto en Hirst un personaje parecido al viejo Hamm de 'Final de partida'.

Lo que no sabemos es por qué le gusta tanto esta obra al actor. Ya nos ha dicho que lo dejó "conmocionado". Pero hay más cosas: "La he visto tres veces y nunca he conseguido entenderla del todo. Intento hacerla lógica y acabo haciéndome un lío, y no sé qué quiere decir. Esto me parece positivo, ya que me siento absorbido por el misterio, que me crea un estado de inquietud, de desasosiego, que a la vez me produce un placer enorme". Sí, es eso: el placer de tener delante un artefacto artístico de primera magnitud expresado a través de un combate dialéctico de altos vuelos entre un ganador y un perdedor, con dos comparsas (David Selvas y Ramon Pujol) llamados Briggs y Foster, que también son como Nagg y Nell de 'Final de partida', dos hombres obligados a vivir dentro de un cubo de basura.

Hirst, durante toda la función, se refiere a un álbum de fotos, clave para entender de qué va 'Terra de ningú'. "Tiene conciencia de ser culpable, no sólo de haberse portado mal, sino de haber causado muchas desgracias. Quiere averiguar el mal que ha hecho para redimirse y por eso lleva a Spooner a casa", nos explica Pou. En el álbum salen sus 'víctimas'.

Retorno al TNC
No debemos olvidar que hace 16 años que Pou no pisa el TNC. Lo abrió con 'Àngels a Amèrica' y también hizo 'La gavina'. Y no es que nadie no le haya propuesto nada durante este tiempo, pero le fue imposible por culpa de los compromisos aceptados anteriormente. Y tampoco os penséis que Pou ha descartado hacer 'Terra de ningú' en el Goya. Tiene en la cabeza un gran proyecto de montar la obra de Pinter y 'Esperando a Godot' de Beckett a la vez, dirigidas, cada una, por dos directores ingleses, con él, Homar y dos actores catalanes más (¿Pere Arquillué y Josep Maria Flotats?) completando el reparto.

"Llegará un momento en que lo haremos", dispara. Mientras, podemos disfrutar de una de las obras de la segunda mitad del siglo XX protagonizada por uno de los actores más grandes de la historia del teatro catalán. No lo dudéis.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising