La Tienda de los Horrores

Teatro, Musical
3 de 5 estrellas
La Tienda de los Horrores
1/3
Foto: Nostromo LiveLa Tienda de los Horrores
La Tienda de los Horrores
2/3
Foto: Nostromo LiveLa Tienda de los Horrores
La Tienda de los Horrores
3/3
Foto: Nostromo LiveLa Tienda de los Horrores

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Después de 'Casi normales', 'La jaula de las locas' y ahora 'La tienda de los horrores' se puede ya afirmar que Nostromo Live es una productora a tener en cuenta cuando se trata de musicales sin el peaje de la franquicia. Selección aún breve que expresa una interesante coincidencia: obras nacidas en el off del negocio teatral que posteriormente se convierten en éxitos populares, en pequeños clásicos. Caso paradigmático es 'Little Shop of Horrors' de Howard Ashman y Alan Menken. Obra inspirada en una película de serie B de Roger Corman, estrenada en el off-off Broadway para colgarse cinco años más tarde la medalla del bronce del musical más longevo de la cartelera neoyorquina.

En el Coliseum -las dos noches del pasado Grec fueron ensayos generales- la producción dirigida por Àngel Llàcer y Manu Guix luce la excelente factura escénica de Nostromo Live. El montaje es fiel al libreto original aunque la estética de Skid Row proyecta el argumento -algo caprichosamente- hacia un futuro 'Blade Runner'. Aunque la ironía del vestuario diseñado por Míriam Compte recuerda más a la locura de Jean-Paul Gaultier en 'El quinto elemento'. Compte aporta además un guiño de cómic ochentero y funky. La diseñadora se luce especialmente en el ropero de las Sey Sisters (Edna, Yolanda y Kathy), auténticas protagonistas de la función junto a un descomunal Manu Guix (director musical, hombre orquesta y voz de Audrey II, la planta carnívora). Cada aparición de este coro de inspiración griega y soul de la Motown es estelar.

Es verdad, Diana Roig (Audrey) posee una preciosa voz y la presencia naif que pide su personaje, José Corbacho (el dentista sádico) se marca una divertida entrada molinera y Marc Pociello (Seymour) parece hermano de leche de Rick Moranis, protagonista de la película de Frank Oz. Pero son las Sey Sisters las que marcan la diferencia en cada uno de sus números, por sus voces y movimientos plenos de swing.

Un gran y entretenido espectáculo que sólo flaquea cuando la trama se mancha de drama y rojo gore.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

Detalles

También te gustará