Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Las 9 maletas de Mercè Sampietro

Las 9 maletas de Mercè Sampietro

Le preguntamos por el contenido de su equipaje

Por Andreu Gomila
Advertising

Mercè Sampietro no aparece demasiado por los teatros barceloneses, pero eso no quiere decir que no sea una 'mujer de teatro'. De hecho, debutó como actriz en 1970 con 'Olvida los tambores', de Ana Diosdado, y no sería hasta unos años más tarde que daría el salto al cine. Ahora la podemos disfrutar de cerca en '9 maletes', una obra dirigida y escrita por Joaquim Oristrell, otro ser cinéfilo, en la que Sampietro da vida a la correspondencia de diferentes personajes ilustres.

¿Por qué esta obra para volver al teatro?
Más que nunca, por primera vez en la vida, estoy haciendo una cosa mía en todos los sentidos, en la que he decidido qué haré, quién lo hará, cómo lo haré ... Es un paso adelante muy interesante. Y, además, nos lo pasamos muy bien haciéndola.

En la obra eres Brenda y Eduard Iniesta, que te acompaña a la guitarra, Jacob. Conservas el legado de una bibliotecaria que coleccionaba las mejores cartas jamás escritas.

Soy la narradora que explica qué está pasando. Una mujer que va explicando una historia negra, un thriller, con un asesinato incluido. Y todo esto da lugar a hablar de las cartas, con la música que va introduciendo Eduard Iniesta.

¿Cuál es el papel del guitarrista?

Se ha adaptado a lo que pedía la obra. Y lo que toca está muy relacionado con la trama de la función o la carta en cuestión.

¿Qué personaje te parece más curioso?
Todas las cartas son muy curiosas. Son cartas personales de personajes que son muy conocidos por su obra, más que por su personalidad, y de los cuales sabemos poco de su vida. A mí, por ejemplo, me ha sorprendido mucho una carta erótica de James Joyce. Una carta que no imaginas de aquel señor serio, con bigote. O la emotividad de la carta que Lluis Companys envía a su mujer antes de que sea fusilado.

¿Te hubiera gustado conocer a alguno de ellos?

A muchos. Groucho Marx, por ejemplo. O Napoleón. Todos son interesantes.

Ya habías trabajado con Oristrell en el cine.
Yo le propuse que se hiciera cargo de la dirección y de la dramaturgia de la obra. Es un hombre muy interesado en el teatro, que conoce la carpintería teatral. Es muy inteligente, ácido y siempre va un paso más allá. Conoce muy bien a los actores.

¿Un actor, de verdad, necesita el contacto directo del teatro?
Me gusta mucho el teatro. Empecé haciendo teatro y he tenido la suerte de poder combinar teatro y cine ... Sí, necesitas el contacto con el público. Es muy importante poder medirte a tí mismo con el público.

Advertising