Temps salvatge

Teatro
Recomendado
4 de 5 estrellas

Time Out dice

4 de 5 estrellas

En las mejores obras de Josep Maria Miró ('El principi d’Arquímedes', 'Nerium Park', 'Fum') hay una inquietante sensación de asedio, una difusa amenaza exterior dispuesta a asaltar la (aparente) civilizada y segura existencia de los personajes. Esa amenaza también ocupa el centro dramático de 'Temps salvatge', debut del autor en la Sala Gran del TNC. Gesto de consagración que Miró ha aprovechado a fondo con un texto que respecto a los anteriores presenta un ligero matiz de otra de sus constantes: la sospecha.

Si hasta ahora la oscura duda se instalaba como motor de conflicto en el interior de la trama, en este drama sobre la violencia y el miedo, el destinatario de la sospecha -multiplicada en una perversa estrategia de misterios y sombras- es el espectador. Otra novedad es la figura de la adolescente Ivana: un ser con sus propias reglas que llega del exterior para acelerar el derrumbe moral y emocional de una debilitada comunidad.

Xavier Albertí ha dirigido la pieza con la sequedad que caracteriza la escritura de Miró. Un drama sin retórica -excepto en un innecesario epílogo que parece escrito por otro por la preminencia que adquieren las palabras sobre una denuncia más que explicada- que se consuma en una escenografía de gran producción que sitúa a los vecinos de 'La joven del agua' de Shyamalan en la áspera atmósfera de una película de Haneke.

Interpretaciones desiguales, destacando Miríam Iscla, Carme Elias, Borja Espinosa, Eduard Farelo, y sobre todo Laia Manzanares (Ivana), en un rol complejo por su capacidad de romper la estabilidad de cualquiera que entra en su radio de influencia. Una Erinia de 17 años dispuesta a implosionar una comunidad que dirige sus miedos hacia una amenaza externa, cuando el monstruo anida entre ellos.

Autor: Josep Maria Miró. Dirección: Xavier Albertí. Con: Manel Barceló, Sara Espígul, Marina Gatell, Míriam Iscla, Òscar Kapoya, Laia Manzanares.

Detalles

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening