Trilogia de la imperfecció: Nina

Teatro
2 de 5 estrellas

Time Out dice

2 de 5 estrellas

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que esta actividad aún se hace.

Una recreación de la Nina de 'La gaviota' de Chéjov cierra la trilogía de la imperfección que Raimon Molins y la Sala Atrium han presentado esta temporada. Tanto en 'Julia', de 'La señorita Julia' de Strindberg, como 'Nora', de 'Casa de muñecas' de Ibsen, las recreaciones conservaban buena parte del argumento y del texto original en dos interesantes espectáculos donde reinaba la tecnología audiovisual con videoproyecciones y 'streaming'. En 'Nina' no hay 'streaming' y sí una abundancia de videoproyecciones de gran calidad y visualmente muy atractivas (bien por Joan Rodon) que enmascaran las deficiencias de una adaptación tan libre que borra los ecos del original casi por completo .

'La gaviota' habla del mundo del arte, del teatro y Kostia, el joven escritor enamorado de Nina, señala la necesidad de nuevas formas. Molins apunta claramente a la tesis de Kostia. La función, como decíamos, destaca por la solvencia de la presentación visual y escenográfica, incluso por la calidad del espacio sonoro, pero el original se reduce a la última escena de la obra con un curioso pero inexplicable prólogo en Moscú. Resulta difícil, y al cabo poco reconfortante, penetrar en este espectáculo de sensaciones y atmósferas dispersas.

Por Santi Fondevila

Publicado

Detalles

También te gustará
    Últimas noticias