Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Etnia Barcelona apuesta por la singularidad

Etnia Barcelona apuesta por la singularidad

La firma de gafas lanza una nueva y comprometida campaña donde hacen de las diferencias su propia reivindicación

Por Contenido patrocinado |
Advertising
Etnia Barcelona
1/6
Etnia Barcelona
Etnia Barcelona
2/6
Etnia Barcelona
3/6
Etnia Barcelona
4/6
Etnia Barcelona
5/6
Etnia Barcelona
6/6

Todos nos hemos sentidos distintos en alguna ocasión. Que no encajamos con aquello que dicta la norma. Que no somos perfectos. Ahora, Etnia Barcelona se ha propuesto con fuerza romper con los prejuicios, para convertir los complejos en potencial. Lo hacen con el lanzamiento de la campaña de este 2019: ‘I’mperfect’, con la que dicen: “No defendemos la perfección. Defendemos la singularidad”.

Si Etnia Barcelona siempre ha apostado por convertir sus productos en pequeñas obras de arte, dado que las tratan de forma artesanal y con mucho cuidado, ahora apuesta también por reivindicar de forma artística las diferencias de cada uno. Su última colección de gafas no solo está hecha a manos sino que también predomina la autenticidad por encima de la perfección. Por ese motivo la han llamado ‘I’mperfect’, un juego de palabras que subraya que la imperfección nos ayuda a descubrir la verdad de nuestro auténtico yo.

La campaña que da a conocer la colección abandera la singularidad y rompe con los cánones de belleza más tradicionales, poniendo el foco sobre aquello que nos saca de la norma para hacernos únicos. Los protagonistas son seis jóvenes, cada uno de ellos con una peculiaridad, con orígenes e historias muy distintas y que vienen de países tan alejados entre ellos como China, Inglaterra, Rusia o los Estados Unidos. Todos muy diferentes a la vez que “muy iguales entre todos”, tal y como cuenta una de las modelos.

Lylia y Kaine tienen un ojo de cada color, Kokie tiene la piel pecosa y Xueli es albina. Y entre todos ellos, hay dos catalanes nacidos en Barcelona. Jordi, que lleva un ojo de cristal, cree que es justamente su rareza lo que construye su identidad y Pau, que nació con el labio leporino, es una de esas personas que da más valor al interior y a su forma de pensar antes que a su apariencia.

Todos ellos, ejemplos de belleza y autenticidad.



Advertising