Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 10 lugares que no te puedes perder en el Empordà

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Cadaqués

10 lugares que no te puedes perder en el Empordà

En el extremo noreste de Cataluña, entre el mar embravecido y cristalino y los primeros pendientes de los Pirineos, hay una llanura llena de atractivos. Es el Empordà.

Por Time Out en col·laboració amb Casino Peralada
Advertising

Os descubrimos (sólo) 10 lugares de las comarcas del Alt y el Baix Empordà que os seducirán.

Castell de Peralada

1. Castillo de Peralada y restaurante La Parrilla

Majestuoso y elegante castillo del siglo XIV, el centro del antiguo condado de Peralada y con varios estilos arquitectónicos que le han ido confiriendo su aspecto actual. Durante julio y agosto los jardines del Castillo acogen el Festival Castell de Peralada y el restaurante La Parrilla, donde podréis degustar bajo las estrellas un excelente y variado buffet mediterráneo acompañado de música en directo. Y para cerrar la noche podréis tomar un combinado premium en el Patio de las Horas y tentar a la suerte en el Casino.

Festival Peralada

2. Festival Castell de Peralada

Clásico entre los clásicos de los certámenes musicales de verano, este 2016 el Festival Castell de Peralada sopla las 30 velas, y lo hará con un cartel tanto o más lujoso que en cada una de las anteriores ediciones. Seal, Diana Krall, el tenor Bryan Hymel, la ópera Turandot, o Simply Red son sólo algunos de los grandes nombres que sonarán abrigados por el castillo. La gala de aniversario tendrá lugar el 15 de julio, con figuras de la lírica acompañadas por la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya interpretando arias y dúos de Verdi, Rossini y Puccini, entre otros. ¡Espavilaos, que las entradas se van volando!

Advertising
Cap de Creus

3. Cap de Creus y Cadaqués

Paisaje rocoso, algo extraterrestre, esculpido por el mar y por la tramontana, en el lugar situado más al este de la Península. Es el Cap de Creus, donde Salvador Dalí estableció su residencia -la encontraréis en Portlligat-, a pocos kilómetros de un pueblo marinero de postal, Cadaqués, con casitas blancas y calles empedradas, y las barquillas balanceándose suavemente en sus aguas.

Castell de Púbol Gala Dalí

4. Castillo de Púbol

Y ya que hablamos de Dalí, debemos ir unos kilómetros al sur para descubrir uno de los lugares de peregrinación de todo devoto daliniano. El Castillo de Púbol, en el municipio de la Pera, es una fortificación gótica-renacentista con origen en el siglo XI, pero sobre todo conocido por ser el castillo que Dalí regaló a su amada Gala, y que el genio ampurdanés convirtió en todo un homenaje a su musa. La creatividad del pintor es desbordante en cada rincón de la, hoy, casa-museo.

Advertising
Illes Medes

5. Islas Medes

Orgullosas elevando sus rocas por encima de las olas que remojan el Estartit, las islas Medes son un paraíso para la fauna, tanto aquella que respira aire y que construye aquí su nido, como, sobre todo, la que se encuentra sumergida. Peces de mil colores se lo pasan pipa en este espacio protegido. Si no os atrevéis a cargar en la espalda una bombona de oxígeno y bucear, una más que recomendable opción es embarcarse en alguno de los barcos turísticos provistos de ventanas que permiten visualizar el mágico mundo submarino.

Aiguamolls de l'Empordà

6. Aiguamolls del Empordà

Seguimos hablando de fauna. Y es que si os gusta el mundo animal, y especialmente los pájaros, hay que ir al menos una vez en la vida en los Aiguamolls del Empordà, un parque natural de cerca de 5.000 hectáreas y donde se han contabilizado más de 300 especies de aves, de las cuales 82 durante todo el año. Los llanos itinerarios establecidos y los diversos miradores os permitirán visualizar un montón de animales alados.

Advertising
Calella de Palafrugell

7. Calella de Palafrugell

A pesar del boom turístico de las últimas décadas en la Costa Brava y el crecimiento de los que hasta entonces eran pequeños pueblos de pescadores, hay lugares que han sabido mantener su encanto. Por las calles de Calella de Palafrugell todavía se respira el aire y la sal de la gente de mar, y si prestamos atención quizás nos llega la melodía de alguna habanera. Pasead también por el tramo de Camino de Ronda que os permitirá llegar a la vecina Llafranc recorriendo una pequeña parte de la escarpada costa.

Pals Empordà

8. Pals

En el Empordà muchas poblaciones conservan unos bellos centros históricos de origen medieval, con calles y casas de piedra, arcos de medio punto, iglesias góticas, murallas .. De entre las que podríamos mencionar, nos quedamos con Pals, con su magnífica Torre de las Horas -Torre maestra del antiguo castillo- y un extraordinario mirador que nos permite divisar los campos a los pies del Montgrí y, mar adentro, las islas Medes.

Advertising
Sant Pere de Rodes

9. Sant Pere de Rodes

En estas tierras no nos podemos perder uno de los conjuntos más emblemáticos y monumentales del románico catalán, el monasterio de Sant Pere de Rodes. Ya no es sólo la piedra arquitectónica -con predominio del románico lombardo del siglo XI- la que deja al visitante boquiabierto, sino también la ubicación de la construcción y el paisaje que la rodea. El monasterio benedictino era punto esencial del Camino de Santiago en su trazado por Cataluña.

Vi DO Empordà

10. Vinos D.O. Empordà

Para terminar este recorrido por el Empordà, no os destacamos un lugar físico, sino una bebida que evidentemente tiene una relación con la tierra y el clima. Los vinos D.O. Empordà están en auge y cada vez son más los admiradores y los expertos que cantan sus excelencias. No os será nada difícil observar plantaciones de viñedos cuando os adentréis en el Empordà. Comprar algunas botellas de estos buenos vinos puede ser una buena manera de llevaros un pedazo del Empordà a casa... ¡y también al paladar!

Recomendado

    También te gustará

      Advertising