Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 10 momentos en la historia de Cataluña

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Catalunya des del cel
© Yann Arthus-Bertrand

10 momentos en la historia de Cataluña

Un repaso a algunos de los hechos que han marcado el devenir del territorio

Por Xavier Amat
Advertising

Siempre se ha dicho que Cataluña ha sido y es tierra de paso. Su situación geográfica y su clima han propiciado el ir y venir de personas y civilizaciones, lo que ha supuesto una historia rica y repleta de momentos transcendentes. Hemos seleccionado diez de ellos para que podáis acercaros a lo sucedido por estas latitudes desde tiempos de griegos y romanos hasta el siglo XX.

Ruïnes d'Empúries
© Santi Rodriguez

Los griegos llegan a Empúries

El siglo VI a.C. desembarcaron en el puerto natural de Sant Martí d'Empúries, que en esos momentos era una isla, unos comerciantes procedentes de Focea. Los griegos, el pueblo con una cultura y comercio más desarrollados en aquellos tiempos, buscaban abrir nuevos mercados y materias primeras. Introdujeron en la península los viñedos, los olivos, la pesca del coral o la salazón del pescado, y entraron en contacto con los íberos, los pueblos que hasta entonces habitaban estas tierras.

De aquella época os recomendamos visitar el yacimiento de Empúries.

Pont del Diable Tarragona
©Manel Granell

Tarraco, una gran capital romana

El Imperio Romano, sinónimo de pragmatismo y fuerza, conquistó y dominó una parte muy importante del mundo conocido por entonces. La península Ibérica estuvo bajo tutela romana durante muchos siglos, pueblo que convirtió Tarraco, la actual Tarragona, en una gran capital. Paseando por la ciudad se pueden ver muchísimos restos de la época. Los romanos legaron infraestructuras, leyes y un sinfín de vestigios, así como también las lenguas más habladas en Cataluña, el catalán y el castellano, hijas del latín con el que se comunicaban los habitantes del poderoso imperio.

Advertising
Monestir de Ripoll
© KBA

Los condados catalanes se independizan del rey franco

A finales del siglo X, Borrell II, conde de Barcelona, estaba al frente del condado de Barcelona, el de Girona, el de Osona, el de Manresa y, además, pasó a ser conde de Urgell a la muerte de su tío. Por encima de él estaba el rey franco. En el año 985, las tropas del caudillo y militar Almanzor, del califato de Córdoba, causaron una gran destrucción en Barcelona. Borrell II, que estaba en campaña militar, tuvo tiempo de llegar a la ciudad y combatir a Almanzor. Pidió ayuda al rey francés, pero este le negó los refuerzos. Derrotados los ejércitos del califato, Borrell II hizo una declaración de no subordinación de dependencia a los francos, y se negó a renovar el pacto de vasallaje con el rey francés. Instauró la independencia de facto de los territorios bajo su poder en el año 988.

En memoria de esta etapa del nacimiento de Cataluña se puede visitar el monasterio de Santa Maria de Ripoll, fundado hacia el año 880 por el conde Wilfredo el Velloso.

Museu Marítim

La Corona de Aragón

En el año 1151 contrajeron matrimonio el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, con la heredera del Reino de Aragón, Petronila. Nacía así la Corona de Aragón, un Estado compuesto o federación en la que los monarcas eran a la vez reyes de Aragón y condes de Barcelona. La Corona emprendió primero una reconquista y repoblación de las tierras del sur, hacia Valencia, más tarde hacia las Islas Baleares y, con los años, mucho más allá, llegando a dominar territorios que hoy forman parte de Italia y de Grecia. Fueron siglos de expansión, con ejércitos temidos formados por los Almogávares, y con reyes que pasaron a la historia por sus hazañas, como Jaime I, llamado precisamente El Conquistador.

Para hacerse una idea de la grandeza de esa época vale la pena visitar las Atarazanas Reales, que hoy acogen el Museu Marítim.

Advertising
MUHBA Museu d'Història de Barcelona

Los Reyes Católicos

Con el matrimonio en 1469 de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, conocidos como los Reyes Católicos, se produjo una unión dinástica entre los reinos de Castilla y de Aragón. Ambos reinos compartían monarquía aunque cada territorio conservaba sus leyes o fueros. En 1492 se conquistó Granada y en 1512 se produjo la anexión de Navarra a Castilla. Un hecho marcó la historia en aquellos años: el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón en 1492. El reinado de los Reyes Católicos se considera el final de la Edad Media y el inicio de la Edad Moderna.

Como edificio representativo cabe visitar el Saló del Tinell, que fue una gran sala del Palacio Real Mayor de Barcelona y que es un bello ejemplo del gótico catalán. Hoy en día, a demás, forma parte del Museu d'Història de Barcelona.

El Born Centre Cultural
©Irene Fernández

La Guerra de Sucesión

En el año 1700 el rey Carlos II murió sin descendencia. Este hecho desencadenó una guerra a escala europea entre los que apostaban porque su sucesor fuera un Borbón, Felipe de Anjou, nieto del rey de Francia Luis XIV, y los que preferían al archiduque Carlos de Austria, hijo del emperador Leopoldo I. En los territorios de la Corona de Aragón se apostó mayoritariamente por Carlos, al contrario que en Castilla. Después de muchos años de guerra, Cataluña, y especialmente Barcelona, quedaron a su suerte cuando los países que daban apoyo a Carlos se fueron retirando. Barcelona resistió entre sus murallas a lo largo de 14 meses, hasta que fue derrotada el 11 de septiembre de 1714. El nuevo rey, Felipe V de España, promulgó el Decreto de Nueva Planta, que relegaba la lengua catalana a la esfera privada y era de una gran dureza con los catalanes en muchos aspectos. La Constitución Catalana, en vigor hasta entonces, quedó abolida.

El Born Centre de Cultura i Memòria permite conocer a fondo lo acaecido durante la Guerra de Sucesión y pasear entre las calles de un barrio que fue demolido a raíz del conflicto bélico.  

Advertising
Casa Museu Verdaguer

La Renaixença

Tuvo que pasar más de un siglo para que se volvieran a poder leer publicaciones en catalán y para que la lengua propia de Cataluña fuera considerada como una lengua de prestigio y apta para la cultura. A este período se le conoce con el nombre de Renaixença, y aproximadamente fue del 1833 al 1892. Se empezó a escribir y publicar en catalán tanto narrativa como poesía, ensayo y teatro, se recuperó la historia de Cataluña y se introdujeron leyendas. Fueron muchos los nombres relacionados con el mundo de la cultura que se hicieron populares en aquellos tiempos, pero quizás el que más el poeta Jacint Verdaguer, considerado el padre de la poesía y la lengua catalana moderna.

En el pequeño pueblo de Folgueroles se puede visitar la Casa Museu Verdaguer.

Colònia Güell

Burguesía y Modernismo

A finales del siglo XIX surge un nuevo movimiento artístico que en Cataluña recibe el nombre de Modernismo y que abarca todos los campos: la literatura, el teatro, la pintura, la escultura... Es sin embargo en la arquitectura donde tiene una mayor repercusión, con unas obras singulares y espectaculares que a día de hoy son uno de los principales atractivos para el turismo en ciudades como Barcelona. Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner i Josep Puig i Cadafalch son tan solo tres de los grandes arquitectos modernistas catalanes. Aquellas construcciones fueron posibles mayoritariamente gracias a una burguesía adinerada y emprendedora, que actuaba de mecenas de los artistas o simplemente quería lucir una casa o un palacio que siguiera las últimas tendencias.

En Santa Coloma de Cervelló Gaudí plasmó la Colonia Güell, que debía ser una colonia industrial promovida por el empresario Eusebi Güell, repleta de edificios modernistas, y de la cual se conserva una cripta única.

Advertising
Poble Vell Corbera d'Ebre

La Guerra Civil y la dictadura

El alzamiento militar del 18 de julio de 1936 contra el gobierno republicano democráticamente elegido marca el inicio de la Guerra Civil española. Duró hasta 1939 dejando atrás centenares de miles de muertos, heridos, exiliados, y muchas poblaciones destrozadas y bombardeadas. Cataluña fue escenario de arduas y duras batallas, especialmente la del Ebro. Con la victoria del bando sublevado, el general Francisco Franco se situó como jefe de Estado, empezando así una dictadura que encabezaría hasta su muerte, en 1975. El régimen franquista actuó represivamente contra diversos colectivos, y en Cataluña además contra su lengua propia, cultura y tradiciones, a las que quiso relegar a un ámbito privado y folclórico.

Si queréis visitar un escenario de la Guerra Civil prácticamente intacto desde el día en que fue bombardeado, id a la población de Corbera d'Ebre.

anella olímpica

La recuperación de las instituciones democráticas

Con la muerte del dictador Francisco Franco se inicia una Transición hacia la democracia, no sin dificultades y que pasa por distintos momentos y procesos electorales. En Cataluña se restablece la Generalitat, se aprueba la Constitución Española, se eligen los representantes de los ciudadanos en las distintas instituciones... En 1986 España entra en la Unión Europea (en ese momento, Comunidad Económica Europea), y uno de los eventos más recordados en Barcelona y en Cataluña de la última parte del siglo XX es la organización, con gran éxito, de los XXV Juegos Olímpicos de la era moderna. Fue en Barcelona, en 1992.

La Anella Olímpica de Montjuïc fue el epicentro de los Juegos Olímpicos.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising