Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
FOTO: Àreu / Airbnb
FOTO: Àreu / Airbnb

9 Alojamientos de montaña para disfrutar del Pirineo Catalán

Si una cosa hemos aprendido en los últimos años es que tenemos que saber disfrutar de aquello que nos queda más cerca. El Pirineo Catalán esconde muchos rincones con encanto ideales para disfrutar de cualquier época del año. ¡Os los descubrimos!

Carla Nadal
Editado por
Carla Nadal
Publicidad

Cerrad los ojos e imaginaos paseando entre el verde de campos y bosques, o degustar una taza de café cerca de la chimenea, mientras observáis las montañas vestidas de blanco en invierno o de verde en verano. Para vivir estas imágenes idílicas no hace falta recorrer demasiados kilómetros, ya que muy cerca de casa encontramos esto y mucho más. Os proponemos adentraros por los Pirineos Catalanes y atravesar las localidades con más encanto que forman la sierra más importante de nuestra tierra, desde el Pedraforca hasta la Garrotxa. Y os indicamos alojamientos es lugares que son la combinación perfecta para estimular la mente y disfrutar del maravilloso patrimonio cultural, practicar deportes de aventura y satisfacer el paladar con los platos tradicionales que os harán volver a Barcelona rodando.

La casa de Cortàs en la Cerdanya
FOTO: Cal Xicot / Airbnb

1. La casa de Cortàs en la Cerdanya

Esta casa en la Cerdanya es excelente para satisfacer los gustos de todos vuestros familiares y amigos. Los apasionados de la arquitectura podréis visitar las iglesias románicas y dejaros llevar por la historia medieval. Los amantes de los animales tendréis la oportunidad de vivir unos días rodeados de caballos, vacas y toda la fauna propia de la zona. Los más deportistas podrán aprovechar para hacer una escapada a la Marsella, o, si lo preferís, salir de excursión con los más pequeños mientras descubrís los ríos y los valles de la comarca. Y los más glotones, tendréis la oportunidad de probar el plato más típico de la zona; el trinxat de la Cerdanya.

La cabaña de Beget en l’Alta Garrotxa
FOTO: Cabanya de Beget / Airbnb

2. La cabaña de Beget en l’Alta Garrotxa

A pesar de ser una casa grande con espacio para más de 15 personas, las habitaciones son tan acogedoras que os dará la sensación que estáis dentro de una pequeña cabaña. Esta maravillosa casa rural os hará sentir como si estuvierais en una película de época. Todos y cada uno de sus rincones tienen tanto encanto que os costará salir a pasear por los alrededores. Pero, ¿qué pasa si os decimos que el pueblo donde se sitúa, Beget, es considerado Patrimonio Arquitectónico de Cataluña? Aunque sea difícil separarse de la chimenea, no podéis perderos la oportunidad de caminar por los callejones de este pueblo de l’Alta Garrotxa. 

Publicidad
Casa en Rialp cerca de un balneario
FOTO: Airbnb

3. Casa en Rialp cerca de un balneario

Un balneario es, sin duda, la definición por excelencia de desconexión. Seguro que la rutina os hace soñar en una piscina climatizada donde poder relajaros y olvidaros de todo durante un buen rato. Pues dejad de soñar porque esta casa situada en Roní se encuentra muy cerca de un maravilloso Spa que os dejará como nuevos. Y si os gusta más la adrenalina, de cara a la temporada de invierno, la casa está a 10 minutos de Port Ainé y a 45 minutos de Baqueira Beret para practicar vuestros deportes de montaña favoritos como esquí o snowboard.

Loft en la Seu d’Urgelll
FOTO: Airbnb

4. Loft en la Seu d’Urgelll

La vista de las altas montañas difuminadas por la niebla y las paredes de piedra de esta casa situada en la Josa de Cadí, crean el escenario ideal para sumergirte en una novela al estilo Cims Borrascosos de Emily Brönte. Esta casa, de muebles antiguos y una acogedora chimenea, se encuentra en el Parc Natural del Cadí Meixeró. Podréis hacer rutas en bicicleta, excursiones para descubrir la flora y la fauna del Parque y, si las condiciones lo permiten, podréis bajar esquiando por las pistas de Port del Comte.

Publicidad
Una masía del siglo XV en Campelles
FOTO: Molí Can Coll / Airbnb

5. Una masía del siglo XV en Campelles

Esta masía es la más medieval de nuestra lista, ya que data del siglo XV. La casa, completamente restaurada, está rodeada de árboles altos que os harán sentir como si vivierais en una cabaña en medio del bosque. Aun así, la casa se encuentra al lado de Campelles, un municipio que ofrece una inmejorable oferta gastronómica, así como turismo rural, porque hay diferentes puntos de interés como la iglesia de Sant Martí o las cuevas de Ribes. También podéis escoger la opción de no hacer nada y relajaros todo el día en el balneario de Montagut.

Masía aislada con piscina en l’Alta Garrotxa
FOTO: Can Bosch / Airbnb

6. Masía aislada con piscina en l’Alta Garrotxa

A pesar de ser una masía aislada, en esta casa no os faltará de nada, porque dispone, incluso, de un lago particular. Hay salas para todo, para jugar al futbolín o para charlar al lado de la chimenea. Si no os convence ninguna de estas opciones, también podéis optar por estiraros en una de las hamacas del jardín y leer vuestro libro favorito al lado de la piscina. Una casa muy grande, pero que no pierde el encanto en ninguno de sus rincones.

Publicidad
Refugio en el corazón del Parc Natural Alt Pirineu
FOTO: La Borda del Pintor / Airbnb

7. Refugio en el corazón del Parc Natural Alt Pirineu

Escondido en un valle del Pirineo Catalán prácticamente en la frontera francesa encontramos el pueblo de Àreu, un lugar perfecto para envolveros de montañas y relajaros respirando aire puro olvidando el ritmo frenético de la ciudad por completo. Alojados en esta 'borda' abrazada por el Monteixo o la Pica dEstats, podréis disfrutar del precioso paisaje nevado en invierno o de su piscina y pistas de fútbol o básquet en verano. Tomaos un café por la mañana con el sonido del río de fondo, visitar la iglesia milenaria del pueblo o disfrutad de un manjar exquisito en el restaurante del Càmping Pica dEstats son algunos de los pasatiempos que podréis hacer en pueblo y os harán volver a la rutina como nuevos.

Casa rural Rogel a Llessui
FOTO: Casa Rogel / Airbnb

8. Casa rural Rogel a Llessui

En la comarca del Pallars Sobirà a 15 minutos de Sort encontramos el pueblo de Llessui, un pequeño y tranquilo refugio de alta montaña ideal para practicar rafting, barranquismo, dar un paseo a caballo o hacer senderismo envueltos de naturaleza. Además, tiene las pistas de esquí de Port Aine o Espot a 45 minutos y el Parc Nacional de Sant Mauici a 60 minutos. Y qué hay mejor después de hacer deporte que disfrutar de una buena barbacoa en esta casa con la fantástica carne ecológica de la carnicería Pujol o probar el famoso alioli de Codony de Cal Kiko. Y para acabar, no dudéis en aprovechar y probar suerte en la mítica La Bruixa dOr de Sort, ¡nunca se sabe!

Publicidad
Apartamento ático en Roní
Foto: Airbnb

9. Apartamento ático en Roní

Disfruta de este apartamento situado en el pueblo de Roní, pocos minutos antes de Rialp, ideal para pasar unos días de descanso en pleno Pirineo. Visitad la ermita de Sant Miquel o envolveos de naturaleza y fauna haciendo senderismo por el camino de la fauna salvaje y domestica Borde de Macià. En Trialp, también encontraréis el Til.ler dels Reguerals (bien de interés nacional) o el itinerario memoria histórica en las Pedres dAuló. Y si lo que queréis es un fin de semana de relax total, probad los famosos ‘fesols’ al lado de la chimenea del apartamento.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad