Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Disfrutad del Ecomuseo con una escapada al Moianès

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Poues de la Ginebreda al Moianès
© Albert Miró Poues de la Ginebreda

Disfrutad del Ecomuseo con una escapada al Moianès

En esta salida conoceremos los pozos de la Ginebreda, la Mina de l’Estany, y el nuevo Espacio Hemalosa de Oló

Por Xavier Amat
Advertising

Revalorizar el patrimonio del Moianès y convertirlo en un producto turístico, medioambiental, social y económico para generar actividad económica y nuevos puestos de trabajo en los diez municipios de la comarca. Este es uno de los principales objetivos del Ecomuseo, un "museo" de más de 300 km2 con 10 espacios museizables y un centenar de puntos visitables, todos ellos relacionados con actividades productivas de la época preindustrial. En la escapada que ahora iniciamos iremos a algunos de los radiales del Ecomuseo, pero también tendremos tiempo para adentrarnos en uno de los lugares más conocidos y espectaculares de la comarca: las Cuevas del Toll.

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS Y LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Coves del Toll a Moià
Coves del Toll a Moià

Entre pozos y cuevas

Primero nos dirigimos a Castellterçol, pueblo que supo organizar de manera excelente la producción y comercialización de hielo. De aquella época de antes de que existieran los congeladores se conservan los pozos, balsas y cargadores, entre otros elementos. Uno de los pozos de la Ginebreda ha sido recientemente restaurado y forma parte del Ecomuseo. Las poues eran la construcción donde se guardaba el hielo, que en primavera se trasladaba con los carros a la ciudad. Entrando en el pozo, descubriremos cómo se producía el hielo y cómo se comercializaba.

A continuación nos trasladamos a las afueras de Moià para ir a encontrar las Cuevas del Toll. ¡No seréis, ni mucho menos, los primeros en entrar! En su interior ya habitaban personas y animales salvajes desde la Prehistoria. A día de hoy tenemos la suerte de poder acceder de manera cómoda a lo largo de más de un kilómetro, con las profundidades bien iluminadas, y acompañados de un guía que nos explicará, a buen seguro, los hallazgos más importantes que se han hecho, cómo se descubrieron, o que, hace mucho, mucho tiempo, por aquí donde estamos corría el mar. Completamos la información con una visita al Museo Arqueológico y Palentológico de Moià, situado en la casa natal de Rafael Casanova; se exponen muchos de los restos encontrados en las Cuevas. Si queda tiempo, damos una vuelta por la capital de la comarca y así podremos conocer la portalada barroca de la Iglesia, las calles comerciales, el bucólico parque Municipal, o la calle dedicada a Wagner.

Centre de visitants de l'Estany Moianès
Centre de visitants de l'Estany Moianès
Albert Miró

La Mina de l’Estany

En el municipio de Moià podemos comer en el restaurante Les Voltes de Sant Sebastià, donde probaremos platos elaborados con productos ecológicos y de calidad, y muchos del mismo Moianès y comarcas vecinas. Todo ello en un ambiente tranquilo y acogedor.

Es la hora de ir a conocer otro radial del Ecomuseo: la Mina de l'Estany. Entraremos antes en el centro de visitantes, situado en una parte de las antiguas dependencias del monasterio de Santa María de l’Estany. En el espacio musealizado encontraremos información sobre el origen y evolución de este territorio y del pueblo. Y ahora, sí, vamos a ir a la Mina - consultad en el centro los itinerarios guiados que se llevan a cabo -, una obra de ingeniería espectacular que data del siglo XVIII y que todavía hace la misma función: sacar el agua de la explanada de la población. La Mina, de piedra seca, tiene una longitud de 425 metros: 390 m de bóveda de cañón y el resto de losa plana.

Terminaremos nuestra escapada al Moianès llegándonos a Oló. El año pasado se inauguró el Espacio Hemalosa. Se encuentra en una fábrica del año 1924, y ahora en el vestíbulo hay un punto de información del Ecomuseo, con una exposición dedicada al sector del textil y con la presencia de dos antiguos telares restaurados. El edificio también cuenta con una sala polivalente para espectáculos diversos, y dos salas más pequeñas para cursos y talleres. ¡Que los vecinos de Oló y alrededores las disfruten! Para nosotros ha llegado la hora de tomar el camino de vuelta.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising