Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Doblete monumental vallesano

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Santa Maria Seu d'Ègara Terrassa

Doblete monumental vallesano

Nos escapamos en transporte público a conocer el monasterio de Sant Cugat y la Seu d'Ègara en Terrassa

Por Xavier Amat
Advertising

Estamos cansados ​​del coche. Así que para nuestra escapada a la comarca del Vallès Occidental hemos elegido ir a visitar dos grandes conjuntos monumentales, el monasterio de Sant Cugat y la Seu d'Ègara en Terrassa, a los que se puede llegar fácilmente en transporte público. Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), la Diputació de Barcelona y Barcelona Turisme nos lo ponen en bandeja, los primeros porque sus trenes nos comunican de manera rápida y con mucha frecuencia con las ciudades en los que están los monumentos que queremos ir a conocer, y los segundos porque ofrecen una entrada combinada muy bien de precio y que se puede adquirir por Internet y en las principales oficinas de turismo de Barcelona. Las entradas incluyen audioguía y para los menores de 6 años son gratis. Así que no nos lo pensamos más ¡y subimos al tren!

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS DE LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Claustre del monestir de Sant Cugat
Claustre del monestir de Sant Cugat

El monasterio de Sant Cugat

Bajamos del tren en la estación de FGC de Sant Cugat y vamos tranquilamente hasta una de las construcciones que nos hablan de la importancia histórica de la comarca. El Real Monasterio de Sant Cugat fue el más relevante en la época medieval de todo el condado de Barcelona. El gigantesco rosetón gótico que preside la fachada nos da buena muestra de su magnitud, así como los muros y las torres que, levantadas en el siglo XIV, todavía se mantienen en pie. La abadía, benedictina, tiene sus orígenes en el siglo IX, y hoy se conserva en muy buen estado la iglesia y, sobre todo, el claustro, la joya de la corona, románico y con unos capiteles que merecen que nos fijamos detenidamente. El mismo claustro acoge la sede central del Museo de Sant Cugat, alrededor del cual está la sala capitular y las antiguas dependencias monásticas.

La Seu d'Ègara
La Seu d'Ègara
© Gonzalo Sanguinetti / Diputació de Barcelona

La Seu d'Ègara

Tanto Sant Cugat como Terrassa disponen de una extensa oferta gastronómica, con restaurantes de todo tipo y para todos los bolsillos. Así que vosotros mismos: elegid dónde queréis descansar un rato mientras llenáis el estómago porque nos espera otra interesantísima visita por la tarde.
Tenemos que volver a coger el tren de FGC para ir hasta Terrassa, co-capital vallesana, bajar en Terrassa Estació del Nort, y en muy poco tiempo estaremos en la Seu d'Ègara, en uno de los extremos del hermoso Parque de Vallparadís. Después de años de trabajo de restauración, las tres iglesias que forman el conjunto de la Seu d'Ègara (San Pedro, Santa María y San Miguel) presentan un maravilloso aspecto y ofrecen al público toda una lección de historia arquitectónica, ya que hay elementos del románico, mayoritariamente, pero también de la época visigoda - de los pocos vestigios que quedan en nuestro país de esta etapa -, así como del Renacimiento, del Barroco, e incluso de finales del Imperio Romano, sin olvidar dos destacables retablos góticos. Una auténtica joya que quiere convertirse en Patrimonio de la Humanidad UNESCO, y un magnífico lugar donde terminar esta rápida escapada al Vallès Occidental.
Para más información, consultad este enlace.
Recomendado

    También te gustará

      Advertising