España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right El románico más natural

El románico más natural

Visitamos cinco construcciones de las comarcas de Barcelona levantadas entre los siglos X y XII que merecen ser conocidas
Sant Pere de Casserres
Por Xavier Amat |
Advertising

En lo alto de una cima, junto a un meandro del Ter, o entre prados y con unas espectaculares panorámicas, encontramos ejemplos de edificios románicos de austera belleza y larga historia. Y no nos movemos de las comarcas de Barcelona para descubrirlos. Naturaleza y patrimonio se combinan en estas propuestas, entrelazadas por un personaje histórico desde el punto de vista religioso y cultural: el Obispo y Abad Oliba.

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS Y LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Sant Pere de Casserres

Sant Pere de Casserres

Monasterio humilde, pero lleno de detalles evocadores, como su pequeño claustro, el locutorio que con los años se transformó en una bodega, o las tumbas antropomorfas que evidencian que el edificio se alzó sobre una necrópolis, Sant Pere de Casserres se encuentra en un lugar impresionante, en el balcón de un meandro del Ter. Mobiliario y enseres antiguos repartidos por las diferentes estancias — cocina, bodega, sala capitular... — hacen aún más comprensible el lugar y más atractiva la visita, así como un audiovisual que podéis mirar al comenzar el recorrido. El monasterio se encuentra en medio del Camí Oliba, la ruta de arte románico que se adentra por las comarcas del Bages, de Osona y del Ripollès siguiendo la huella del personaje. Promovió la edificación de Sant Pere de Casserres la vizcondesa Ermetruit en 1006, que recibió el dominio alodial de Casserres del conde Ramón Borrell de Barcelona, ​​y pequeñas comunidades de monjes residieron aquí hasta el siglo XIV, siendo el único monasterio de orden benedictino en la comarca de Osona.

Sant Feliuet de Savassona

San Feliuet de Savassona

De cuerpo prerrománico y nave y puerta románicas, la iglesia, de una sola nave, es un magnífico ejemplar de construcción anterior a la influencia de los maestros lombardos. La noticia más antigua que se tiene fecha del 1037, y fue conocida como Sant Feliu de la Roca. Y es que la construcción se eleva sobre una gran roca y nos ofrece unas excelentes vistas de la Plana de Vic y las cimas de los alrededores. Se encuentra rodeada de tumbas antropomorfas y hay también una cisterna tallada en la roca.

Advertising
Sant Martí del Brull

Sant Martí del Brull

Nos vamos ahora hasta el Parque Natural del Montseny, Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Vamos a conocer la iglesia de Sant Martí del Brull, de una sola nave y cubierta de bóveda de cañón. Fue consagrada 1060 por Guillem de Balsareny, y siempre ha sido la iglesia parroquial del lugar. Además de a San Martín, también se rindió culto entre sus paredes a San Miguel y a San Juan. El interior debía ser espectacular, con un ábside decorado con pinturas al fresco de época románica, murales que fueron descubiertos en 1909 y trasladados años más tarde al Museu Episcopal de Vic.

Castell de Montesquiu

Por los alrededores del Castillo de Montesquiu

La ermita de Sant Moí, en el término de Santa Maria de Besora, en la comarca de Osona, data del siglo X, con unos muros de fabricación muy rudimentaria, cubierta de madera y teja árabe, planta rectangular de una sola nave y ábside en la parte de levante. Se encuentra muy cerca de una antigua casa y del Castillo de Montesquiu, construcción de 1285 declarada bien cultural de interés nacional y con un interior visitable: os recibirán los fantasmas de cuatro personajes relacionados con la historia del castillo. Aprovechad para disfrutar también de la naturaleza de los entornos, bosques de roble y de pino rojo que conforman el Parque del Castillo de Montesquiu.

Advertising
Sant Pere Desplà

Sant Pere Desplà

Acabamos la ruta en esta antigua parroquia rural, de la que se tienen datos desde el año 923. Conserva el ábside en perfecto estado, de un románico puro y ventana abocinada, y se encuentra rodeada de un verde intenso. Estamos en el valle de Arbúcies, y desde aquí hay unas privilegiadas panorámicas sobre las Guilleries y el Montseny. En el transcurso de la restauración que se hizo en los años ochenta, se encontraron pinturas prerrománicas, lo que hace pensar que la iglesia es aún más antigua de lo que se creía.

More to explore

Advertising