Escapada al Maresme: indianos, romanos, pesca y burros

Os proponemos una salida por tierras del Maresme llena de actividad y en la cual seguro que descubriréis nuevas sensaciones

© Manel Cuesta

Dicen que en la variedad está el gusto, así que la escapada al Maresme que en esta ocasión os describimos tiene un poco de todo: desde actividades náuticas en Arenys de Mar, hasta una visita al parque arqueológico de Teià, o una paseo en burro en Arenys de Munt. Empezamos por esta última.

Tarde día 1: un animal dócil y fuerte

Si pensáis que ésta es una actividad sólo para los más pequeños de la familia, vais muy equivocados. Los pequeños, claro, disfrutarán de ella, pero si ya sois más grandullones también podéis aventuraros a montar en un burro y hacer el fantástico paseo que se ofrece desde la empresa Rucs del Far, situada en Arenys de Munt, en el parque de Can Jalpí. Para asegurarse de que tendréis burro mejor reservar antes, y una vez en el lugar veréis como enseguida os hacéis amigos de este animal tan dócil y capaz de llevaros arriba y abajo. O si lo preferís, el paseo también puede realizarse montados en un carro.

Rucs del Far trabaja en la recuperación de este animal, que hace unos años parecía condenado a la desaparición, y en el mismo espacio cuentan con una pequeña granja con otros animales, un museo de carros, una zona de picnic, un huerto, y, desde hace poco tiempo, también unas instalaciones donde practicar el tiro con arco. O sea que, más allá del burro, podéis pasar una tarde agradable.

Mañana día 2: ¡a pescar sonso!

Mañana día 2: ¡a pescar sonso!

Si ayer nuestra actividad tenía que ver con el mundo animal, hoy empezamos el día también en contacto con la fauna, pero desde una vertiente muy diferente. En el puerto de Arenys de Mar unos pescadores nos permiten acompañarles en la pesca del sonso, y así podremos conocer de primera mano la sacrificada labor que hacen mientras disfrutamos de un magnífico paseo en barca admirando la costa del Maresme. Para embarcarnos, por un día nosotros también tendremos que hacer algún sacrificio, como el de levantarnos temprano, y tomar alguna pastilla para el mareo antes de embarcar si el balanceo nos suele producir un cambio en la dirección habitual de la digestión.

Si se os pegan las sábanas en la nariz, o no os apetece hacer esta actividad, en el mismo puerto también podéis elegir otras, tales como embarcarse en un velero o hacer un curso de iniciación al buceo.

Advertising

Tarde día 2: la herencia de los indianos

Ya que nos encontramos en Arenys de Mar, población que forma parte de la Red de Municipios Indianos, digeriremos la comida dando un paseo desde lo alto de la ciudad y siguiendo el curso de la famosa "riera" para descubrir, a ambos lados, su pasado indiano. De Arenys partieron un buen número, de indianos; ya sabéis, aquellas personas que en los siglos XVIII y XIX cruzaron el Atlántico en busca de un futuro mejor y, si el viento soplaba a favor, incluso hacer fortuna. Muchos lo consiguieron, y a la vuelta a casa se construyeron grandes mansiones, algunas de las cuales hoy todavía son habitadas, y otros forman parte del patrimonio municipal.

Quizás el indiano más famoso de Arenys es Josep Xifré, sí, el de los porches de Barcelona, ​​y que en su ciudad natal legó un hospital para pobres, edificio de grandes dimensiones y donde tiene el mausoleo. Es sin duda uno de los platos fuertes de esta ruta que proponemos, pero también hay que conocer, entre otros, el Asilo Torrent, el palacete El Paraíso, o Can Còrdova. No olvidéis tampoco de acercaros al cementerio de Sinera, precioso en su conjunto, aquel que inmortalizó con sus versos Salvador Espriu, y que tiene estrecha relación con el paseo que hemos dado esta tarde, ya que en algunos de los panteones más celebrados guardan el reposo eterno indianos de Arenys.

Mañana día 3: la historia y los procesos de la estampación

Mañana día 3: la historia y los procesos de la estampación

Y en los mismos siglos que los indios se iban a las américas, muchos otros en el Maresme que no daban este paso y se quedaban en puerto se ganaban la vida en la industria textil, uno de los grandes motores económicos de la comarca durante décadas. Buena muestra de ello es, en la antigua Fábrica del Gas de Premià de Mar, el Museu de l'Estampació, el único museo en España especializado en la estampación textil. Así que os proponemos que esta mañana entréis allí, y podréis conocer la historia de la técnica, la química y el arte de la estampación manual, así como la industrialización del proceso de estampación. Ciertamente una visita muy didáctica que se inicia con las ropas de indianas que llegaron en el siglo XVIII en Cataluña y fueron el origen de nuestra revolución industrial, y que incluye la muestra de trajes, dibujos, moldes o herramientas originales de cada etapa evolutiva del sector.

A la salida, os recomendamos dar una vuelta por la población, y así conocer su iglesia de Sant Cristòfol, edificios de estilo neoclásico como la masía Ribas, o ejemplos novecentistas como Can Roure. Además, el pasado 15 de marzo Premià de Mar vio nacer su Museu Romà, que muestra la parte que ha salido a la luz de una singular finca octogonal ubicada en una villa romana, finca que habría servido, primero, como pabellón de recepción de algún personaje bien situado socialmente, y luego como centro de producción vitivinícola.

Advertising
Tarde día 3: una cultura del vino que viene de lejos

Tarde día 3: una cultura del vino que viene de lejos

Y ya que hablamos de romanos y de producción vitivinícola, cerca, en Teià, tenemos el interesantísimo Parc Arqueològic del celler romà de Vallmora, que liga a la perfección la una cosa y la otra. Y es que los romanos expandieron la producción de vino por todo este territorio, y en algunos lugares todavía se mantiene viva y con gran éxito, como en los terrenos de la DO Alella. En el Parque Arqueológico encontraréis bodegas de hace dos milenios, con cisternas, hornos para la fabricación de ánforas, y dos prensas reconstruidas tal como eran y en el lugar exacto donde se encontraban. Si aún queréis saber más antes de volver a casa, entrad en el Centre d'Acollida Turística (CAT) de la Generalitat que hay al lado y que está dedicado a la romanización y el mundo del vino.

Castell de l'Oliver

Espectacular finca que acompaña a un edificio también espectacular, en las afueras de Sant Vicenç de Montalt, con amplios espacios y excelentes panorámicas hacia el mar. Como os podéis imaginar -y más si os contamos que no sólo hay servicio de restaurante sino que también es hotel de cuatro estrellas- muchos enamorados eligen este lugar para celebrar el banquete de boda. Pero también es un espacio fantástico donde ir a comer cualquier día, sea o no festivo, con una cocina tradicional bien elaborada y de calidad.

Leer más

El Racó del Navegant

Tocando las barcas del Port Balís, El Racó del Navegant parece el interior de un barco, con ventanas en forma de ojo de buey, o el timón en la barra. En las paredes, diversos cuadros de embarcaciones de distintas épocas. En este ambiente ya os podéis imaginar que el rey de la mesa es el pescado, siempre fresco y de buena calidad, pero sin desmerecer tampoco la carne. Todo un detalle el aperitivo y también la degustación con los cafés.

Leer más
Advertising

Cals Frares

Restaurante de comida casera que casi es un museo, con docenas de herramientas antiguas colgando de las paredes, toneles de vino, cuadros... y todo con el envoltorio de una masía con siglos de historia. ¡En la mesa no os quedaréis con hambre!

Leer más

La Treva Restaurant

Pocos restaurantes deben tener una mejor relación calidad-precio. Con un menú de 13 € haréis disfrutar vuestro paladar de lo más. Si os lanzáis a la carta, ya no hace falta ni hablar. Un espacio pequeño, ideal para ir con la pareja (la calidez de la luz invita a la conversación íntima, e incluso proponen un menú romántico), pero si no es el caso y simplemente os tomáis un descanso entre turno y turno, también os sentiréis la mar de bien. Con Josep Carreras (no es el tenor) al frente, todo lo que tiene de juventud lo tiene también de sabiduría culinaria.

Leer más
Advertising

Bocca Restaurant

Pequeño y con un toque serio, en un buen sitio (delante del Parque Central, o si lo preferís casi tocando a la parte alta de la Riera, la calle principal de la capital del Maresme), y con una veriedad de menús que se adaptan a todos los bolsillos. Recomendado por prestigiosas guías gastronómicas, y no nos extraña. Probad por ejemplo la dorada a la sal, el arroz caldoso, o la perdiz con sus albóndigas.

Leer más

Hotel Tropic Park

Situado en Malgrat de Mar, el Tropic Park ofrece desde fuera un aspecto espectacular, como de pirámide escalonada y blanca. Se trata de un gran hotel en todos los sentidos –¡tiene más de 200 habitaciones!–, y si por fuera vale la pena verlo, pasar unos días aquí también os cautivará. Además de las panorámicas sobre el mar, encontraréis piscinas externas para adultos y niños y también una de interior climatizada, parques para los más pequeños, gimnasio, mini club, billares, sauna...

Leer más

Nostre Mar Apartaments

31 apartamentos a cien metros de la playa, prácticamente todos con balcón y para 2-4 personas. Disponen de todo lo necesario para alojarse como si estuvierais en casa, y en el mismo edificio hay una cafetería y una terraza. Ahora bien, si no os apetece enredaros en cocinar en el apartamento, podéis pedir media pensión o pensión completa, ya que a pocos metros el mismo grupo hotelero (Aqua) tiene otro establecimiento, el Promenade, con un buen restaurante.

Leer más
Advertising

Atenea Port

Si llegáis a Mataró en tren, o aparcáis el yate en el puerto de la capital del Maresme, tenéis el hotel Atenea allí mismo. Es un establecimiento de cuatro estrellas con todo tipo de comodidades como piscina privada, jardín, spa o wifi, y sus habitaciones tienen vistas al mar. También existe la posibilidad de que cojáis uno de los diez apartamentos de los que dispone. Y en caso de que no hagáis noche, se recomienda especialmente su restaurante.

Leer más

Hotel Gran Sol

El Gran Sol de San Pol de Mar estaba el pasado 2013 de celebración importante: ¡cumplía su primer medio siglo de vida! Como ya podéis imaginar, en este tiempo el hotel ha ido renovando sus  instalaciones y si os alojáis aquí encontraréis todo lo necesario para pasar unos días fenomenales. Piscina, jardines, todas las habitaciones con vistas al mar (que tiene justo en frente), un restaurante con varias ofertas gastronómicas y abierto a clientes y a no clientes del hotel los 365 días del año...

Leer más
Advertising

H·Top Calella Palace

Uno de los buenos hoteles que hay en un municipio especialmente turístico como es Calella. El H·Top Calella Palace es un cuatro estrellas superior, y, si bien es cierto que si vais en verano lo disfrutaréis plenamente –a 300 metros de la playa, habitaciones con balcones, un montón de actividades organizadas...–, es una buena elección para cualquier época del año y donde estaréis cómodos y os lo pasaréis bien.

Leer más

Fundació Palau Centre d'Art

El ensayista, poeta y escritor Josep Palau i Fabre mantuvo una profunda amistad con el pintor Pablo Ruiz Picasso. La Fundación abierta en Caldes es una buena muestra, con obras del artista malagueño, pero también de otros del fondo del escritor, como de Miró o de Gargallo. Más allá de las exposiciones permanentes, el centro tiene salas para otros temporales, y acoge muchas otras actividades en el transcurso del año, como el Festival Poesia i +, mesas redondas, conferencias y talleres.

Leer más

Museu de Mataró

Ubicado en un edificio renacentista en la plaza del Ayuntamiento, la planta baja del museo se reserva para exposiciones temporales, mientras que el primer y el segundo piso se puede conocer de manera cronológica la historia de Mataró, desde su pasado romano (con algunos hallazgos destacables expuestas en el museo), hasta la época actual, pasando por el importante desarrollo industrial basado en el género de punto. Cabe decir, que el Museu también cuenta con otras secciones en diversos espacios de la ciudad, como en Ca l'Arenas (C / Argentona, 64), donde se exhibe la colección de arte.

Leer más
Advertising

Museu Marès de la Punta

En Arenys de Mar los encajes tienen una gran tradición. Así que un Museu de la Punta procede perfectamente. El Marès cuenta con varias colecciones de alto valor, comenzando por la de Frederic Marès, que adquirió piezas del Marqués de Valverde y de otras procedencias, las cuales terminaron en manos del Museu de Arenys de Mar. También destaca la colección de la bailarina Carmen Tórtola Valencia, que se diseñaba su propio vestuario, o el fondo Castells, con puntas, patrones y matrices procedentes de una de las casas de encaje de Arenys.

Leer más

Museu del Càntir d'Argentona

Lo encontraréis en la céntrica plaça de l’Eglésia del municipio. El Museo cuenta con una excelente colección de cántaros, algunos muy originales y graciosos, fruto de importantes donaciones desde el año 1975 hasta ahora, y adquisiciones que se están llevando a cabo. La historia de este utensilio y su proceso de fabricación convierten la visita en pedagógica y apta para todas las edades. También son de relevancia, sin embargo, las exposiciones temporales que acoge el centro.

Leer más
Advertising

Casa Museu Domènech i Montaner

Uno de los grandes nombres del modernismo catalán es el de Lluís Domènech i Montaner. En Canet de Mar dejó un gran legado, pero también podemos saber aspectos de su vida personal. La Casa Museu que lleva su nombre la forman, de hecho, dos edificaciones: la Masia Rocosa y la Casa Domènech. La primera fue el taller del arquitecto, y muestra la vertiente profesional, la segunda, la diseñó para su familia, y descubrimos su ámbito más íntimo. En el centro hay lugar también para exposiciones sobre la historia del municipio y de otras temporales.

Leer más

Museu-Arxiu Municipal de Calella Josep M. Codina i Bagué i Pinacoteca Gallart

El edificio del Museo-Archivo cuenta con diferentes apartados. Destaca, sin embargo, la Pinacoteca Gallart, en el primer piso, con más de 200 obras (expuestas rotativamente) del artista de la localidad Lluís Gallart i Garcia. Son básicamente óleos y dibujos de tipo figurativo. No obstante, si estáis aquí también debéis subir a la segunda planta y visitar la farmacia Barri, modernista. Muestras sobre el pasado textil del municipio, o una sala dedicada a trajes y bordados son otros elementos a tener en cuenta en este espacio pluridisciplinar.

Leer más
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments