Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Escapada al Vallès Occidental: de la Edad Media al Modernismo

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Santa Maria Seu d'Ègara Terrassa

Escapada al Vallès Occidental: de la Edad Media al Modernismo

Viaje al patrimonio arquitectónico de Sant Cugat y de Terrassa

Por Xavier Amat
Advertising

La escapada que ahora iniciamos recorre algunos de los elementos arquitectónicos más conocidos y destacados del Vallès Occidental. Nos centraremos en dos grandes ciudades: Sant Cugat del Vallès, con su magnífico monasterio, y Terrassa, una de las dos capitales de la comarca, donde disfrutaremos de la extraordinaria Seu d'Ègara y de los no menos notables edificios modernistas que hay en muchos rincones de la población.

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS Y LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Claustre del monestir de Sant Cugat
Claustre del monestir de Sant Cugat

Tarde día 1: Monasterio del siglo IX

Llegados a tierras vallesanas vamos a una de las construcciones que nos hablan de la importancia histórica de la comarca. En Sant Cugat está el que fue el monasterio más considerable en la época medieval de todo el condado de Barcelona. El gigantesco rosetón gótico que preside la fachada nos da buena muestra de su relevancia, así como los muros y las torres que, levantadas en el siglo XIV, todavía se mantienen en pie. La abadía, benedictina, tiene sus orígenes en el siglo IX, y hoy se conserva en muy buen estado la iglesia y, sobretodo, el claustro, la joya de la corona, románico y con unos capiteles que merecen que nos fijemos en ellos detenidamente. El mismo claustro acoge la sede central del Museo de Sant Cugat, alrededor del cual está la sala capitular y las antiguas dependencias monásticas.

mnactec Terrassa
mnactec Terrassa

Mañana día 2: Chimeneas hacia el cielo

Terrassa, cocapital del Vallès Occidental, fue uno de los grandes motores industriales de Cataluña. Muchas de las fábricas que se construyeron se hicieron en la época esplendorosa del Modernismo, así que aquellos edificios tomaron las formas y estructuras propias de uno de los movimientos artísticos más celebrados del país. De esto ya hace más de un siglo, pero por suerte muchas de las fábricas todavía las podemos ver hoy, si bien mayoritariamente con usos distintos de los originales. Y también hay casas modernistas que aquí y allá salpican las calles de Terrassa y que, en muchos casos, eran la residencia de los patrones de las fábricas.

Para no perderse detalle lo mejor es apuntarse a la ruta guiada Una degustación por el Modernismo industrial que, con salida desde la Masia Freixa, transcurre por la Casa Alegre de Sagrera, el Mercado de la Independencia, y el Vapor Aymerich, Amat i Jover, sede del muy interesante Museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña (mNACTEC). Un auténtico viaje en el tiempo, con las chimeneas, símbolo de la energía de vapor, sacando la nariz constantemente en nuestro trayecto.

Advertising
Masia Freixa Terrassa
Masia Freixa Terrassa

Tarde día 2: La Masía Freixa, un punto y aparte

No dejamos aún Terrassa ni el Modernismo. Y es que si hay una construcción que llama especialmente la atención en la ciudad, y que muchos consideran la más emblemática, esta es la Masia Freixa. Sorprende por la blancura de sus paredes y columnas y por sus arcos parabólicos. Un ejemplo -uno más- que la arquitectura modernista es fácil de reconocer por sus constantes, pero que al mismo tiempo cada edificio puede ser singular. Lluís Muncunill, el más prolífico arquitecto modernista en la ciudad, firmó la obra, a partir del encargo que le hizo Josep Freixa, que quiso transformar su fábrica en residencia familiar. Hoy el edificio es municipal y encontramos allí oficinas, y podemos conocer sus rincones y secretos a partir de las visitas guiadas que se llevan a cabo.

La Seu d'Ègara
La Seu d'Ègara
© Gonzalo Sanguinetti / Diputació de Barcelona

Día 3: Los primeros cristianos de Ègara

Terrassa también conserva edificios más antiguos que merecen ser conocidos. Por ejemplo la Seu d'Ègara, una auténtica joya. Después de años de trabajos de restauración, las tres iglesias que forman el conjunto (San Pedro, Santa María y San Miguel) presentan un maravilloso aspecto y ofrecen al público toda una lección de historia arquitectónica, ya que hay elementos del románico, mayoritariamente, pero también de la época visigoda -de los pocos vestigios que quedan en nuestro país de esta etapa-, así como del Renacimiento, del Barroco, e incluso de finales del Imperio Romano, sin olvidar dos destacables retablos góticos.

Podéis acabar de pasar el día en el parque de Vallparadís, y si aún queréis conocer más patrimonio, visitad al Castillo Cartuja de Vallparadís, originario del siglo XII, y otro de los edificios que nos muestran que, muchos siglos antes de ser una ciudad que acogiera tantos miles de vecinos, Terrassa ya era un lugar preciado para vivir por parte de gente muy diversa.

La Terrassa del Museu

Restaurantes Ecléctica

Quizás a veces no nos acaba de convencer la idea de quedarnos a comer en el restaurante que suele haber en todo museo importante. En La Terrassa del Museo, situado en la azotea del Museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña (mNACTEC), quedarse a comer será un acierto. Hacen una cocina de calidad, elaborada, sabrosa, y podéis pedir desde una ensalada con queso cenicero de Ullastrell, hasta un steack-tartar de ternera con trufa blanca del Piamonte.

Lossum

Restaurantes Cocina creativa

Singular espacio gastronómico de la mano de un joven pero experimentado chef, Joan Sala, y que viene a ser la continuación de El nido del mussol, restaurante abierto por sus padres. Hay que reservar previamente, y una vez lo hayáis hecho podréis disfrutar de una cocina moderna y de autor, y que además se crea a la vista de los clientes.

Advertising

El Cingle

Restaurantes Cocina creativa

Cocina con la firma de Montse Estruch, basada en la tradición de nuestro país pero con amplias miradas, y con una clara apuesta para que sentarse en la mesa se ​​convierta en un mar de sensaciones. De esta manera, en el corazón de Vacarisses y con la montaña de Montserrat al fondo presidiéndolo todo, podréis disfrutar de unos sabores y unas presentaciones exquisitas, en un ambiente cuidado al detalle, ya sea tomando mesa en la sala, en la terraza o en el patio.

9 de la Borriana

Restaurantes Cocina creativa

Céntrico, situado en una calle peatonal, y pequeñito (mejor reservar con antelación). En una pizarra escriben las sugerencias del día, y es bueno hacer caso (aunque cualquier plato lo encontraréis delicioso). Recomendamos los insuperables raviolis de foie con salsa de setas y trufa blanca. Excelente bodega, con vinos de la tierra.

Advertising

Ristol

Restaurantes Cocina creativa

Modernidad y tradición van de la mano en este restaurante de Viladecavalls. Tienen un montón de menús para elegir, y también para bolsillos varios. Recomendamos el culant de huevo con patatas y jamón ibérico, o la pallardina a la plancha con puré trufado.

DoubleTree by Hilton La Mola

Hoteles

Como dice uno de sus lemas, se trata de un hotel lejos del ruido pero cerca de todo. Se encuentra rodeado del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l'Obac, y por tanto de una naturaleza rica y lozana, pero al mismo tiempo muy cerca del núcleo de Terrassa y de las principales vías de comunicación de la comarca. Se trata de un hotel de vanguardia, moderno, muy pensado como punto de encuentro de trabajo -tiene hasta 26 salas polivalentes-, y no obstante también os sentiréis la mar de bien si os alojáis como turistas en alguna de sus 186 habitaciones. Un cuatro estrellas en el que no falta un completo spa.

Terrassa Park

Hoteles

Ideal si una parte importante de vuestras visitas es en Terrassa. Dejad el coche y desplazaros a pie o en transporte público por esta ciudad llena de modernismo y de atractivos. El Terrassa Park es un tres estrellas en el que no falta de nada, confortable, cálido y sin grandes lujos, y con una cafetería donde podréis comer cualquier día de la semana a buen precio. El establecimiento organiza algunas actividades, como por ejemplo el mes de junio un taller de cocas de San Juan, o prepara completas fiestas infantiles.

Advertising

Hotel Don Cándido

Hoteles

Inaugurado en 1992, el hotel terrassense por antonomasia ya se divisa desde la C-58, por la situación estratégica de la que disfruta: en la parte baja de la Rambla, entre la autopista y la estación de los FGC. Su original planta circular permite que las 110 elegantes habitaciones insonorizadas disfruten de luz natural. Interesantes, el restaurante Mun, de estilo minimalista, donde Santi Ortiz hace "cocina evocativa", y el balneario OQUO, un espacio de relajación, estética y salud. Ideal para desconectar y dejarse llevar.

Exe Parc del Vallès

Hoteles

Aunque el Vallès Occidental es una comarca con una alta densidad de población y con muchas vías de comunicación que la cruzan, en el Exe Parc del Vallès encontraréis tranquilidad y descanso, sin estar muy lejos de las principales autopistas del país. Es un hotel muy preparado para la gente de negocios, pero sin estar reñido con los que estén viajando por ocio y turismo. En verano se puede disfrutar de la piscina exterior y la zona de jardín.

Advertising

Campanile Barcelona

Hoteles

Lo mejor del Hotel Campanile Barcelona es su ubicación, si lo que buscáis es pasar la noche en un establecimiento cercano a algunas de las principales redes de comunicación del país, y que enseguida os permita rodar por la autopista. En cuanto al hotel, sigue la línea de los Campanile de todo el mundo, sencillos pero con todo lo necesario para estar cómodo. Ideal si os alojáis por motivos laborales.

Museu del Gas

Museos e instituciones Historia

Flamante. Perdón. Pero es que es muy joven: abría en 2012, en plena crisis económica, y en una plaza que ya se llamaba del Gas –oficialmente, desde 1979. La sede de la Fundación Gas Natural Fenosa ocupa una antigua central eléctrica con motores de gas, La Energía. Difunde la historia corporativa y gasística en una exposición permanente, conserva el archivo histórico de la compañía y acoge muestras temporales y actividades para todos. El primer año captó 22.000 visitantes. Subid al mirador.

mNACTEC

Museos e instituciones Ciencia y tecnología

El vapor modernista Aymerich, Amat i Jover acoge, desde hace un par de décadas, el Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya. Nacional, sí, y fuera de la centrípeta capital. En una decena de montajes fijos y otras temporales, refleja cómo los avances científicos nos han cambiado la vida, y vela por nuestro patrimonio industrial. Y cuidado: aquí no acaba el mNACTEC, que continúa en 25 museos territoriales. La Generalitat prevé que integrarlo dentro del nuevo Museu Nacional d’Història.

Advertising

Teatre-Auditori Sant Cugat

Teatro Teatros públicos

Con una programación intensa, diversa y de primer nivel, el escenario de Sant Cugat alcanza las dos décadas de trayectoria como equipamiento de referencia ineludible e indiscutible de la primera corona metropolitana. Obra de dos Ramones –los arquitectos Artigues y Sanabria–, sobresale la sala polivalente, con capacidad para unos 800 espectadores. Unas 50.000 personas disfrutan cada año de teatro, música, ópera, danza, espectáculos familiares, magia o zarzuela. O cine, charlas, talleres...

Museu del Monestir (Museu de Sant Cugat)

Museos e instituciones Historia

El continente no es reciente: una abadía benedictina comenzada a construir en el siglo IX. El contenido, sí: ​​el Museo del Monasterio es la sede central y emblemática del Museo de Sant Cugat, nacido en 2003 –la otra es el Museu del Tapís Contemporani, la casa Aymat. A parte del claustro y la iglesia, alberga una instalación sobre el monumento, los monasterios románicos y los monjes medievales; muestras temporales de arte y temas locales, y aulas. Organiza visitas guiadas o teatralizadas.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising