Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Garraf, de parque en parque

Garraf, de parque en parque

Escapada para conocer los espacios naturales de la comarca, así como las poblaciones de Olivella y de Sant Pere de Ribes

Parc del Garraf
Por Xavier Amat |
Advertising

Pasaremos 48 horas al Garraf conociendo a fondo el Parque Natural que lleva el mismo nombre que la comarca, el Parque de Olèrdola y el de Foix. Una salida ideal para los amantes de los bosques y las montañas, pero también del patrimonio, ya que estos espacios esconden interesantes y antiguas construcciones. Completaremos nuestro recorrido visitando los núcleos de dos poblaciones.

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS Y LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Parc del Garraf La Pleta

Tarde día 1: el Parque del Garraf

Si llegamos a estas tierras un poco pronto y tenemos unas horas de luz por delante, os proponemos comenzar la escapada en el parque que lleva el mismo nombre que la comarca. Palmitos, simas, barracas de piedra seca y masías conforman el paisaje del espacio natural, y se pueden hacer varios itinerarios, ya sea a pie o en BTT. El centro de información lo encontraréis en La Pleta, el antiguo pabellón de caza de la familia Güell diseñado por el arquitecto Francesc Berenguer. Allí se pasa el audiovisual El Garraf, parque natural, y hay una exposición sobre la conservación del águila perdicera, la especie más emblemática del lugar. También tenéis la opción de apuntaros a alguna de las rutas guiadas que se organizan desde la Xarxa de Parcs Naturals.

Sant Pere de Ribes

Día 2: Olivella y Sant Pere de Ribes

Dedicaremos la jornada a recorrer las principales calles de dos poblaciones. Para la primera, no es necesario que nos movamos mucho de donde estábamos la tarde anterior, ya que Olivella se encuentra en medio del Parque del Garraf. Quizás el nombre del municipio os suena porque en este término hay un centro religioso muy diferente de los que habitualmente encontramos en nuestro país: en el Palau Novella, de estilo romanticista, vive una comunidad budista que se asentó ya hace bastante tiempo aquí para hacer meditación y vida monástica. Se llevan a cabo visitas guiadas, en las que conoceréis el interior del edificio y también algunos aspectos de la religión budista a través de las explicaciones de los mismos monjes.

Aparte del Palau Novella, en Olivella debéis pasear sin prisas por su casco histórico, conocer la plaza Mayor, la iglesia parroquial de Sant Pere y Sant Feliu, y el entramado de calles antiguas. E ir hasta el primer asentamiento del pueblo, sobre el Puig Molí, donde encontraremos un molino del siglo XVIII levantado sobre los restos del antiguo castillo, y también las ruinas de la iglesia, templo originario del siglo XIII y la única muestra de arquitectura románica del Garraf.

Por la tarde nos encaminamos a una "tierra de indianos": Sant Pere de Ribes. En el siglo XIX se fueron a perseguir el sueño americano unos 400 vecinos de esta población, y los que volvieron a casa protagonizaron una gran transformación urbanística y cultural en la villa, que pasó a estar llena de edificios de aire romántico. Si nos seguís, os los enseñamos. Podemos empezar desde uno de los extremos de la calle Mayor, en la masía de Can Puig, de 1853 y que acoge, entre otras oficinas, la de información turística. En la misma calle Mayor encontramos casas indianas destacadas en los números 9, 10, 11, 13 y 18. Llegamos a la plaza de la Fuente, donde un elegante surtidor modernista del año 1906 es el centro de atención. En la plaza de la Villa, la casa consistorial se levantó en el siglo XVIII, y el reloj de la torre fue financiado por ribetanos residentes en Cuba.

Tomamos la calle del Pi, el otro vial que acumula un puñado de casas de indianos, obras con grandes ventanas y balcones. Lo podemos ver en los números 16, 20 y 25. Doblando por la calle del Dr. Cuadras, pronto llegaremos al barrio del Palou, donde encontramos una casa de indianos conocida tradicionalmente con el nombre de Can Cuadras y que hoy es un hotel. Giramos ahora por la plaza Olivella, y después vamos por la calle Narcís Oller, Eixemenis, tomamos la Maristany, y ya no la dejamos hasta encontrar la iglesia Nueva, construcción con un siglo de vida inspirada en la barcelonesa Santa María del Mar y las campanas de la cual, situadas en dos torres gemelas, fueron financiadas por el ribetano Francesc Marcer, indiano residente en Guantánamo. Pasando por uno de los lados de la iglesia vamos a parar precisamente a la plaza Marcer, de aspecto antillano, punto neurálgico de Sant Pere de Ribes, y un buen lugar donde poner el punto y final al recorrido y al día.

Advertising
Castellet i la Gornal Parc del Foix

Día 3: Olèrdola y Foix

Las últimas horas en el Garraf las pasaremos rodeados de Naturaleza. Pero no sólo: el Parque de Olèrdola, el primer espacio al que vamos hoy, además de sus atractivos naturales es conocido por el conjunto monumental e histórico que tiene, fruto del paso de íberos, romanos y medievales, coronado por la iglesia de San Miguel, del siglo XII. El entorno, que se extiende por los municipios de Olèrdola y de Canyelles, es árido, de roca y arbustos, con algunos pinos blancos, prados secos, viñas y cultivos de secano.

Dejando atrás esta atalaya de naturaleza e historia, vamos hacia el Parque del Foix, parcialmente del Garraf pero que también se extiende hacia el Alt y el Baix Penedès. El Foix destaca por la diversidad de ambientes ecológicos y por su singularidad de ecosistema húmedo entre tierras de secano. Y eso la fauna y la flora lo agradecen, y coinciden aquí ecosistemas de ribera, de pantano, de arroyos y de bosques. En el Parque también encontraréis dos elementos arquitectónicos importantes y de origen medieval, los castillos de Castellet y de Penyafort.

Tanto en el Parque de Olèrdola como al del Foix, y como ya pasaba en el del Garraf, podéis dejaros llevar por vuestras piernas y seguir algún itinerario señalizado, o, si lo preferís, solicitar una excursión guiada, pedir una visita teatralizada en la que os acompañará algún personaje histórico, o preguntar por las actividades familiares que se llevan a cabo: juegos de descubrimiento del entorno, talleres, paseos de baja dificultad... En definitiva, muchas opciones para disfrutar plenamente de la Naturaleza y del Garraf.

Advertising