Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Osona, museos y castillos a orillas del Ter

Osona, museos y castillos a orillas del Ter

Os proponemos una salida que nos llevará a conocer el uso del cobre y la historia de la industrialización en la comarca y también iremos al pantano de Sau

Por Xavier Amat |
Advertising
Castell de Montesquiu

El Museo del Ter, en Manlleu, el Museo del Cobre, en Les Masies de Voltregà, el Castillo de Montesquiu y sus entornos y el pantano de Sau son los cuatro puntos que visitaremos en este recorrido por la comarca de Osona. Cuatro espacios muy distintos pero con un punto en común: la presencia o proximidad del río Ter. Ciertamente, el río es vida.

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS Y LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Museu del Coure Osona

Día 1: entre Montesquiu y La Farga Lacambra

Comenzamos nuestro viaje en el norte de la comarca, tocando al Ripollès. En esta zona, conocida como el Bisaura, nos espera desde finales del siglo XIII un imponente castillo, sobre una colina y rodeado de naturaleza. Es el Castillo de Montesquiu, concebido inicialmente como residencia de los señores del término de Besora. La fortificación ha pasado por muchas manos y se ha ido modificando, hasta que en 1976 la propietaria pasó a ser la Diputación de Barcelona. Hoy el castillo es visitable; los fantasmas de cuatro personajes importantes que han tenido relación con la construcción nos darán la bienvenida a través de un audiovisual, y seguidamente podremos visitar las estancias del edificio.

Antes o después de adentrarse en el castillo, os recomendamos que deis una vuelta por el Parque que lo rodea. Podéis seguir por ejemplo el itinerario señalizado que lleva por nombre L’obaga del castell. Es sencillo y de una gran belleza, y comienza al lado mismo de la fortificación. La ruta es circular, y en más o menos 60 minutos ya volveréis a estar en el punto de inicio.

Después de comer nos desplazaremos a Les Masies de Voltregà, población que acoge el Museo del Cobre, situado en un edificio modernista de principios del siglo XX y que forma parte de las instalaciones de La Farga Lacambra, una de las empresas del grupo familiar La Farga. En el museo descubriremos los usos y las aplicaciones que La Farga ha hecho del cobre a lo largo de la historia a nivel industrial, económico y ambiental. El espacio divulgativo se inauguró en 2008, y fue posible gracias a la cooperación entre la Fundación La Farga y la Universitat de Vic. La Universitat asumió la dirección del proyecto museológico y museográfico. Destacamos de la visita el paso de la pasarela, que permite ver en directo el proceso productivo de transformación del cobre.

Embassament de Sau Osona

Día 2: entre la industrialización y Sau

La segunda jornada en Osona la queremos iniciar conociendo otro museo. En este caso tenemos que ir hasta Manlleu, donde una antigua hilatura algodonera que data del 1842, Can Sanglas, se ha reconvertido en el Museo del Ter. Abierto en 2004, el objetivo del equipamiento es poner en valor el patrimonio cultural vinculado a la historia de la industrialización y el patrimonio natural del río Ter. Son 1.500 m2 con exposiciones permanentes y temporales que permiten acercarse al singular proceso de industrialización de este territorio, y donde también se explica la biodiversidad de los ríos mediterráneos. No en vano, Can Sanglas es también la sede del Centro de Estudios de los Ríos Mediterráneos (CERM), en la actualidad incorporado como instituto de investigación a la Universitat de Vic.

Y ya que nos queda cerca, y hemos tenido al lado durante dos días, no queremos terminar la escapada sin visitar uno de los parajes más emblemáticos del recorrido del río, allí donde las aguas se amansan y cubren, a veces más, a veces no tanto, un pueblo del que sobresale el campanario. Nos referimos al pantano de Sau. A su alrededor podemos hacer excursiones, o si lo preferimos actividades acuáticas en sus aguas. Si el tiempo acompaña también nos podemos remojar. O simplemente podemos pasar un rato distraídos, contemplando el embalse y el macizo de las Guilleries, saboreando estos verdes antes de emprender el camino de vuelta.

You may also like

    Advertising