Escapada a L'Hospitalet de l'Infant y la Vall de Llors

Un fascinante y sabroso mar y montaña a lo largo de 48 horas
El Torn L'Hospitalet de l'Infant
Por Xavier Amat |
Advertising

Una de las poblaciones más extensas de la Costa Daurada, y en combinación perfecta entre interior, tranquilo y montañoso, y costa, con playas de bandera azul y repletas de actividades. Es L'Hospitalet de l'Infant i la Vall de Llors, en la comarca del Baix Camp. Intentaremos disfrutar al máximo tanto de las playas como de los pueblos en estas 48 horas.

CON LA COLABORACIÓN DE L'AJUNTAMENT DE VANDELLÒS I L'HOSPITALET DE L'INFANT

Bateries antiaèries Guerra Civil l'Hospitalet de l'Infant

Tarde día 1: Camino de Ronda hacia el paraíso

Después del viaje conviene estirar las piernas. Y qué mejor que hacerlo al lado del mar, siguiendo el sendero Litoral del Jonquet (Sendero Azul) (coincidiendo con el GR-92) y que nos lleva a lugares maravillosos. La caminata la empezaremos allí donde finaliza el paseo Marítimo de la de los Infantes, dirección sur hacia la playa del Torn. Donde termina el paseo Marítimo comienza el sendero (convenientemente señalizado) que nos llevará hasta Cala Bea, donde se puede observar el nido de ametralladoras de la Guerra Civil. Pronto el recorrido trepa: estamos en el barranco de cala d'Oques, y aquí las vistas ya comienzan a ser extraordinarias, sobre todo de la playa del Torn. Se trata de una playa con dunas y vegetación, de gran interés natural. Si practicáis el nudismo, es el lugar ideal para que toméis un baño. En esta playa encontramos el islote del Torn, que da nombre a la playa, donde se encuentran los vestigios de su torre de vigilancia del siglo XVI desde donde podemos ver como el verde y el azul se mezclan en el bosque mediterráneo del espacio protegido de la Rojala-Platja del Torn.

De vuelta deshacemos el camino desde el islote y llegaremos hasta el conocido cámping con nombre de aventura de Tintín, El Templo del Sol, que dejaremos a la izquierda para recorrer un tramo de la antigua N-340, la que recibe el nombre de vía Augusta al ser un tramo de esta antigua vía. Esta nos llevará de vuelta a l'Hospitalet de l'Infant, donde os recomendamos cenar en alguno de los restaurantes que encontraréis en el Puerto Deportivo, y terminar de conocer el ambiente de noche del lugar tomando una copa en algún pub mientras disfrutáis de algún concierto.

Cova del Llop l'Hospitalet de l'Infant

Mañana día 2: deportes náuticos en el Arenal

¿Tenéis ganas de mar? Si el tiempo acompaña tenéis la posibilidad de practicar deportes náuticos en las playas del municipio. Nosotros hemos ido a la más larga, la del Arenal, con casi dos kilómetros de arena fina, unas aguas cristalinas y, como no, con la Bandera Azul ondeando y certificando su calidad. También nos gusta porque hay lugar para practicar voley-playa, fútbol, y también las actividades acuáticas que ofrece la Estación Náutica. Si sopla el mistral, es ideal para probar la vela o el windsurf; si no hace viento, quizás mejor subirse a un kayak, o hacer paddle surf y llegar a la cueva del Llop Marí. Y si lo que os va es bucear, coged las gafas y el tubo y disfrutad del fondo marino de las playas observando la flora y la fauna marinas y las praderías de posidonia, visitables a través de tres itinerarios submarinos que se pueden hacer por libre o con monitores.

Dicen que el mar da hambre, así que cuando no podamos aguantar más llegará otro de los grandes momentos del día: aquel que tiene lugar en un buen restaurante y se pide un buen suquet, una dorada, una lubina, o cualquier especialidad que lleve atún.

Advertising
Ca la Torre Vandellòs
© Rafael López-Monné

Tarde día 2: los pueblos de interior

Ha llegado el momento de conocer la otra cara del municipio. A unos pocos kilómetros, y alineados en la misma carretera C-44, Vandellòs, Masboquera y Masriudoms viven de espaldas al trajín de la costa. Vale la pena dar un paseo por cada uno de ellos. Vandellòs es el más grande. Id al centro para conocer Ca la Torre, una construcción cuadrada y robusta del siglo XVI que cumplió funciones defensivas y hoy es Bien Cultural de Interés Nacional. Junto con la construcción anexa (casa solariega de la familia Gil-Vernet) es la sede del Archivo Histórico.

Si sois de los que os gusta ver las cosas con perspectiva, ascended al cerro Lo Castell (seguid las indicaciones de color amarillo que hay a partir de la calle d'Amunt). En la cima encontraréis unas tablas de interpretación de las montañas de los alrededores, y sobre todo muy buenas vistas. Al bajar, os proponemos una visita guiada al Centre d'Interpretació de l'Oli, molino restaurado y musealizado y donde, al final de la visita, podréis degustar (y comprar si os apetece) aceite del Valle de Llors.

Masboquera, la siguiente parada, ha renovado a fondo recientemente el pavimento de sus calles. Veréis nada más llegar la torre del campanario, conocida como la Torre de les Hores. Está muy remodelada y culminada con un campanario de espadaña de obra vista. Cuando os alejéis del pueblo, detened un segundo el vehículo para contemplar el conjunto y tomar una fotografía con las montañas al fondo.

Finalmente, parad en Masriudoms para pasear por la calle Major hasta llegar a la iglesia de Sant Jaume, pequeña pero con una torre de defensa del siglo XIII que le hace de campanario y de reloj y que está declarada Bien Cultural de Interés Nacional. También cabe destacar la plaza de la Font y el antiguo lavadero.

Hospital de l'Hospitalet de l'Infant

Mañana día 3: el nombre hace la cosa

¿Sabéis de donde viene el nombre de L'Hospitalet de l'Infant? Cuentan los historiadores que aquí se construyó en 1344 un hospital por voluntad del hijo del rey Jaime II el Justo y Blanca de Anjou, el infante Pedro de Aragón y de Anjou. El hospital atendía viajeros que iban de Valencia en Barcelona, o a la inversa. De aquella construcción aún nos queda hoy una torre y algunos muros, convertidos en el actual Centro de Visitantes del Hospital del Coll de Balaguer, una visita al pasado medieval del municipio que nos permitirá ponernos en la piel de los viajeros e incluso hacer una visita por el paso de ronda y la torre de defensa.

También esta mañana (si es domingo) podéis aprovechar para hacer una visita al mercadillo, que se extiende a lo largo del paseo Marítimo con productos de todo tipo, y con algunos bares donde podréis tomar el aperitivo.

Advertising
Vistes de l'Hospitalet de l'Infant

Tarde día 3: una ermita moderna

Va llegando la hora del adiós. Después de la comida os animamos a emprender una excursión hasta la ermita de Sant Roc, a unos cinco kilómetros del centro de L'Hospitalet, en las Sierras del Mestral. Se encuentra apenas a 200 metros de altitud sobre el mar, pero las panorámicas que ofrece son de muy buen ver y fotografiar. Sabed que a mediados de agosto siempre se organiza una caminata popular en este lugar, así que si coincide con vuestra estancia y os queréis apuntar, ya lo sabéis. En cuanto a la ermita, no deja de tener su gracia, ya que se trata de una construcción moderna, levantada entre los años 1993 y 1996, la última imagen que nos llevaremos de esta escapada a L'Hospitalet de l'Infant i la Vall de Llors.

Equipamientos culturales

Lugares de interés

Ca la Torre

Justo al lado de la iglesia y del Ayuntamiento de Vandellòs, Ca la Torre es una casa solariega que debe el nombre a su torre de defensa medieval. Declarada Bien Cultural de Interés Nacional, hoy es centro cultural y acoge varios servicios para el municipio.

Lugares de interés

Museo del aceite

Este antiguo molino fue rehabilitado, restaurado y reconvertido en un centro de interpretación dedicado al aceite. Museografia moderna que invita al visitante a descubrir y explorar el mundo del oro líquido mediante la maquinaria original y conociendo el testigo de algunos de los molineros que trabajaron allí.

Advertising