Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Haranita
TOM

Templo del bao y torreznos para morir de gusto: la última pista a un minuto de Gran Vía

Un pequeño local pero con barra (vistas a su cocina abierta) y mesas para 30 personas es la nueva propuesta de los chicos de Nakeima, un referente en Madrid

Escrito por
Gorka Elorrieta
Publicidad

Paris Hilton no estuvo aquí pero ellos le han puesto su nombre a sus deliciosas patatas con crema agria. Tendréis que venir a este local recién abierto a un paso de la Gran Vía para descubrir el porqué de este guiño. Los responsables de Nakeima, una de nuestras barras (no japonesas) favoritas de la ciudad, amplían el negocio después de más de 15 años de éxito en Chamberí. Lo nuevo, Haranita, también cuenta con una barra (para unos 8 comensales) abierta a la cocina. Y como aquel, lo que funciona para qué tocarlo, esta dirección tampoco admite reservas. Eso sí, es más fácil comer aquí porque el horario es ininterrumpido. Habrá mucha rotación pero no faltará tampoco alguna que otra espera a la puerta los fines de semana dada su estratégica ubicación a orillas de Chueca (Víctor Hugo, 5). Aunque en las mesas caben algo más de una treintena de personas (3 mesas altas grandes y media docena de mesas bajas para dos), id, si podéis, entresemana. 

Haranita
TOM

El bao es la piedra angular de esta nueva propuesta de Fernando Moreno y Gonzalo García para una cocina donde se mueven incesantemente (el hilo musical es protagonista y tampoco decae) cinco o seis personas. Las decenas de vaporeras suben y bajan, salen y entran en el agua hirviendo mientras se eleva una llama donde saltean el chop suey. Este baile acompasado viene de serie en la casa como esa muestra de afilados cuchillos que decora una de las paredes (su propio trono de hierro). La carta se presenta en poco más de una cuartilla. Pum. 12 platos, ni más ni menos, que si vas con ganas y la pareja perfecta para estas veladas acabas pidiendo todo. Para acompañar (por botellas), dos referencias de Champagne, sidra, un cremant de Jura y cerveza y caviar (en dos tamaños la lata). Ambos "sides" (bodega y huevas) irán cambiando con el tiempo. Así que puedes venir a pasarlo bien o muy muy bien

Siumai de panceta, black bao (calamar), bao de carnitas (uno de los últimas novedades cuando fuimos; evidencia de que las recetas/los rellenos irán cambiando y puliéndose), bao veggie... y hasta una versión dulce (de yema) que no hay que perderse, con la que hay que pringarse pero no quemarse. Bocados para comer con las manos, para chuparse los dedos. Masas esponjosas, ligeras con un interior genereroso, sabroso y coronadas con alguna salsa homemade y ese punto fresco y herbáceo para equilibrar la vertiente picante (leve, para todos los públicos). 

Haranita
TOMHaranita

Pero hay más. Unos torreznos Pekín que tienen que estar (y están) en todas las comandas. Finísimos, con una salsa hoisin de cerezas para mojar una y otra vez y unos brotes con encurtidos para sumar un certero toque de acidez al plato. Pero cada uno los come como quiere. Alguno a paladas. Al top de Madrid directos. Y para rematar preparan su propio katsu sando empanando contramuslos de pollo, cocinados a baja temperatura. Kale, zanahoria y una salsa de pimienta de Sichuán completan la versión de este clásico nipón. Te vas con ganas de traer a gente. Y eso siempre es una buena señal. Un pim pam pum de libro. Sencillo, ágil y disfrutón para el cliente. 

NO TE LO PIERDAS: No te quedes sin mesa por San Valentín: nuestras recomendaciones 

Lee la revista de invierno de Time Out Madrid, con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad. O descárgala gratis aquí.

Más de Love Local

    Últimas noticias

      Publicidad