Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Posada del Peine
ShutterstockPosada del Peine

Las 13 fachadas más bonitas y curiosas de Madrid en las que deberías fijarte

Algunas llevan ahí mucho tiempo, pero puede que ni siquiera te hayas dado cuenta

Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

Tenemos buenísimas razones para que abras bien los ojos y mires hacia arriba, porque en los edificios de Madrid se esconden algunas fachadas bellísimas: unas históricas, otras icónicas y algunas incluso inspiradas en obras de artistas tan importantes que hasta los Rolling Stones quisieron tenerle en una de sus portadas (¿sabes de quién se trata?). Pero no todas sobreviven al paso del tiempo: todavía nos acordamos de la intervención que el artista urbano italiano Jack Babiloni realizó en 2008 en la fachada del palacete de la calle Orellana con Campoamor bajo el título 'Todo es felicidá' (como una alegoría de la mitología grecorromana, pero en versión siglo XXI), y que fue eliminada por el Ayuntamiento en 2016. Sirva este recordatorio como nuestro pequeño homenaje dentro de las fachadas (que han sido, son y serán) las más bonitas de Madrid. 

RECOMENDADO: Los edificios más bonitos de Madrid

La neomudéjar de Malasaña
Alfonso Díez Edificiosmadridblog.wordpress

1. La neomudéjar de Malasaña

En el corazón de Malasaña, en una callejuela como es Barco, se esconde una de las fachadas más bellas de Madrid. Sin exagerar. Un ejemplo del neomudéjar capitalino, tan propio de la última década del siglo XIX de la arquitectura madrileña. Una fachada de ladrillo visto que forma figuras y diseños geométicos a base de rombos. Aunque puede que lo que más llame la atención sean los "miradores de meticuloso diseño", como galerías acristaladas con balcones enrejados "cuya minuciosidad le da aspecto casi de encaje", como señalan desde el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM). El estilo neomudéjar también se deja ver en otros elementos decorativos, como el yeso de la fachada, de aspecto abigarrado pero lleno de detalles, vivo ejemplo de un cuidadísimo trabajo de orfebrería arquitectónica. Está en la calle Barco, 21 y se la conoce como la Casa Valcárcel porque su propietario fue D. José de Valcárcel, un ilustre vecino de la ciudad.

La de Escher
Time Out Madrid

2. La de Escher

Seguro que ni os habíais dado cuenta de que en la calle Conde de Romanones, 14, una de las calles que lleva hasta la plaza de Tirso de Molina desde la Jacinto Benavente, se levanta esta fachada inspirada en los patrones de 'Metamorfosis' de Escher, el maestro de los juegos visuales. Pues deberíais, porque lleva ahí desde hace años. Como en la obra de este artista neerlandés obsesionado con las matemáticas y la transformación, y capaz de llevar sus diseños hasta el infinito, este edificio recuerda a uno de sus patrones clásicos: evoluciona desde una figura geométrica a otras que recuerdan a reptiles en apenas cuatro pasos (como conectando el principio con el final, el suelo con el tejado) sin que casi seamos conscientes de los momentos de cambio que nos llevan de nuevo a la casilla de salida. Una genialidad que enamoró incluso al mismísimo Mick Jagger. El líder de los Rolling quiso contar con Escher para la portada del disco 'Let it bleed'. Sin embargo, no fue un amor correspondido: Escher, que ya era un dios en el mundo del arte internacional a finales de los 60, declinó amablemente la oferta. Porque podía. 

Publicidad
La de Boa Mistura en Tetuán
Street Art United States

3. La de Boa Mistura en Tetuán

El distrito de Tetuán fue el lienzo en el que el colectivo artístico Boa Mistura reaparecía tras la pandemia. Algo así como el resurgir en "la primavera de la nueva normalidad", como decían en sus redes sociales, llenando de color la fachada de una casa recién rehabilitada (Olite, 32), lo que la ha convertido desde entonces en objeto de todas las miradas de paseantes y los vecinos del barrio. Y lo hacen con un mensaje vitalista, que recoge a la vez el tiempo de confinamiento por el que hemos pasado. Su nueva pieza gravita en torno a un círculo. Ellos lo explican así: "Representa la perfección de un ciclo. La concatenación de etapas que hacen que la vida de paso a la muerte, y esta, otra vez a la vida. El verano que se convierte en otoño y en invierno después, para explotar en la primavera. Nada tenía más sentido que congelar el momento en la floración, ligada a la vida y a la fertilidad. Algo necesario para cerrar un círculo y volver a empezar".

La de las flores
Luis Garcia Wikimedia Commons

4. La de las flores

La fachada, repleta de balcones con jardineras, es casi tan bonita como su nombre, la Casa de las Flores, aunque lo realmente espectacular (y envidiable) se esconde justo detrás. O dentro. Porque si por algo ha sido motivo de estudio, y objeto de todas las miradas, este edificio singular del distrito de Moncloa, es por el diseño de su construcción: todas las viviendas se distribuyen en torno a un corredor interior ajardinado, una idea original de 1931 y que supuso un modelo a seguir para los estudiantes de arquitectura de los años 50 y 60 de Madrid. Es obra del arquitecto Secundino Zuazo y está en una esquina de la calle Princesa con Hilarión Eslava, Rodríguez San Pedro, Gaztambide y Meléndez Valdés. Además de ser Monumento nacional, declarado Bien de Interés Cultural, en este inmueble vivieron nombres ilustres como Pablo Neruda, gracias a su gran amigo Rafael Alberti, que fue quien la encontró.

Publicidad
La de los trampantojos galdosianos
Google Maps

5. La de los trampantojos galdosianos

Justo antes de entrar a la plaza Mayor por la calle de la Sal, en la fachada de la izquierda, se ocultan unos curiosos vecinos, que permanecen inalterables a pesar del paso del tiempo. Son los trampantojos galdosianos pintados por Mingote en el año 2000, simpáticos personajes del Madrid popular que ocupan los falsos vanos de esta fachada esquinera. Los personajes, de formas redondeadas y aspecto decimonónico, tratados con mucho humor y sátira (casi como si fuera un sainete) son precisamente los protagonistas de la novela 'Fortunata y Jacinta' de Galdós. Y si os fijáis en los detalles, se puede intuir quiénes eran los tipos de personas que vivían en cada planta en el Madrid galdosiano precisamente por el aspecto que tienen estos personajes: desde los propietarios pudientes, siempre en la primera planta, a las personas más bohemias y románticas de los pisos más altos. 

La del Madrid Moderno
Malopez 21 Wikimedia Commons

6. La del Madrid Moderno

Como un viaje en el espacio y en el tiempo, las fachadas de la colonia Moderna de Madrid resisten (algunas con más fortuna que otras, en lamentable estado de ruina y abandono). No es una sino varias, que se extienden a lo largo de la calle Castelar, Cardenal Beluga, Roma, Cargagena, Francisco Navacerrada, Campanario, Ruiz Perello y la avenida de los Toreros (junto a la plaza de toros de las Ventas) en el barrio de Guindalera. Las construyó a finales del siglo XIX (entre los años 1890 y 1906), con aires de burguesía europea el arquitecto Juan Marín. Son viviendas unifamiliares de dos plantas, con característicos sus torreones de madera en altura, sobre un porche ajardinado exterior y fachadas de ladrillo visto. En otras destacan los forjados en hierro y algunas tienen incluso capiteles decorando la parte alta del torreón. 

 

Publicidad
  • Tiendas
  • Colmado
  • Lavapiés

Esa figura de mujer que preside la fachada del mercado de Antón Martín es tan famosa que en el barrio se la conoce por 'Isabelita', supuestamente por el tatuaje de una flamenca que luce en el brazo. Lleva ahí desde el año 2012, aunque no exactamente igual: desapareció en 2015 cuando se pintó la fachada del mercado. Y su autor, el artista urbano Finbarr Dac, no dudó en reproducirla de nuevo, esta vez con mayores dimensiones, cambiando algunos detalles de color en el vestido (ahora verde, en lugar del rojo de la figura original) y luciendo el característico antifaz que añade en todas sus 'musas', como él mismo llama a las mujeres que pinta. Su popularidad es tal, que no imaginamos la fachada del mercado sin Isabelita. 

  • Arte
  • Conde Duque

De carácter contermporáneo, lo que más llama la atención del museo ABC es su fachada. Diseñada como un diálogo entre el ladrillo visto de la antigua fábrica de cerveza rehabilitada en el que se levanta el centro (antes del museo estuvo el archivo regional). El juego de formas geométricas, la utilización de los colores metálicos y negros, y la pasarela ventilada, una galería de cristal que acoge la cafetería, son los rasgos arquitectócnios más característicos de la fachada del museo que, aunque ahora está cerrado, volverá a abrir con nuevos usos culturales. 

Publicidad
  • Arte
  • Madrid

Uno de los grandes iconos del Madrid de los Austrias. Iniciada por Diego Sillero en 1590 para el gremio del pan, la Casa de la Panadería fue acabada y transformada en 1617 por Gómez de Mora al integrarla en el conjunto de la Plaza Mayor. A finales del siglo XVIII  Juan de Villanueva la restauró tras el incendio de la plaza en 1672.

  • Hoteles
  • Centro

Detrás de esta fachada histórica, prácticamente inalterable desde el siglo XVII, se encuentra el hotel más antiguo de España (no es el hotel más antiguo de Madrid, este título lo ostenta el Gran Hotel Inglés, fechado en 1853, levantado en un edificio original del año 1610. Está en el corazón de la ciudad, en una de esas callejuelas que bordean la histórica plaza Mayor, y cuenta con apenas siete habitaciones, aunque algunas con capacidad de hasta seis personas. ¿Que por qué le llama la posada del peine? Porque este alojamiento (hotel boutique desde 2006, quee s  cuando reabrió de nuevo sus puertas, después de permanecer cerrado desde 1960) ofrecía a sus huéspedes un peine. Algo así como la 'amenitie' de la época, solo que no podían llevárselo; de hecho, estaba atado a una cuerda para impedirlo.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Española
  • Barrio de las Letras
  • precio 3 de 4

El Villa Rosa, que vuelve a abrir sus puertas tras su triste cierre durante la pandemia, presume de ser el tablao más antiguo de Madrid (abierto en 1911 aunque no fue hasta 1921 cuando comenzó a funcionar como tablao, lo que lo convierte también en uno de los más antiguos del mundo). Un local mítico oculto tras una fachada de azulejos icónica, fechada en 1927, en la plaza de Santa Ana y que ha sido escenario de películas como la célebre 'Tacones Lejanos' de Pedro Almodóvar.

  • Salas de cine
  • Lavapiés

Conocida cariñosamente como 'la filmo' y presente en alguna película de Almodóvar, este elegante cine de estilo Art Nouveau fue fundado hace más de 50 años. Su vestíbulo/cafetería con luces de neón es un punto de encuentro muy animado y la pequeña librería está siempre a tope. Un amplio programa mensual gratuito te dará cuenta con detalles de su eclécticas programación que combina películas del Archivo Nacional con grandes cintas del cine internacional, cine de autor, clásico y experimental. La sala 1 (una reconstrucción de la original del Salón Doré) es un lugar maravilloso para ver cine mudo, a veces con música en directo. Durante los meses de verano, disfruta de su cine y bar al aire libre en la azotea (aunque suele llenarse). Ve con tiempo a por tus entradas, que normalmente hay cola antes de que empiece la película.

Publicidad
  • Cine
  • Sol

Son los grandes cines del centro de Madrid. Aunque su marcado estilo art decó es obra del arquitecto Luis Gutíerrez Soto, que lo levantó en los años 20 del siglo pasado. Tomó como inspiración el Real Cinema de Teodoro de Anasagasti de Algán que, junto con el Monumental Cinema que ya había construido este mismo arquitecto, era la única sala de cine concebida a esta escala en la capital. Es precisamente de esta construcción de donde toma dos detalles: primero, el motivo del torreón que hace esquina, iluminado como un faro, y la gran cornisa. Quién le iba a decir que este sería uno de los grandes 'photocalls' de estrenos de películas. 

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad