Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Vallecas
©Shutterstock

Descubre Puente de Vallecas, un barrio orgulloso y comprometido

Cruzamos la M-30 para conocer un barrio castizo como pocos que atrae a un número cada vez mayor de gente de toda condición

Dani Cabezas
Escrito por
Dani Cabezas
Publicidad

Dicen que Madrid es una ciudad de fronteras. Una gigantesca urbe formada por pequeños (o grandes) barrios que, a menudo, parecen operar como entidades independientes. Zonas que, hace no tanto, fueron pueblos, y que conservan intacta parte de esa singular idiosincrasia y encanto de los municipios de provincias. El distrito de Puente de Vallecas es uno de esos lugares.

Y es que, si hay un lugar en Madrid en el que dicha identidad se percibe con mayor nitidez, ese es Vallecas. Aunque desapareció como municipio en 1950, al pasear por sus calles y diferentes distritos, Puente de Vallecas y Villa de Vallecas, uno percibe rápidamente que está en un lugar distinto, pese a que apenas la M-30 lo separa del centro de la capital.

Dónde comer
Qué hacer
Dónde comprar

En Puente de Vallecas, viven más de 230.000 personas que, sumadas a las más de 100.000 de Villa de Vallecas, convierten al barrio en el más poblado de España. Un lugar diverso, de clase trabajadora, que acoge con los brazos abiertos a todo aquel que venga de fuera (o del centro de la ciudad, de donde cada vez llegan más jóvenes huyendo del alto precio de los alquileres). Un lugar que presume de orgullo de barrio como ningún otro, con una tradición de asociacionismo y solidaridad vecinal que se han convertido en una de sus señas de identidad.

Como sabemos que no todo lo interesante de Madrid está en el centro, hemos seleccionado para ti siete rincones imprescindibles de este distrito. Cruza la M-30 y déjate sorprender. 

RECOMENDADO: Descubre Puerta del Ángel, el 'Brooklyn' madrileño.  

Dónde comer

Cruz Blanca Vallecas
  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Puente de Vallecas
  • precio 2 de 4
  • Crítica de Time Out

Tras la apariencia de una sencilla cervecería se esconde, desde 2005, uno de los secretos ‘peor’ guardados de Madrid, y es que la buena mano de Antonio Cosmen en los fogones ya es bien sabida por su fiel clientela madrileña y de fuera, que abarrota el local cada día. "Cariño, tradición, esmero y la mejor materia prima”. Asegura que es la clave de su éxito y damos fe de ella. Es un mago de la cuchara. Su cocido en dos vuelcos es famoso y reconocido por la crítica y por numerosos galardones.

Bar cafetería Lima

Vallecas es barrio de inmigrantes, y la comunidad latinoamericana es una de las más numerosas. Integrados totalmente en este acogedor barrio, han montado diversos negocios de su rica gastronomía. Uno de ellos es el Bar Cafetería Lima, un restaurante de comida latina donde predominan los platos peruanos. Destaca su ceviche, que aunque sea de perca está tan perfectamente macerado y fresco que se nos olvida ese pequeño detalle. Tienen además empanadas con los sabores de Chile, Ecuador, Perú, Bolivia, aparte de los tradicionales platos peruanos como la leche de tigre, el lomo saltado o su delicioso y ultra calórico postre estrella: los picarones.

Publicidad
La Bombonera

Este pequeño bar es como una casa de comidas de los años 50, muy familiar y con precios asequibles. Ponen buenas tapas, hay cocina vegetariana y vegana y los sábados sirven un delicioso cocido que nada tiene que envidiar a los que hacen en templos de este plato madrileño. El ambiente es amigable, con una decoración muy original que incluye disfraces y juegos de mesa. Además, suelen poner una buena selección musical, que incluso invita a "mover el esqueleto". El típico local de barrio donde ir de manera recurrente a tomarse algo en plan informal y sin dejarse medio sueldo.

Churrería Pinilla

Una churrería con más de 90 años de antigüedad es el mejor sitio del barrio de Vallecas para tomar el clásico desayuno madrileño: chocolate o café con porras o churros recién hechos. Abren muy temprano para hacer la masa y solo sirven desayunos hasta las 12 de la mañana. Y, por supuesto, tanto porras como churros no pueden estar más ricos. Y el servicio de toda la vida, cercano y familiar.  Desde 1930 esta pequeña joya en forma de churrería hace que la gente madrugue o termine la noche rockera vallecana con uno de sus desayunos. También tienen bizcocho casero y a veces sirve de improvisado "after" de los noctámbulos del barrio.

Qué hacer

Erigidas sobre los escombros de lo que fue la barriada chabolista del Cerro del Tío Pío, que da nombre al parque actual, sobre estas verdes colinas conocidas popularmente como “Las Siete Tetas” se puede disfrutar de una de las vistas más privilegiadas de la capital. No busques más: los mejores atardeceres están en Puente de Vallecas.

La meca de los vallecanos que aman el fútbol. El Estadio de Vallecas hace esquina en dos de las arterias más emblemáticas del barrio, la avenida de la Albufera y la calle Payaso Fofó. Inaugurado en 1976, además de grandes equipos han pasado por allí artistas como Metallica, Queen o Bob Dylan.

Publicidad
Sputnik

Si hay un espacio que en los últimos tiempos encarna a la perfección el espíritu vecinal de Puente de Vallecas, ese es el Sputnik. Un parque autogesionado, construido por y para los vecinos en un solar abandonado, y en el que se celebran todo tipo de eventos, dede charlas y conciertos hasta cine al aire libre, pasando por comidas populares o actividades infantiles.

El Centro Cultural Paco Rabal es uno de los más activos de este distrito. Cuenta con un teatro con 358 butacas, sala de exposiciones, biblioteca infantil y de adultos, sala de acceso público a Internet, sala de reuniones, aulas de actividades, gimnasio y cafetería y organiza una gran cantidad de actividades culturales a lo largo del año. En verano destaca especialmente el cine de verano que instalan en su terraza, donde se proyectan las mejores películas del último año. 

Publicidad

El bulevar y la Plaza Vieja

Buena parte del epicentro de la vida de este distrito se desarrolla en los alrededores de su pintoresco bulevar (C/ Peña Gorbea) y de la encantadora Plaza Vieja. Dos lugares llenos de agradables terrazas en los que, además, los vecinos celebran a menudo actividades de todo tipo y mercadillos que bien merecen una visita.

El Centro Pastoral San Carlos Borromeo, conocido como la parroquia de Entrevías, se ha involucrado tradicionalmente con los problemas del barrio, como las drogas o los inmigrantes en riesgo de exclusión social, lo que le ha valido el apelativo de “la iglesia roja de Entrevías”. Un punto de referencia para todos los habitantes del barrio, creyentes o no.

Dónde comprar

La Lumbre Librería

Amplia, espaciosa y con un punto minimalista poco habitual en una librería. Así es La Lumbre, la librería abierta en la zona de Puente de Vallecas en cuyos estantes se pueden encontrar títulos de todos los géneros, desde las últimas novedades a clásicos de todos los tiempos. Pero si llama la atención por algo es por su espacio con cafetería para tomar un café de especialidad y hasta cervezas de autor. Atentos a su agenda cultural, porque son habituales los clubs de lectura, cuentacuentos, exposiciones, talleres de escritura, lectura literaria o incluso guión cinematográfico.

Publicidad
Vallekas Tattoo Zone

Uno de los sitios claves para tatuarse en el barrio es Vallekas Tattoo Zone, que llevan más de 15 años dibujando y perforando los cuerpos de los vallecanos. Hacen tatuajes de todos los estilos, desde los tribales, pasando estilos más rockeros y heavys, hasta ‘tattoos’ vintage años 50, y todo a precios razonables. Es todo un puntazo saber que te han tatuado en uno de los lugares más auténticos, rodeados de gente profesional, pero con ese punto canalla que da ser de Vallecas. Tienen ese don como algo innato, sin pretensiones de ningún tipo.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad