2 Me encanta
Guárdalo

Viaje al Madrid abandonado

Madrid cuenta con diversos municipios, hospitales, palacios e iglesias abandonados, que atraen a curiosos y amantes del misterio y las leyendas

©Arturo R. Montesinos
Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias

En el pasado fueron monumentales palacios e iglesias, hospitales de referencia e importantes poblaciones. Hoy, el paso del tiempo los ha convertido en objeto de expolio y saqueo y en escenario de grafitis, botellones y batallas de paintball y airsoft, pero también los ha dotado de un aura de misterio que atrae, cada vez más, a curiosos y amantes de lo paranormal. Más allá de la multitud de leyendas surgidas en torno a ellos, su historia y patrimonio bien les hace merecer una visita. Os proponemos una ruta por el Madrid abandonado.

Palacio del Canto del Pico (Torrelodones)
©Raúl A.
1/10

Palacio del Canto del Pico (Torrelodones)

Poco parece quedar ya de la que, durante más de tres décadas, fuera una de las villas de recreo de Francisco Franco. Construido en 1920 para albergar la colección artística de su propietario, José María del Palacio y Abárzuza, el conde de Las Almenas, por este edificio han pasado también personajes históricos como Antonio Maura, presidente del Gobierno hasta en cinco ocasiones, que precisamente falleció en él. Desde 1940 y hasta su muerte en 1975, el Palacio del Canto del Pico constituyó una de las fincas de descanso de Franco, para ser años después vendido a una empresa hostelera por parte de sus herederos. El proyecto de convertirlo en un hotel de lujo nunca se llevaría a cabo y permanece actualmente en estado ruinoso y cubierto de grafitis.

Antiguo edificio de Radio Nacional de España (Arganda)
2/10

Antiguo edificio de Radio Nacional de España (Arganda)

En 1944, en la Carretera de Chinchón, cerca del Puente de Arganda, se inauguraban oficialmente las instalaciones de la Emisora de Onda Media de Radio Nacional de España, un complejo integrado por varios edificios que contemplaba la emisora, varios almacenes, un depósito de agua y las propias viviendas de los trabajadores. Ideado en su momento por el arquitecto Diego Méndez como si de una villa neoclásica se tratara, el conjunto se encuentra actualmente en estado de total abandono. Junto a él, permanecen los restos de un campo de antenas que todavía hoy continúan funcionando.

Sanatorio de La Marina (Los Molinos)
3/10

Sanatorio de La Marina (Los Molinos)

Abandonado desde que en 2001 el Ministerio de Defensa decidiera echarle el cierre definitivo, el Sanatorio de La Marina fue construido a principios de los años 40 como centro de curación de enfermedades respiratorias para los militares españoles, función que cumplió durante más de medio siglo con la ayuda del aire puro de la sierra. Desde su clausura oficial, las instalaciones han sido saqueadas, destrozadas y cubiertas de grafitis, a pesar del cartel disuasorio situado en la entrada que advierte de elevadas multas para todo aquél que se atreva a traspasar la valla exterior. Muchos de quienes lo han visitado hablan de la presencia de espíritus y de ruidos inexplicables en su interior.

El Alamín
©Santiago López Pastor
4/10

El Alamín

Si hay un pueblo que debe recibir el calificativo de fantasma en Madrid, sin duda es este. El Alamín, con apenas medio siglo de vida, quedó desierto en los años 90, siendo ahora destino de primera para los amantes de la parapsicología y buscadores de misterios. No es para menos, las leyendas que circulan en Internet sobre El Alamín despiertan el interés de más de uno y es por ello que durante los fines de semana recibe visitas de curiosos procedentes de toda España. En las tres calles del poblado se pueden ver una iglesia, un bar, un colegio y unas 40 viviendas.

Sanatorio del Santo Ángel o de la Barranca (Navacerrada)
© Raven Stalk
5/10

Sanatorio del Santo Ángel o de la Barranca (Navacerrada)

Escenario perfecto para una película de miedo, este hospital psiquiátrico vive abandonado entre historias siniestras que lo hacen aún más tenebroso. Fue construido tras la Guerra Civil como centro para tuberculosos para convertirse más tarde en sanatorio para enfermos mentales. Quedó cerrado a mediados de los años 90 y desde entonces ocupa un lugar olvidado en Navacerrada. Hay quienes, desde la distancia, aseguran haber oído voces y gritos procedentes del edificio; otros afirman haber visto luces en mitad de la noche. También circula la idea de que ha sido escenario de rituales satánicos. No es de extrañar que el proyecto para convertirlo en Parador Nacional haya quedado paralizado.

Iglesia de San Pedro Apóstol de Polvoranca (Leganés)
©Edescas2
6/10

Iglesia de San Pedro Apóstol de Polvoranca (Leganés)

Las ruinas de este templo recuerdan que en el lugar existió un pueblo llamado Polvoranca, abandonado a mediados del siglo XIX y considerado por muchos como un “lugar maldito”. No queda del todo claro si su decadencia se debió al desarrollo de ciudades cercanas como Leganés, Fuenlabrada o Getafe o si quedó despoblado por continuas enfermedades que sufrieron sus vecinos. Quizá ambas razones son válidas. La deteriorada iglesia, levantada en el siglo XVII en estilo barroco, ha quedado como superviviente y como punto de encuentro para curiosos de la historia madrileña. Cerca se encuentra el Parque de Polvoranca y se espera que algún día el monumento pueda ser reconstruido. En 2005, cuando se planteó su restauración, se hallaron en el lugar restos humanos y se paralizó el proyecto.

Fresno del Torote
©Santiago López Pastor
7/10

Fresno del Torote

Cuentan las crónicas que el nacimiento de Fresno del Torote se remonta al siglo XV, época en la que fue fundado por el primer marqués de Santillana para dar cobijo a los jornaleros que trabajaban sus fincas. El desarrollo industrial y comercial de los pueblos de alrededor marcó el inicio del declive de este pequeño enclave situado en el Corredor del Henares, que hoy permanece en condiciones de semiabandono, tras el éxodo de la mayor parte de sus habitantes a la capital y a otras localidades vecinas.

Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias (Pelayos de la Presa)
©Fundación Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias
8/10

Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias (Pelayos de la Presa)

Parece increíble que este grandioso lugar, a apenas 60 kilómetros de la capital, haya quedado casi en el olvido. El monasterio fue levantado a mediados de los siglos XII y con sus casi 1.000 años de historia pasa por ser el más antiguo de Madrid. Dejado a su suerte, hay proyectos de rehabilitación, pero sin la convicción ni inversión necesarias para recuperar una auténtica joya de la arquitectura madrileña, con una mezcla única de estilos románico, gótico, renacentista, barroco y mozárabe. Y eso pese a ser declarado Bien de Interés Cultural en 1983. Es posible disfrutarlo gracias a las visitas guiadas que organiza la Fundación creada para su protección y conservación.

Navalquejigo
©Santiago López Pastor
9/10

Navalquejigo

El éxodo rural ha marcado también el estado actual de Navalquejigo, una pedanía perteneciente a El Escorial que en los años 80 comenzó a ser abandonada por sus vecinos hasta quedar prácticamente deshabitada. Así permanece hoy en día, a pesar de los esfuerzos por rehabilitar el núcleo urbano llevados a cabo por un reducido grupo de okupas que tomaron algunas de las casas de la zona en la década de los 90 y que viven allí desde entonces.  Conectada a Madrid a través de la estación de Cercanías de Las Zorreras, el patrimonio cultural de esta antigua villa medieval, declarada Bien de Interés Cultural, conserva una iglesia del siglo XIII, una picota y una fuente abrevadero.

Hospital de La Tablada (Guadarrama)
10/10

Hospital de La Tablada (Guadarrama)

Otro lugar escalofriante en plena sierra madrileña. Curioso que nunca llegara a abrir sus puertas, víctima de la Guerra Civil y de la pereza de las administraciones para terminar su construcción. El centro empezó a levantarse en 1936 y, tras quedar destrozado durante el conflicto bélico, se esperó a los años 50 para reconstruirlo, algo que nunca llegó a realizarse por completo. El resultado es una mole siniestra de ladrillos que ha servido para albergar alguna película de terror y poco más. Con todo, su fachada de edificio fantasma atrae a los amantes del misterio y de las leyendas.

Críticas y valoraciones

0 comments