1 Me encanta
Guárdalo

Los platos más famosos de Madrid

De los huevos rotos de Casa Lucio al cocido de La Bola, repasamos las creaciones gastronómicas típicas de la ciudad y los mejores lugares para probarlas

La gastronomía madrileña es una de las más completas y variadas de España. Callos, cocido, caracoles… la lista de platos típicos de Madrid es tan larga que necesitaríamos varias semanas para probarlos todos. Sin embargo, hay bares, restaurantes y tabernas que se han hecho famosas por darle su toque personal a los platos que estamos acostumbrados a comer a diario.

¿Quién no ha oído hablar de los huevos rotos de Casa Lucio? ¿O del cocido del restaurante La Bola? ¿Quién no ha probado el chocolate con churros de San Ginés? Para aquellos no sepan a qué nos referimos o para quienes quieran descubrir los platos más famosos de Madrid, no os perdáis nuestra selección. ¡Se nos hace la boca agua con solo echar un vistazo!

Bravas de Docamar

Siempre recién hechas, con el toque justo de salsa picante y en su punto de cocción. Las tapas de bravas que sirven en el bar Docamar son famosas en todo Madrid. Ellos guardan celosamente el secreto de su exitosa receta, pero una vez que las pruebes querrás repetir una y otra vez. ¿El motivo? Además de los que ya os hemos dado, tienen el corte perfecto, ni demasiado grandes ni muy pequeñas, y tienen un punto crujiente por fuera a la vez que están suaves por dentro. ¡Una delicia! Por cierto, venden botellas con su salsa ya preparada, por si os queréis animar a intentar la receta en casa.

Leer más
Quintana

Cocido de La Bola Taberna

El plato más típico de la gastronomía madrileña se cocina en muchos restaurantes de la ciudad y tiene una infinidad de variantes. Pero el más famoso es sin duda el que sirven en el restaurante La Bola, en pleno Madrid de Los Austrias. Su secreto se basa en los pucheros de barro individuales que sitúan sobre carbón de encina para cocinar cada cocido. Los pequeños pucheros llegan luego a la mesa y el contenido se va volcando en el plato. La sopa siempre está en su punto, consistente y con un sabor que dan ganas de mojar pan hasta el fin de los días. Con el segundo vuelco puedes disfrutar del repollo y los garbanzos, perfectamente cocidos, además del tocino, el morcillo, chorizo y jamón.

Leer más
Austrias

Huevos estrellados de Casa Lucio

En Casa Lucio encontrarás el mejor ambiente castizo de Madrid. Y entre sus platos de comida tradicional y su decoración antigua, destacan por encima de todo sus famosos huevos rotos. No esperéis una presentación espectacular o unos sabores del otro mundo, porque son eso, huevos estrellados sobre patatas fritas. El propio Lucio ha contado aluna vez su truco para que le salgan tan deliciosos: sus huevos nos son fritos, son asados en una sartén con poco aceite y hechos por ambos lados, tanto por la clara como por la yema. Parece muy sencillo y sin misterio, pero intentad hacerlo en casa a ver si os quedan igual.

Leer más
La Latina

Bocadillo de calamares de El Brillante

Un buen bocata de calamares parece una receta fácil. Pero como todo en esta vida tiene su dificultad. En El Brillante le tienen bien cogido el truco a este plato típico de Madrid, que se prepara en centenares de bares y restaurantes de la ciudad, como el Bar Postas (muy recomendable también). Puede que la ubicación, justo frente a la Estación de Atocha, haya servido de ayuda a este restaurante para situar sus bocadillos entre los más conocidos. Pero también se han ganado a pulso ese reconocimiento. Sus calamares están tiernos y jugosos, y con un toque de limón perfecto. Los bocadillos los sirven en diferentes panes y puedes pedirlos con o sin mahonesa.

Leer más
Barrio de las Letras

Gallinejas y entresijos de Freiduría de Gallinejas

Un plato para estómagos fuertes. Las gallinejas, al igual que el resto de la casquería, no es una receta fácil de preparar. Si quedan muy crudas son desagradables, al igual que si se pasan demasiado. El truco consiste en freír los intestinos de cordero lechal en su propia grasa, con el aceite justo y en el tiempo adecuado. Lo saben bien el Freiduría de Gallinejas de Embajadores, el mejor lugar para probar todo tipo de entresijos y mollejas. Se sirven acompañadas de patatas o ensalada y lo mejor es acompañarlas de un buen vino.   

Leer más
Embajadores

Pincho de tortilla de La Ardosa

En este pequeño y castizo bar de Malasaña es una visita obligatoria para los amantes de la tortilla de patata. Siempre está lleno, vayas a la hora que vayas, y en parte es por culpa de sus ricas tapas. La tortilla, que suelen servir caliente y poco cuajada, se deshace en la boca. Su receta no es un misterio, utilizan patatas, huevos, cebolla, aceite y sal y una sartén de hierro de paredes altas. ¿Qué tiene de especial entonces? Es imposible de definir, tendréis que acercaros hasta La Ardosa y descubrirlo por vosotros mismos.

Leer más
Malasaña

Callos de La Tasquita de Enfrente

Los callos ‘Gaona’ de la Tasquita de Enfrente son famosos más allá de Madrid. Se llaman así por Serafín López, el padre del propietario actual, que se apodó así en honor a un famoso torero mexicano. En estos más de 40 años de historia, la Tasquita se ha renovado y adaptado a sus nuevos tiempos, pero sus callos siguen siendo espectaculares. Juanjo López utiliza callos negros o en salazón. Es él mismo quien los lava en agua fría con antes de cocinarlos durante casi seis horas hasta que alcanzan el punto adecuado. Para darle un gusto aún mayo, le añade los huesos y las puntas de jamón, guindilla, pimienta negra, cebolla y morros de ternera.

Leer más
Malasaña

Torrijas de La Casa de las Torrijas

Aquí podrás comer torrijas todo el año. Los propietarios y cocineros de La Casa de las Torrijas llevan años preparando este típico postre de Semana Santa hasta que han conseguido la elaboración perfecta. Tan jugosas y suaves que se deshacen en la boca, tienen diferentes variedades, las de leche, de vino, etc. y aseguran que sirven casi un centenar al día. Es una de las tabernas con más solera de Madrid, por lo que no esperes un local con grandes lujos ni una excesiva amabilidad de sus camareros. Lo mejor es pedirse una torrija y un buen vino dulce para acompañar. El cielo de los postres debe ser parecido a esa combinación.

Leer más
Sol

Chocolate con Churros de San Ginés

Un clásico para los más madrugadores pero sobre todo para quienes alargan la fiesta hasta el amanecer. El carnet de madrileño no te lo dan si no has probado alguna vez el chocolate con churros de la Chocolatería San Ginés. Céntrica y tradicional, los fines de semana no hay quien pille una mesa en el piso subterráneo que tienen. Sus churros rozan la perfección, con el tamaño y grosor perfectos, crujientes y bien calentitos. Y su chocolate, qué podemos decir, es nuestra perdición. Espeso, dulce sin llegar a empalagar… de los mejores que sirven en Madrid. También tienen porras.

Leer más
Sol

Casa Labra

¿Una larga cola que sale en uno de los callejones que rodean Preciados? Entonces has encontrado Casa Labra. Famoso por ser el lugar de nacimiento del Partido Socialista Español en 1879, este legendario bar merece la pena ser visitado solo por probar su especialidad: las croquetas y tajadas de bacalao rebozado, una delicia para el paladar. Puedes probarlas allí mismo, pidiéndolas en un mostrador específico que tienen para ello, como si fuera una pescadería, o también llevártelas a casa. A veces ésta es una buena opción, ya que el restaurante y su terraza siempre están llenos y la espera para conseguir una ración puede hacerse eterna. Pero haznos caso, merece la pena.

Leer más
Sol
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments