Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Dónde comer los mejores bocatas de calamares de Madrid

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Tablafina
José Antonio Rojo

Dónde comer los mejores bocatas de calamares de Madrid

De los más clásicos hasta los más modernos, una guía con los bares y restaurantes de la capital donde sirven este plato madrileño típico

Por Time Out Madrid
Advertising

Si preguntas a cualquier persona qué hacer si visitas Madrid, probablemente te dirá que ver la Puerta del Sol, visitar el Museo del Prado… y comer un bocadillo de calamares. Mejor dicho, un ‘bocata’. Nacido en los alrededores de la Plaza Mayor, lugar que aún hoy conserva algunos de los mejores bares para probarlo, se trata del aperitivo, merienda, desayuno y comida perfecta, siempre acompañado de una caña fría bien tirada y con un chorrito de limón o mahonesa, al gusto de cada uno. Sin embargo, en los últimos años el bocata de calamares no ha escapado a la ola de renovación gastronómica en la que vive Madrid, y cada vez más restaurantes sirven este plato reinventado, con los calamares en tempura, con el pan teñido de negro o incluso ‘deconstruido’. Repasamos algunos de nuestros lugares favoritos de la ciudad para disfrutar de este bocadillo ‘made in Madrid’.

RECOMENDADO: Restaurantes castizos de Madrid

Bar Postas

Bares y pubs Bares de tapas Sol

Cada uno tiene su favorita entre las freidurías de viejo cuño cercanas a la Plaza Mayor. Pared  alicatada, luz cegadora, espejos coloreados de raciones, camareros cantando el pedido y montañas de calamares ya rebozados aguardando el aceite hirviendo. Aquí, a pesar de que una larguísima barra metálica que atraviesa el espacio (dos entradas), lo complicado es hacerse un hueco. No importa el día, el público siempre será de lo más heterogéneo. Un espléndido lugar para empacharse de tradición madrileña.

La Campana

Bares y pubs Cervecerías Sol

Los bocatas de calamares son la especialidad de esta cervecería situada a pocos pasos de la Plaza Mayor. El local lleva abierto desde 1870, siendo antiguamente una bodega llamada Bodegas Sierra. Y es desde esta fecha desde cuando se empiezan a vender este famoso bocadillo madrileño de tres generaciones. Además del de calamares, puedes probar el de tortilla, lomo o salchichas, todos igual de sabroso, o acompañar las cañas bien tiradas que sirven en su barra con raciones y pinchos. Seguro que su precio os termina de convencer.

Advertising

La Ideal

Bares y pubs Cervecerías Sol

La calle Botoneras, junto a la Plaza Mayor, podría llamarse perfectamente la vía del Bocadillo de Calamares. A pocos metros de uno de los mejores bares para comer este plato típico madrileño, La Campana, se encuentra otro rival a la altura. El pan crujiente y los calamares jugosos pero nada aceitosos han convertido a La Ideal en un templo de este bocadillo. El local es pequeño y típicamente castizo, con una barra donde apostarse para disfrutar de una carta sencilla, castiza y unas cañas bien tiradas. Precios ajustados para los tiempos que corren.

El Brillante

Bares y pubs Barrio de las Letras

El bar más famoso para comer un bocata de calamares de Madrid. Esta cervecería, que se mantiene prácticamente intacta desde su apertura en el año 1961, es un punto turístico ineludible, por sus famosos bocadillos y por su situación, justo enfrente de la Estación de Atocha. También tienen pinchos de tortillas bastante buenos y tostas. Su terraza siempre está llena en verano.

Advertising

Patio de Leones

Bares y pubs Taberna Barrio de Salamanca

Se autodenominan taberna cósmica-cañí y rinden homenaje a la tradición madrileña. Una impresionante barra volada con 500 referencias de vino y piezas exclusivas de los artistas Sergio Mora y Pepe Puente son algunas de las joyas que albergan estos 200 metros cuadrados. Otras aparecen en la carta, donde el tapeo más nuestro -gildas de piparras, croquetas cremosas de cocido, patatas bravas con mayonesa verde, chapata de calamares picantes y de ropa vieja, tortilla de patatas hecha al momento y gambas al ajillo- se completa con guisotes y platos mayores como rabo de toro al vino tinto, albóndigas de ternera o callos con chorizo. Pero, sin duda, uno de sus éxitos será el chocolate espeso con churros para desayunar y merendar. Los elabora al momento y de manera 100% artesanal un maestro churrero de tercera generación que forma parte del equipo de cocina. Más castizo no se puede.

Tablafina
José Antonio Rojo

Tablafina

Bares y pubs Bares de tapas Centro

Los responsables de NH no podrían haber elegido mejores compañeros de viaje para este renovado hotel. Abel Valverde y David Robledo, Jefe de Sala y Sumiller del restaurante Santceloni, firman el asesoramiento gastronómico de esta más que apetecible barra donde reinan los embutidos, las conservas y los quesos. Y un bocadillo de calamares con mahonesa de ajo negro, parada más que recomendable si andáis por el Triángulo del Arte.

Advertising

La Gabinoteca

Restaurantes Española Chamberí

Hasta chefs con estrellas Michelin paran por este local de tapeo lúdico pero con sentido y producto. Un sitio que no defrauda, un éxito ya consolidado (de hecho, la propuesta ha salido fuera de nuestras fronteras, han abierto sucursal en Atenas) y apadrinado por la solvencia del chef Nino Redruello (La Ancha y Las tortillas de Gabino). Dosis de creatividad dentro y fuera del plato para ambiente distendido –idóneo para compartir con amigos-. Si tenéis suerte podréis probar su jugoso bocata de calamares que a veces tienen en la carta.

Casa Montes

Restaurantes

Escuchamos bocata de calamares y la cabeza se nos va directamente a la Plaza Mayor. Pero este icono castizo también encuentra acomodo en la periferia... En Las Tablas Dani Montes practica lo que él llama "comida pop sin chorradas". Y en esa categoría no falla su bocadillo de puntillitas fritas. No son calamares como tal pero entran igual o mejor.

Advertising
Marcu Ovidiu

V Club feat Arola

Restaurantes

Sergi Arola volvió a la capital para firmar la propuesta gastronómica del restaurante del complejo V de Vegas. El chef catalán presenta aquí sus dos perfiles. Unos segundos serios y un despliegue de bocados informales, de picoteo donde caben sus míticas bravas y estos singulares bocadillos de calamares. 

Cervecería Sol Mayor

Bares y pubs Cervecerías Sol

Un clásico para comer el auténtico bocadillo de calamares de Madrid. Situado en una de las calles más transitadas de las que rodean a la Plaza Mayor, llevan más de un siglo especializándose en las freidurías. Por eso, además de unos bocatas jugosos que te dejarán más que saciado, también cuentan con una amplia carta de raciones que van desde zarajos, chopitos, croquetas y callos hasta el bacalao con tomate y el pulpo a la gallega. Cuesta encontrar sitio, pero merece la pena.

Advertising

Los Galayos

Restaurantes Española Centro

Puedes pensar que estando al borde de la Plaza mayor es otro de esos locales cazaturistas. Pero no. Sí es un local familiar y para grandes mesas y eso genera un trasiego quizás perturbador los fines de semana pero aquí hay mucha honestidad, diligencia y un esmerado saber hacer que merece elogio. Cocina basada en la tradición castellana donde el cochinillo se presenta como uno de sus platos estrella de la casa junto con el bocata de calamanres de la barra.

Casa Rúa

Bares y pubs Cervecerías Sol

En la zona con más bares especializados en bocatas de calamares por metro cuadrado, junto a la Plaza Mayor, encontramos Casa Rúa. Es un bar pequeño, de dos plantas, con un mostrador de hacer típico de esos locales donde no se ha cambiado nada desde hace décadas. A pesar de la estrechez del local, los fines de semana se llena hasta los topes de turistas y también madrileños que buscan probar un bocadillo de calamares recién hecho por menos de 3 euros. Tradicional, castizo y para chuparse los dedos.

Advertising

El Respiro

Bares y pubs Bares de tapas Chueca

Estar situado tan cerca de El Tigre relegó a este bar durante años a ser la segunda opción si la sidrería estaba llena de gente, cosa habitual. Sin embargo, El Respiro se ha ganado a pulso un lugar privilegiado entre los mejores sitios para tomar unas cervezas de Madrid acompañadas de un bocata de calamares. Las cañas están bien tiradas, la atención es agradable y sus tapas (patatas con salchichas y pimientos, pollo al ajillo, empanadillas, paella, etc.) son generosas, sabrosas y además gratis. Con un par de rondas ya estarás saciado.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising