Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Katz
Katz

Dónde comer los mejores bocadillos de Madrid

Nadie se resiste a un buen bocadillo. El gesto corre natural por nuestras venas desde la infancia. Aquí van algunos imprescindibles

Escrito por
Gorka Elorrieta
Publicidad

Y lo que nos gusta comer con las manos, mancharnos los dedos, dar un buen mordisco... Dejamos de lado las hamburguesas (que no son sino carne entre pan y pan) y los bocatas de calamares, que dan para un especial aparte, para recomendaros un puñado de bocadillos y sándwiches que no os podéis perder en Madrid. Hay para todos los gustos y los hacen en sitios especializados en el tema como en tabernas y restaurantes donde se come muy bien (y no siempre tirando de cuchillo y tenedor). 

RECOMENDADO: Dónde comer las mejores pizzas de Madrid

Con esturión ahumado en Casa Felisa
Casa Felisa

1. Con esturión ahumado en Casa Felisa

Antonio del Álamo, cocinero de raza y de larga larga trayectoria, acaba de estrenarse a los mandos Casa Felisa, un restaurante donde mejora lo de siempre, lo enaltece, le saca brillo, le da un giro si se tercia. En su carta, bien nutrida y equilibrada, encontraréis un sándwich de croissant en molde con langosta y otro de pan brioche con esturión ahumado, papada ibérica y caviar (las huevas suben el bocado hasta los 90 euros). Pero si queréis algo igualmente delicioso pero mucho más accesible quedaos en el pan de mollete con picadillo de cocido. Nada que ver pero hay tanto atractivo en la propuesta que igual no queréis ni podéis quemar las naves a la primera de cambio.   

  • Restaurantes

Alex Marugán dejó el mercado de Torrijos y la mudanza ha sido para bien. No se ha ido muy lejos de su anterior ubicación pero el nuevo restaurante le ha servido para ampliar, tanto en cocina como en bodega, su perfil manteniendo la misma filosofía y maneras de hacer. Y ahí entra su sándwich de cabeza de jabalí, un bocado que se ha convertido en un bestseller en la casa, en la parada perfecta para empezar cualquier comida, para compartir e ir abriendo boca.  

Publicidad
  • Restaurantes

Todo lo que ponen en la mesa tiene un nivel de producto imbatible e innegociable. Y el sándwich de Rafa Zafra, que anda de aquí para allá abriendo nuevos locales (en 2023 se prevé otra novedad en Madrid), no es un bocado menor en este espacio tan recogido como exquisito. Se trata de un bikini con caviar, el mejor salmón ahumado y una espléndida crema de queso. No es para todos los bolsillos pero si has ido a Estimar a darte un homenaje...  

  • Restaurantes
  • Española

Saúl Sanz quería seguir divirtiéndose más allá del prestigio adquirido con la propuesta de Treze, una dirección ineludible en temporada de caza. Y por eso decidió abrir TerZio justo enfrente de su nave nodriza. Ofrece algún bocado que ya servía en la zona de barra de la casa madre pero la carta es totalmente nueva y muy apropiada para compartir. Hay platos mayores pero entre las bravas y el saam de oreja, encontraréis suculentos entrepanes. Nos quedamos con el brioche de chipirones crujientes, alioli negro y mahonesa de lima pero tampoco os defraudará su bocadillo de albóndigas de ibérico tikka masala o el sándwich de pastrami.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Japonesa

Todo empezó con una cerveza. David de la Torre creó Mori1984 en Japón y gustó tanto que ahora la ha colocado ya en varios países. Eso sí, el proyecto que arrancó en Londres se mudó a nuestro país ante las perspectivas del Brexit. Afortunados nosotros porque mientras miraba local para su cerveza, David encontró y se enamoró de uno que además contaba con salida de humos. Así que se volvió a liar la manta a la cabeza y, junto a las distintas etiquetas de su cerveza, tenemos ahora una espléndida barra (y terraza y alguna mesa alta) donde sirven los filetes empanados japoneses más logrados y adictivos del país; de hecho, se trata del primer katsu house que tenemos por estos lares. Tonkatsu de lomo de cerdo y arroz premium de la prefectura de Toyama. Y whisky nipón a precios asequibles, varias etiquetas de jerez y algún que otro vino para pasar cada bocado; para la sobremesa preparan un gin tonic con ginebra japonesa para todos los bolsillos. Ah, solo admiten pago con tarjeta. Estáis avisados. De eso y de que si vais, acabaréis volviendo más pronto que tarde.    

  • Restaurantes
  • Estadounidense

Antes de que comiéramos pastrami por encima de nuestras posibilidades, ya estaba él. Hablamos de Craig Kollegger. Desde su puesto, ampliado en los últimos tiempos, en el mercado de Vallehermoso y ahora también en un local en el corazón de Malasaña (Jesús del Valle, 31), este neoyorquino lleva cuatro años ofreciendo estupendos sándwiches acompañados de buena cerveza artesana. El de pastrami, curado al estilo tradicional americano, es el obligatorio si nunca has pasado por aquí y eres un carnívoro de pro. El éxito es tal que lo prepara incluso en formato burger o con un toque de picante.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Comida rápida
  • Malasaña
  • precio 1 de 4

¿A quién quieres más, a mamá o a papá? La misma duda os asaltará en este espacio monográfico, de aire industrial pero cálido, entre su sándwich de pollo (ojo, brioche casero) y las alitas. Rebozado de tiralíneas y carne sabrosa. Salsas caseras, cerve artesana, buena música y trato amable lo convierten en un irrenunciable y ejemplar guilty pleasure.

  • Bares y pubs
  • Cafeterías
  • Arganzuela
  • precio 2 de 4

Nosotros somos del clásico (con queso y jamón cocido) pero María y Ros (ojo, que acaba de abrir en la puerta de al lado un colmado que es nuestra perdición) tienen tres versiones distintas en Dot. Si es vuestra primera vez, lo mejor es compartir y comerse dos diferentes. Como les pirra el buen pan y cocinan estupendamente, también montan las pulled pork nights. Suelen ser los jueves. No os perdáis su versión de este cada vez más buscado bocadillo. 

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Taberna
  • Chamberí
  • precio 2 de 4

Una bien resuelta dosis de giro copernicano (bocata de calamares, aka Rejos Chilly Peppers), una ración de clásicos de la casa (croquetas de jamón y callos) y una fusión de ambas líneas (torreznos con salsa de tomatillo verde). Miguel Carretero se muda al North Ponzano y muda la piel, en sintonía con el barrio, para este desenfadado esquinazo con cocina non-stop y carta de cócteles en progresión ascendente. ¡Qué lubina de estero!

Pavo Taleggio de Puccias
Puccias

10. Pavo Taleggio de Puccias

Abierto en Chueca en 2019 y superada la pandemia, el local de Puccias vuelve a la carga con algunas novedades pero una de nuestras favoritas sigue siendo la Puccia, circular, elaborada con masa madre y horneada al momento para que esté crujiente, que lleva pechuga de pavo, queso taleggio, peras horneadas, espinacas, salsa cremosa de tomillo y mostaza de la casa. Por supuesto, aquí puedes elegir el relleno que te dé la gana entre sus múltiples ingredientes y aderezos. 'Casual fast food' notable y responsable con el medioambiente. 

Publicidad
  • Tiendas
  • Pastelerías
  • Barrio de Salamanca
  • precio 1 de 4

En el renovado Gourmet Experience de El Corte Inglés del Paseo de la Castellana se instaló la saga Cocheteux, padre e hijo, toda una referencia (con varios locales) en panadería y bollería (muy famoso y solicitado su roscón de reyes) en la ciudad. En su pulcrísimo espacio tenéis esperándoos varios sándwiches, tanto fríos como calientes. Cuando entramos por ahí, nos solemos llevar el 'Bonito me derrito', dos rebanadas de un pan de molde elaborado con la misma masa del croissant relleno de atún con queso y cebollino. También podéis quedaros con el infalible mixto de toda la vida y el binomio que proponen en 'De París a Capri'.

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • precio 2 de 4

Un espacio pequeño pero donde cabe todo. Como el bolso de Mary Poppins. No verás el horno de leña pero está. De ahí salen unas espléndidas pizzas (vegetal, margarita o de carne ahumada de la casa). Y, mientras tanto, su plancha no descansa (sobre todo los fines de semana). Un bocadillo sucede a otro a un ritmo casi constante. Uno de roastbeef seguido de un Philly Cheese Steak. Y su pastrami, éxito rotundo del local, vuela en tres días. Y eso que cada semana llegan alrededor de 50 kilos de esta sabrosa carne ahumada. Dadas sus dimensiones (apenas hay una barrita para cuatro personas), casi todo se prepara para llevar. El local, que también sirve algunas cervezas artesanales y refrescos veganos, hace las veces de panadería de barrio (hogazas, borekas, croissants...), de apetecible rincón donde desayunar algo rápido o merendar una estupenda tarta de queso al estilo Donosti. 

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas

Nada está improvisado en esta versión sofisticada de nuestro idiosincrático bar de tapas. El ya exitoso local, autoproclamado bar boutique, es pequeño y cada detalle –y hay muchos entre el servicio y la iluminación– cuenta. Mira al pasado (cuando eran nobles todos los materiales en esta categoría de local) con un pie en el presente (estrenan una línea de bocatas brioche). Liderado, ideado y pertrechado por Carlos Bosch, el proyecto aterriza en una de las zonas más codiciadas y con mayor movimiento de la ciudad mientras su espacio homónimo en Alicante continúa cerrado por las restricciones. Llega, y quizás vengan más, para pulir, encerar y dilatar el perfil más informal, popular e internacionalmente reconocido de nuestra cultura gastronómica, ese espacio donde se encuentran croquetas, gambas, ensaladilla, canelones (receta casera de la madre del propio Carlos)... Un elegante y cinematográfico rincón de rincones donde gastarte 30 pero también 300 euros (custodian la carta de Dom Pérignon más nutrida del país). La excelencia se refleja en sus vitrinas. La diferencia y la singularidad vienen de la mano de productos con el sello Manero, encargos a medida que remata su proveedor de confianza sea una bodega o una conservera. “No se viene tanto por saciar el hambre sino el apetito de pasar un buen rato, un momento especial. Que el cliente quiera volver es nuestro objetivo”. Lo consiguen con creces.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad