0 Me encanta
Guárdalo

El mejor cocido de Madrid

Una guía para disfrutar con garantías del plato más típico de la capital

Si hay un plato que destaca en nuestra gastronomía es sin duda el cocido. Existen una gran cantidad de variantes, hay tres elementos básicos que no pueden faltar: una sopa contundente, unos garbanzos en su punto y una carne de primera de acompañamiento. En Madrid no hay restaurante tradicional que se precie que no tenga este suculento guiso en carta, aunque también los más modernos ofrecen su particular revisión de este plato. ¡Recorremos los restaurantes de la ciudad en busca del cocido perfecto!

Charolés

Merece la pena acercarse hasta San Lorenzo del Escorial solo por probar el cocido que preparan en El Charolés. Fundado en 1977 por Manuel Míguez, este restaurante se ha convertido en todo un referente gastronómico de la sierra madrileña. En sus platos se mezclan la tradición y la creatividad, basándose en materias primas de gran calidd y una exigente preparación. Consta de tres salas con paredes de granito y techos con vigas de madera del siglo XVI.

El Escorial

La Bola Taberna

Ubicado en una tranquila calle trasera, este clásico de Madrid es considerado por muchos como la casa del cocido madrileño. Aún regentado por la misma familia que lo fundó en el siglo XIX y cocinando de forma tradicional el cocido, que sólo se sirve a la hora de la comida, con carbón de encina en pucheros de barro individuales. Este impresionante pedigrí ha hecho algo de mella y el servicio, a veces, es algo arrogante.

Austrias

Lhardy

Este emblemático restaurante que abrió en 1839 tiene el crédito de haber introducido la alta cocina francesa en Madrid. Su fundador Emile Lhardy se dice fue persuadido por el mismísimo Prosper Mérimée, autor de Carmen, que le dijo que no había ni un restaurante decente en Madrid. Hoy en día está reconocido tanto por su historia y su decoración belle-époque así como por su (cara) comida. El menú es tan afrancesado como siempre pero tiene un muy refinado cocido, buena caza y callos, junto con una excelente (aunque también cara) lista de vinos.

Sol

Malacatín

Una de las tabernas castizas con más historia y tradición de Madrid. Fue fundada en 1895, en plano barrio de La Latina, y aunque comenzó como una tienda de vinos al que más tarde sumaron una pequeña cocina y freidurías. Desde entonces, el mando del restaurante ha pasado de generación en generación, especializándose en la cocina castiza y tradicional y haciendo de un plato madrileño su icono: el cocido, suculento, sabroso y con ingrediente de primera que cuentan con denominación de origen.

La Latina

Cruz Blanca Vallecas

Esta cervecería sirve uno de los mejores cocidos de todo Madrid. Con un garbanzo perfecto de cocción, carne de primera con la que se prepara un caldo espectacular, chorizo, morcilla y tocino, todo precedido por una sabrosa sopa y acompañado por las típicas cebolletas. Forma parte de una cadena de cervecerías que cuentan con un sólido respaldo gastronómico con el que acompañar cada jarra de cerveza. Si vais a ésta de Vallecas, no dejéis de probar tampoco su conejo al ajillo.

Puente de Vallecas

Casa Carola

Esta castiza taberna se inauguró en 1998 en un pequeño local de la calle Padilla, aunque más tarde cogieron otro espacio en esa misma calle. Su cocido madrileño en tres vuelcos es una de sus señas de identidad. Lo sirven en un menú compuesto por aperitivo, pan, postre, café y chupito de licor y se puede pedir desde el 1 de septiembre al 31 de mayo de cada año.

Barrio de Salamanca

Taberna de la Daniela

Situado en el Madrid de los Austrias, principal atractivo del eje turístico de la capital, este restaurante ofrece el carácter típico de las tabernas madrileñas. Además de una amplia y variada carta de cocina tradicional de la capital elaborada con productos de primera calidad, podrás probar sus exquisitos vinos en un entorno de lo más castizo. Las especialidades de la casa son la berenjena con salmorejo o el famoso cocido madrileño.

Reservar ahora

Casa Pello

Una concurrida barra de tapeo para los fines de semana. Quizás sea por las croquetas o albóndigas de la casa pero es el cocido (a los tres vuelcos) lo que les ha convertido en un punto de referencia en la zona norte de la ciudad. Cocina de toda la vida la de este restaurante. Buenos ejemplos extraídos de ese recetario casero que se acompañan por unas exquisitas carnes a la brasa. Su terraza se llena con el buen tiempo y a la hora del afterwork.

Chamartín

Hotel Ritz by Belmond

A escasos metros del parque del Retiro, en el barrio del mismo nombre, se encuentra este exclusivo y lujoso hotel construido en 1910 a instancias del por entonces monarca, Alfonso XIII. Sus instalaciones, que incorporan una decoración clásica en su conjunto, constan además de un spa de lujo y aparcamiento y conexión Wi-Fi gratuita. Está situado a corta distancia del Museo del Prado y del Thyssen-Bornemisza y en su restaurante se puede degustar uno de los mejores (y más caros) cocidos de Madrid.

Reservar ahora
Centro

Posada del León de Oro

Recorriendo el antiguo Madrid de los Austrias se llega a la Posada del León de Oro, un edificio de finales del siglo XIX, atravesado por parte de la Muralla Cristiana del siglo XII, ahora restaurado con las últimas novedades tecnológicas.  Cuenta con un total de 17 habitaciones, cada una de ellas decorada de forma distinta para ofrecer un trato personalizado. Su restaurante ofrece una cuidada cocina tradicional (no os perdáis su espectacular cocido) aderezada por una amplia carta de vinos, que incluye más de 300 referencias.

Reservar ahora
Austrias
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments