Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Bob Pop: "Ojalá hubiese estado follando en un descampado, pero estaba en mi casa leyendo"
Bob Pop
© Mauricio Retiz Bob Pop

Bob Pop: "Ojalá hubiese estado follando en un descampado, pero estaba en mi casa leyendo"

Entrevistamos a Roberto Enríquez, conocido como Bob Pop, ahora que explica su vida en la serie ‘Maricón Perdido’

Por Serielizados
Advertising

Roberto Enríquez 'aka' Bob Pop narra su vida en la serie ‘Maricón Perdido’ (18 de junio, TNT), un viaje a su pasado contado desde la memoria tramposa y la escritura salvadora.

Por qué decides hacer una serie sobre ti.
Me llaman los responsables de TNT y me dicen “escribe una serie sobre tu vida” y yo les digo “dejad las drogas y pasad de mi” [risas]. Al cabo de unos meses lo hablamos a raíz de mi sección en 'Late Motiv' donde cuento mi infancia, y empiezo a tirar de mi pasado. Más que una serie sobre mí, me apetece contar una serie sobre la escritura de uno mismo, sobre cómo te construyes.

Berto Romero te ayuda a aterrizar la historia y a convertirla en serie.
Le pido que se siente conmigo antes de presentar el primer borrador para que me diga, honestamente, si lo que quiero contar tiene una serie o simplemente me tengo que acostar, dormir y levantarme mejor al día siguiente. Berto me acompañó en todo el proceso de escritura. Yo le di toda la autoridad y me ha dado una seguridad enorme.

Oscar Wilde, Evita Perón, Culture Club… son referentes para crear tu identidad.
Eran los únicos lugares donde había una realidad alternativa y un hueco en ese callejón sin salida que era la infancia y la adolescencia del niño marica a finales de los 70 e inicios de los 80. Los referentes eran los libros y la música.

 

Carlos González, Bob Pop, Gabriel Sánchez ('Maricón perdido)
© Mauricio RetizCarlos González, Bob Pop, Gabriel Sánchez ('Maricón perdido)

Leías 'El retrato de Dorian Gray' con 14 años.
Ojalá hubiese estado follando en un 'descampao', pero no, estaba en mi casa leyendo. Encontraba que había un lenguaje cripto gay tanto en Dorian Gray como en ‘Otras voces, otros ámbitos’ de Capote. Buscaba reflejos de ser algo parecido a lo que yo sentía. En la serie todos estos referentes están porque me parecería deshonesto hablar de mi sin todo lo que contiene. Tenemos biografía, pero también tenemos bibliografía.

‘Maricón Perdido’ es el momento en el que eres lo suficientemente Bob Pop como para mirar atrás.
Es el único momento en el que me he atrevido a hacer eso porque es cuando he sentido mi voz autorizada. ‘Maricón perdido’ no tiene solo que ver con empatizar con el sufrimiento ni con la evasión, tiene que ver con entender que necesitamos que nuestras voces tengan autoridad, todos, todas y todes, para poder contar quiénes somos.

NO TE LO PIERDAS: Las mejores miniseries para ver ahora mismo

Recomendado

    Más de Orgullo gay

      También te gustará

        Advertising