Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Fredrik Gertten: "Mucha gente cree que no poder pagar el alquiler es su culpa"

Fredrik Gertten: "Mucha gente cree que no poder pagar el alquiler es su culpa"

Hablamos sobre vivienda, fondos buitre y comunidad con el director de 'Push', el Documental del Mes de Docs Barcelona

Fredrik Gertten
Foto: Docs Barcelona Fredrik Gertten
Advertising

En 'Bananas' se hizo eco de la denuncia de doce trabajadores de plantaciones de plátanos de Nicaragua contra la multinacional Dole Food Company por el uso de pesticidas durante los años setenta. En 'Big Boys Gone Bananas' documentó la campaña de Dole Food Company para evitar que el documental viera la luz. En 'Bikes vs Cars' puso el foco sobre los beneficios que podría tener una sociedad más adaptada a las dos ruedas y en 'Becoming Zlatan' dibujó un retrato en HD de Ibrahimovic. 'Push', el último documental de Fredrik Gertten, viaja a Toronto, Valparaíso, Londres, Estocolmo, Berlín, Nueva York y Barcelona para tratar de entender por qué ya no podemos permitirnos vivir en nuestras ciudades.  

‘Push’ sigue los pasos de Leilani Farha, relatora de la ONU que viaja por el mundo documentando la realidad de ese derecho universal que debería ser la vivienda. ¿Cómo contactaste con ella?

Por Twitter. Le mandé un mensaje, hicimos un skype y nos encontramos en Londres, donde filmamos algunos días. Luego me reuní con mi editor para ver si funcionaba, y sí. Hace mucho tiempo que tenía en mente esta idea en mente, sin tener el personaje. Había que probarlo. Leilani tenía una misión oficial en Chile y decidí ir con ella. Después seguimos en Toronto, y comenzamos el proyecto.


¿Hubo algún desencadenante concreto?

Quería entender lo que está pasando. Mientras preparábamos ‘Bikes vs.cars’ viajamos por muchas ciudades y me encontré con mucha gente. El tema de la vivienda siempre surgía. Es un motivo de estrés que está por todas partes. Quería saber qué pasa realmente.


Cuando hablamos del problema de la vivienda, muy a menudo aparece el concepto ‘gentrificación’, pero en el minuto 11 del documental, una de las entrevistadas, Saskia Sassen (socióloga y economista, profesora de la Universidad de Columbia) expone algo revelador: ‘ojalá fuera solo eso’.

Sí, es algo mucho más profundo. No me parece adecuada la palabra gentrificación. Significa demasiadas cosas, no es precisa. No creo que un par de cafés de hipsters destruyan un barrio. Siempre va a existir una nueva generación que hace cosas distintas. El hipster no es el enemigo en sí.

¿Culpamos al pequeño y nos olvidamos de señalar a quienes realmente mueven ficha?

Sí, y además eso crea división entre nosotros. Lo realmente importante es esa gente que aparece y se dedica a sacar valor de lo que creamos juntos. A minar.


En el primer tercio del documental ya se habla directamente de Blackstone.

No es un documental sobre Blackstone pero es obvio que ese modelo, los fondos buitre, juegan un papel muy importante en lo que está pasando.


De hecho, la misma empresa explica en un vídeo corporativo que la crisis de 2008 fue una gran oportunidad, y lo cuentan orgullosos.

Así es.

El documental muestra también la incertidumbre de Leilani respecto a su propia misión. En un momento dice algo como: “Mido metro y medio, vengo de un pueblo enmedio de la nada, y pretendo cambiar el mundo. ¿Estaré siendo ridícula?”

Todos podemos sentirnos así. Es normal sentir que no podemos hacer nada. Ella también tiene esa sensación: la de luchar contra algo muy fuerte.


Pero ella está amparada por la ONU. ¿Debería poder hacer algo?

De hecho lo hace, y con éxito. En Portugal, por ejemplo, han conseguido algo importante. [El 1 de octubre el gobierno aprobó una nueva ley que protege el derecho a la vivienda tal y como está escrito en la Declaración Universal de Derechos Humanos].

 
Siguiendo con los gobiernos y las medidas que implementan (o no) a favor del derecho a la vivienda, uno de los testimonios más sorprendentes es el de un alto cargo de Estocolmo, que aparece menos de un minuto en pantalla y que parece no saber qué responder cuando Leilani le pregunta por los motivos que han llevado a un país como Suecia, cuyas políticas sobre vivienda suelen admirarse, a caer también en las garras de Blackstone. ¿Te ha llegado ya algún feedback?

Solamente respondió lo que se ve en el documental: “it’s done”. De momento no me ha llamado. Hace unas semanas mostramos el documental en el ayuntamiento de Estocolmo pero yo no estuve. Después del documental parece que Blackstone lo vendió todo a otro fondo alemán, también criminales, y se embolsaron 600 millones de euros. Es su forma de actuar.


Uno de los entrevistados más didácticos es quizás Saskia Sassen sobretodo cuando habla de la diferencia entre los bancos y los fondos buitre: mientras que a los primeros les interesa que los hijos de sus clientes prosperen para seguir trabajando con ellos, los segundos actúan como mineros: buscan extraer el máximo beneficio posible sin importarles acabar con todo.

Sacan valores y no dejan nada. Lo arrasan todo. Ahora que estoy en Barcelona, Leilani me ha mandado un informe reciente (de CBRE,uno de los gestores de inversiones inmobiliarias más grande del mundo) según el cual esta es la ciudad del mundo donde los precios de la vivienda han subido más en el último año. No es nada sorprendente, porque la presencia de fondos buitre es muy fuerte en España. Empezaron en Estados Unidos, pero después actuaron en España e Irlanda, donde había más viviendas tomadas por los bancos. Por eso tienen tanta presencia aquí.

Sin embargo, parece que en el documental el caso de Barcelona y Ada Colau (que ha multado a Airbnb y acepta el reto de sumar fuerzas con otras ciudades para favorecer el derecho a la vivienda) se tratan como un caso esperanzador, al menos desde la perspectiva de Leilani.

Si lo ves con los ojos de Leilani, el documental trata de admitir que tenemos un problema. Es el primer paso: asumir que hay una crisis y entender por qué. El personaje de Leilani está tratando de hacer algo y reunirse con Ada es un paso. Tal vez un paso pequeño, pero es una dirección. La reunión que hacen distintos alcaldes y cargos públicos de diferentes ciudades del mundo en Nueva York es otro paso. Y ahora sigue. Creo que The Shift [el proyecto impulsado por Leilani Farha para tratar el tema de la vivienda a nivel global] es un encuentro , un intercambio de experiencias. Ahora mismo todo el mundo mira hacia Barcelona, para ver cómo van a resolver este problema. En Berlín, también. Han regulado los alquileres a 5 años y están recomprando viviendas.


Sí, pero las recompran a un precio de mercado elevadísimo. Eso es solo un parche. ¿No?

Es así, sí. En el caso de Barcelona existe el problema de que el Gobierno Central no haya mostrado demasiado interés. Tal vez el futuro gobierno quiera hacer más…


En ‘Push’ vemos políticos, economistas, pensadores, comunidades de vecinos, un espectro variado de personas que responden (o sufren) sobre la situación de la vivienda. Entre ellos llama la atención un personaje curioso, en un bar de Toronto, que cumple un papel parecido al de maestro de ceremonias.

He estado en ese bar algunas veces y una de ellas filmé su show: sirve copas, canta, cuenta historias, toca la trompeta, es fantástico…Lo filmé con el teléfono un día y siempre pensé que podría funcionar como parte del documental. En ‘Bikes vs. cars’ aparecía la bicicleta como elemento conductor. Como la resistencia. Él aquí cumple un papel parecido. Trabajo con dos directoras de fotografía, Janice d’Avila e Iris Ng, y siempre hablamos de la noción de comunidad, de buscar imágenes que refuercen esta idea, y él lo hace. Eso es lo que queremos y a la vez eso es lo que tenemos en juego: la comunidad.


También se habla del papel de los fondos de pensiones. El documental se centra al principio en lo pequeño y termina en algo muy gordo.

Los fondos de pensiones están directamente relacionados con este tipo de fondos de inversión. El 50% del dinero del mundo son fondos de pensiones, y se juega con ellos. Quería poner sobre la mesa que los fondos de pensiones se pueden controlar. Muchos de ellos pertenecen al Estado, a sindicatos… Nosotros, mediante los movimientos populares, podemos cambiar las cosas. Podemos llegar a decidir que no queremos que nuestros ahorros se utilicen para destruir nuestra propia ciudad.


Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001, saca a la luz otro tema importante: la desigualdad en la información.

Ellos (el mercado, los fondos) han creado una especie de idioma secreto, les interesa que nadie les entienda.


O el hecho de que los gobiernos encarguen informes sobre el sector financiero a “expertos” que forman parte del problema (que directamente, comen del pastel). En Catalunya tenemos a Eduard Mendiluce (alto cargo de Anticipa Real Estate) escribiendo un artículo sobre los peligros de regular el alquiler…

Así se mueven. Es obvio que ellos no quieren regulaciones. Y por el mismo motivo, lo que tenemos que exigir es más regulación. Más política.

 
Creo que algunos espectadores esperamos una segunda parte del documental. Ver qué pasa en unos años, con todas esas promesas políticas.

He estado en muchos países presentando el documental y algunas personas me han dicho que después de verlo se sienten menos solos. Porque mucha gente siente que esta situación es su culpa, que no poder pagar el alquiler es su culpa. Espero que ‘Push’ pueda servir como plataforma para un nuevo debate.

'Push' es el Documental del Mes de octubre de Docs Barcelona. Podéis consultar dónde y cuándo verlo aquí.  

NO TE LO PIERDAS: El top 5 de la cartelera de cine

Advertising