Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Escenarios y personajes de la novela negra en Barcelona

Escenarios y personajes de la novela negra en Barcelona

Seguimos el rastro que los principales autores del género han dejado por los rincones de la Barcelona más negra

barcelona negra
Por Teresa Solana
Advertising

En los años 70 del siglo pasado, la aparición del detective de origen gallego Pepe Carvalho en las callejuelas del Barrio Chino puso Barcelona en el mapa de la novela negra en una época en la que el género negro no pasaba por su mejor momento en este país. A la censura impuesta por la dictadura, que durante casi cuarenta años había hecho imposible la aparición de novelas con un fuerte componente de crítica social, al estilo del 'hard boiled' norteamericano, se le sumaba el menosprecio de las élites literarias hacia un género tachado de menor, como recordaba Manuel Vázquez Montalbán a propósito de la publicación de 'Tatuaje' en 1975. Desde el punto de vista de la producción literaria propia, hasta que Carvalho no pisó el Raval no hubo ningún detective local que pudiera competir con figuras como las de Philip Marlowe y Sam Spade.

El protagonismo que la Barcelona marginal y popular del distrito quinto adquirirá en las novelas de la serie Carvalho no tiene precedentes. Sí la tiene, en cambio, la vocación de escritores cronológicamente anteriores de hacer novelas policíacas de ambientación urbana como las que en aquellos momentos se escribían en otros países. Las tres novelas enigma que Rafael Tasis escribió están ambientadas en la Barcelona de los años treinta y cuarenta y tiene, como él mismo reconoce, la clara intención de ser una crónica de la vida barcelonesa, con las calles del distrito de Ciutat Vella y del Paral·lel como ejes principales. En las novelas de Tasis encontramos piedras góticas y calles oscuras con librerías de antiguo ('La Bíblia valenciana', 1955), pero también la vida nocturna y alegre de la avenida más famosa de la Barcelona de la preguerra ('Un crim al Paralelo', 1960), con cabarets y artistas de moral relajada que proporcionan recreo a  una burguesía que se aburre y que practica una doble moral. Tasis, que se definía a sí mismo como "un barcelonés enamorado de su ciudad", escribe su primera novela policíaca, 'Un crim al Paralelo', durante su exilio en París, y no puede evitar reflejar la admiración y la nostalgia que siente por una Barcelona que ya no existe. La única novela que ambientará en la postguerra, 'És hora de plegar' (1956), retratará, en cambio, una Barcelona en la que se intuye el clima de asfixia y de humillación de una ciudad que ha perdido su antiguo esplendor.

Esta voluntad de hacer novela negra urbana la encontramos también en las novelas de Manuel de Pedrolo y Jaume Fuster. Convencidos de que la novela policíaca podía atraer a nuevos lectores en catalán, Pedrolo y Fuster no sólo se limitaron a traducir autores extranjeros al catalán y a dirigir la mítica colección 'La Cua de Palla', sino que también escribieron novelas policíacas bajo la influencia de la narrativa negra norteamericana. En este sentido, Pedrolo fue un pionero, el único escritor que, en los años sesenta, hizo novela negra según los modelos del 'hard boiled' norteamericano y del 'polar' francés. Con motivo de la publicación de 'Joc brut' (1965), 'El Correo Catalán' del 3 de octubre explicaba al lector que la acción tenía lugar en Barcelona y no en una ciudad norteamericana, lo que advertía, lo podía sorprender.

En 'Mossegar-se la cua' (1968), Pedrolo dio protagonismo al barrio del Eixample situando a su detective, Jordi Serra, en un entresuelo en la calle València. Jaume Fuster, por su parte, también se alejó de los escenarios tradicionales de la Barcelona antigua en 'De mica en mica s'omple la pica' (1972) y decidió instalar a su detective Enric Vidal en un hotel discreto cerca de la Gran Via mientras le hacía investigar un crimen en la calle Fontanella. En cuanto a Lluís Arquer, el otro detective de Fuster, desde que "va morir el Vell" ('Les claus de vidre', 1984) tienen un despacho en  la calle Canuda, cerca, por lo tanto, del emblemático Ateneu Barcelonès.

Así mismo, a pesar de los intentos de Fuster y de Pedrolo por hacer novela negra en la difícil época de la dictadura, el gran acontecimiento que sin duda marca un antes y un después es la aparición de Pepe Carvalho el año de la muerte de Franco. Carvalho, un ex miembro de la CIA y del Partido Comunista que ya había sido el protagonista de la novela 'Yo maté a Kennedy' (1972), irrumpe en el Raval barcelonés reconvertido en detective privado y en cronista de excepción de la Barcelona de los años de la transición. Siete años más tarde, en 1979, Vázquez Montalbán ganaría el Premio Planeta -y el reconocimiento de la crítica- con otra novela protagonizada por Carvalho, 'Los mares del sur', a la cual seguirían un total de 25 novelas que convertirían a Carvalho en un mito literario vinculado al barrio del Raval.

El Raval de Carvalho es un espacio de marginalidad, pero también de libertad. Es el barrio donde conviven los inadaptados y los fracasados, los prostíbulos piojosos y las prostitutas de buen corazón, los borrachos y los pequeños delincuentes. Es el barrio donde, por la noche, la burguesía más izquierdista se mezcla con los personajes marginales y decadentes de la Bodega Bohèmia después de haberse manifestado en la Rambla. Y, naturalmente, es el barrio de las delicias gastronómicas del Mercado de la Boquería y de Casa Leopoldo, establecimientos que también frecuentarán otros personajes literarios vinculados al Raval, como el inspector Méndez y el detective alternativo Max Riera.

El Raval es también, junto con el Paral·lel y el Poble-sec, el barrio preferido del inspector Méndez de Francisco González Ledesma. Ricardo Méndez, un policía de la vieja escuela marginado por sus superiores, es un producto del franquismo que en mayo del 68 se dedicaba a perseguir comunistas y "maricas" pero a quien los años han transformado en un hombre profundamente compasivo con un extraordinario sentido de la justicia. Méndez es un viejo dinosaurio de formas poco refinadas pero con un corazón extraordinario que, a la manera de un Marco Aurelio sabio y estoico, nos da lecciones de ética -"una puta que mantiene a seis hijos merece más respeto que un banquero que mantiene a seis putas"- mientras asiste, triste, a cómo la Barcelona que él conoce va desapareciendo. Desde este punto de vista, Méndez es el cronista por excelencia de la transformación del Barrio Chino en el Raval.

Un Raval muy diferente -aunque quizá no tanto-, es el que nos retrata Marc Pastor en la novela 'La mala dona' (2008), basada en el caso real de la llamada "vampira de la calle Ponent" (hoy Joaquín Costa). Bajando por la Rambla, en la plaza Reial, encontramos otro personaje con una fuerte carga nostálgica: el detective alternativo Max Riera de Xavier Moret ('Qui paga mana', 1997), un ex hippy con el reloj parado en los años sesenta que fuma porros y bebe carajillos mientras escucha blues y contempla desde su ventana el Pipa Club, el bar Glaciar, el Hostal Kabul, el arquitecto famoso que tiene el estudio, el artista Nazario, los camellos, las batidas de la policía. Max Riera siente debilidad por La Paloma, frecuenta el bar London y, como muchos de nosotros, sigue añorando la desaparecida sala Zeleste de la calle Argenteria.

Finalmente, entre este grupo de policías, investigadores y detectives que se mueven por los bajos fondos de la ciudad, podríamos situar también al periodista de Cristina Fallarás de 'No acaba la noche' (2006). La investigación del triple asesinato de tres mujeres en un after-hour clandestino situado al lado del parque de la Ciutadella le sirve a Fallarás para recrear la Barcelona más nocturna y canalla, aquella en la que se mezclan el dinero, las drogas, el sexo, el alcohol y la prostitución de lujo, al más puro estilo 'hard boiled'.

Pero Barcelona es algo más que el Raval, la Rambla y Ciutat Vella, y, en los últimos treinta años, otros barrios de la ciudad han cogido protagonismo. En 'Pròtesi' (1980), Andreu Martín nos hace visitar el barrio marginal de la Mina con una de las novelas más duras y violentas, y sin duda más exitosas. Por el contrario, otro de sus personajes, el detective Àngel Esquius (protagonista de cinco novelas escritas en colaboración con Jaume Ribera), vive en la Gran Via y trabaja en una agencia de detectives situada en la avenida Josep Tarradelles. Y es que, en los últimos años, da la impresión que los detectives han abandonado los barrios marginales y se han instalado en otros barrios más confortables.

Es el caso de Camil, el detective de Pau Vidal ('Aigua bruta', 2007), en realidad un lingüista que se dedica a recorrer el país en moto recogiendo argot para el Institut d'Estudis Catalans. En la Gràcia de Camil viven "mayoritariamente estudiantes y artistas forasteros, amigos de la Xibeca y el pintarrajeo de paredes", gente ajena al barrio que, se lamenta Camil, ha rebautizado la plaza Rius i Taulet (ahora Vila de Gràcia y antes plaza del Dipòsit) con el nombre de plaza del Reloj. Gràcia es también el barrio donde vive Eduard, uno de los hermanos protagonistas de las novelas de Teresa Solana ('Un crim imperfecte', 2006; 'Drecera al paradís', 2007). Su Gràcia es la del cine Verdi y la del Salambó, la de los progres reconvertidos a la fe de las terapias alternativas y la de los okupas. Precisamente en una casa okupada en Gràcia vive la hija de la subinspectora Norma Forester ('Negres tempestes', 2010), la que, a diferencia de su hija, vive en un piso señorial de la derecha del Eixample y trabaja en la comisaría de les Corts.

Pero no todos los escritores de novela negra están interesados en dar protagonismo a Barcelona como ciudad. Es el caso de Alicia Giménez Bartlett, que, como explica ella misma, prefiere una Barcelona de lugares inventados, con algunos nombres de calles pero sin referencias concretas. Sabemos que Petra Delicado vive en Poblenou y que se mueve por toda la ciudad, pero en las novelas de Giménez Bartlett es perceptible la voluntad de alejarse de lo que podría ser tildado de "costumbrismo" (un término que tiene mala prensa) y de conseguir un carácter más cosmopolita.

También te gustará

Qué hacer, Actividades literarias

Los crímenes más salvajes de Bcn

Asesinos en serie, descuartizamientos, violaciones, vampiresas, leyendas… Descubrimos la parte más oscura de la ciudad a través de sus crímenes Un trapero encuentra un cadáver -mejor dicho, cinco trozos sin cabeza, pies ni vientre- en una bolsa de viaje abandonada en la playa de Sant Sebastià. No son ni las siete de la mañana del 6 de junio del 2004, hora en que el último noctámbulo en retirada se cruza con el primer bañista. Y a diez pasos del agua, la bolsa. El descubrimiento hace que los policías de la ciudad vayan de cabeza, atónitos ante la pericia de un asesino que, con mano de carnicero, ha desollado el cuerpo, lo ha vaciado para extraerle las vísceras y les ha dejado unos restos que son puro enigma. Cuatro décadas antes, una escena casi simétrica: el 22 de septiembre de 1962, las redes de un pescador atraparon en la playa de Can Tunis otra macabra captura. Una cesta con un cuerpo descuartizado y, envueltos en papel de periódico, las manos, los pies, las orejas, la nariz y la lengua, marcada con el típico corte con el que los contrabandistas sellaban las venganzas. Removidas por unas fuertes lluvias, las alcantarillas de la ciudad escupieron el resto de trozos de la víctima, Federico Cortés, un peluquero que se sacaba un sobre sueldo con el contrabando. El caso se cerró con la detención de un  estraperlista, pero la sospecha de que había más implicados no desapareció nunca. Crímenes como el de la Barceloneta o Can Tunis han dejado un funesto rastro en la geografía neg

Arte

La Barcelona de Carvalho

Los escenarios más ilustres del personaje de Vázquez Montalbán La ruta gastronómica de Carvalho Casa Leopoldo Rosa Gil, el alma de este establecimiento clásico y moderno al mismo tiempo, ha hecho una nueva revolución en su casa, con excelentes resultados. La cocina ha mejorado muchísimo, que ya es decir. Hay dos platos excelentes: el capipota y el rabo de toro. Por no hablar de sus excelentes mandonguillas con sepia, que vendrían a ser la madalena proustiana de Pepe Carvalho. Senyor Parellada Un local encantador y una lista de clásicos de nuestra cultura culinaria que siempre va bien revisitar o descubrir: croquetas de la abuela, judías de gancho o bacalao a la llauna son referencias gastronómicas catalanas que siempre apetecen. Can Solé Fundado en 1903, Can Solé es uno de los clásicos de la cocia marinera de la ciudad, con una carta de arroces y fideuás que es posiblemente la más extensa de la Barceloneta. Su gran especialidad es el arroz caldoso, que en su versión mas excelsa lo preparan con cangrejo noruego. Can Lluís “El abuelo tenía por costumbre –y lo mantenemos– tratar a todos los clientes igual”. Lo dice Júlia Ferrer, la mujer de Ferran Rodríguez, alma de Can Lluís, uno de los restaurantes preferido de Manuel Vázquez Montalbán (MVM), que iba desde muy joven: nació en la vecina calle de Botella, en el corazón del Raval. Y este trato y acogida hoy sigue estando vigente en las nuevas generaciones de este lugar más que emblemático, representante de la buena calidad de la

Advertising
Qué hacer, Rutas y paseos

En la ciudad de los libros

¿Queréis recorrer Barcelona y sentiros como un personaje de novela? Seguidnos por los bares, calles y plazas que han sido escenario de las ficciones de los autores más diversos: de Ruiz Zafón a Hans Christian Andersen Los escenarios literarios de Barcelona Bar Pastís Al final de la Rambla ya no hay marineros tatuados y blanquecinos, pero persisten las prostitutas y sus miserias. Pisando los talones del detective más negro de la literatura española, Pepe Carvalho, vamos a parar a uno de los últimos bares bohemios de Barcelona. Carvalho decide ahogar las penas con absenta, pero aquí la bebida tradicional es el Pastís. La música, al igual que el líquido anisado, suele ser francesa. El Pastís abrió las puertas a mediados de los años 40 y las paredes están repletas de recuerdos. Una de sus singularidades es la señora de cartón con zapatos de aguja rojos que mira al personal desde uno de los rincones. TATUAJEManuel Vázquez MontalbánJosé Batlló editor, 1974.Planeta también sacó una edición del libro en 2004. El Paral·lel Con Rafael Tasis recorremos los bajos fondos del Paral·lel, donde las actrices de variedades son víctimas de misteriosos asesinatos. Es la Barcelona de los años 60, donde las bombillas de colores iluminan las entradas de los music halls y los rótulos anuncian el último estreno. UN CRIM AL PARALELORafael TasisEdicions Tres i Quatre, 2005. Catedral de Barcelona Esta es la ruta del deseo y del delirio. Los dos personajes de la novela de Quim Monzó recorren toda Barce

Bares del Raval

Una selección de los mejores bares del barrio ¿Crees que falta algún bar importante del Raval? Dínoslo en los comentarios de abajo. Bar Kasparo En esta deliciosa terraza, quizá la mejor del barrio, encontraréis sabrosas tapas y platos del día. Las bravas Kasparo luchan por estar en el top 5 de las mejores de la ciudad. Y vale la pena probar sus croquetas de setas. Pesca Salada En una antigua tienda de bacalao se encuentra esta bar minúsculo y acogedor donde la gente va en peregrinación a probar sus gin-tonics variados. Hey Ho! Bar Barcelona está llena de cicatrices: el crecimiento, el turismo y un urbanismo institucional no muy preocupado por la historia o la calidad de vida de los barceloneses la han dejado como un san Lázaro. Lo que es remarcable es la capacidad de regeneración que tiene la ciudad: parece que por abajo siempre hierva y que en cuanto un negocio cierra o una manzana de casas se derrumba, alguien esté dispuesto a coger el relevo. Ante uno de estos vacíos, la antigua sede de la General Elèctrica d’Espectacles, al lado de las Drassanes, había un puticlub de mala muerte, como tantos otros del Barrio Chino. La gloria de la famosa Criolla de la calle Cid, también cerca, se había desvanecido décadas antes y nadie pensó en él. Después hubo un bar de dominicanos. Ahora está el Hey Ho! Bar. En el Hey Ho! se escucha punk-rock, hardcore y metal. En el Hey Ho!, si un martes de siete a diez vas con tu skate y haces un buen truco en la pequeña pool o cuarto de pipe que tien

More to explore

Advertising