Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Julio Iglesias
Foto: Sony MusicJulio Iglesias

5 leyendas falsas sobre Julio Iglesias que alimentaron el mito

El libro 'Hey! Julio Iglesias y la conquista de América' de Hans Laguna rebate algunas fantasías relacionadas con el cantante

Borja Duñó
Escrito por
Borja Duñó
Publicidad

No hace falta que os guste la música de Julio Iglesias. Si os interesa ni que sea un poco la música pop como fenómeno de masas, os entusiasmará 'Hey! Julio Iglesias y la conquista de América' del músico indie Hans Laguna y publicado por Contra en 2022. Esto no es una hagiografía, ni una biografía al uso y tampoco un libro escrito por un fan. Se trata de una apasionada investigación y análisis sobre el cantante latino que más discos ha vendido en la historia (más de 300 millones de copias en todo el mundo) y el primer artista no anglosajón que triunfó a lo grande en Estados Unidos. 

¿Cómo se fraguó el éxito de este tímido estudiante de derecho que dejó el futbol por una guitarra tras una lesión? El relato es apasionante y, entre muchas otras cosas, desmonta algunos de los mitos sobre los que cimentó su leyenda. A modo de ejemplo, aquí van algunas de las fantasías –en mayor o medida alimentadas por el propio Julio y por los medios de comunicación– que ayudaron a forjar el personaje en los inicios de su carrera. Wea!

1. Habría triunfado en el futbol si no se hubiera lesionado

Es verdad que fue portero en las categorías inferiores del Real Madrid, y llegó a jugar en el juvenil B, aunque nunca estuvo a punto de debutar en primera división, como se contaba en la película 'La vida sigue igual' (Eugenio Martín, 1969). El mismo llegó a confesar, años más tarde, que "era muy malo". Según un amigo suyo del colegio, "le metían goles de auténtica risa". Su padre, el doctor Iglesias, cuenta en sus memorias que era tan golfo que "la mitad de las veces no se presentaba a los entrenamientos" y que por eso le dejaban en el banquillo a pesar de ser el portero titular. No, parece que Julio no habría triunfado en el fútbol, aunque no se hubiera lesionado.

2. Un accidente de coche le truncó la carrera futbolística 

El cantante sí que tuvo un accidente cuando tenía 19 años. Efectivamente, el coche en el que iba junto con unos amigos salió de la carretera y dio alguna vuelta de campana. Sin embargo, según reconoció también en sus memorias su padre, el doctor Iglesias, la lesión medular por la que tuvo que ser operado y tras la cual estuvo unas semanas sin poder caminar no tuvo que ver con el accidente, sino con un "raro tumor de médula llamado osteoblastoma que se le manifestó después del trompazo", pero no a causa de él. Parece que tampoco fue "casi mortal", como ha afirmado el cantante, sino que salió con algún rasguño y sin necesidad de ser hospitalizado. El relato que amplificaron los medios, tenía algo más de épica, claro.

3. Empezó con la música porque un enfermero le regaló una guitarra

El relato oficial también cuenta que Julio Iglesias se inició en la música cuando un enfermero, Eladio Magdaleno, le regaló una guitarra española para que se entretuviera mientras se recuperaba del 'accidente'. Esto cuadraba a la perfección con la historia de superación personal que se pretendía asociar al personaje. De hecho, la letra de 'La vida sigue igual' rezaba "siempre hay por qué vivir, por qué luchar". Sin embargo, Alfredo Fraile, compañero de escuela y mánager de Julio de 1969 a 1984, recuerda en sus memorias que Iglesias ya tocaba la guitarra y cantaba en los espectáculos escolares de los Sagrados Corazones de Madrid, antes de su operación, pero claro, este era un detalle que también restaba épica a su "epifanía musical".  

4. Triunfó gracias al esfuerzo 

La leyenda sobre el nacimiento de Julio como cantante tenía una moraleja: no importan las dificultades, si te esfuerzas lo suficiente puedes llegar a lo más alto. Sin embargo, Laguna escribe: "Hay razones de peso para pensar que la cosa no fue tan meritocrática como se cuenta". Otra vez en sus memorias, el doctor Iglesias afirma que tiró de influencias: "En concreto, llamó al secretario del ministro Solís Ruiz para que 'La vida sigue igual' estuviera entre las seleccionadas del festival más importante, el de Benidorm, cosa que consiguió". Curioso que Julio afirmara en varias ocasiones que se presentó al festival sin informar a sus padres.

Hay más: "El realizador Valerio Lazarov ha contado que Juan José Rosón [entonces director general de Televisión Española] le pidió que se llevara 'al hijo de un amigo suyo, Julio Iglesias', a un festival tipo Benidorm que se hacía en Rumanía, al que el cantante acudió (a pesar de que 'no quería ensayar nada y solo hablaba de chavalas')". Una historia parecida es la de su participación en Eurovisión, facilitada por "las gestiones de Papuchi". El diario La Vanguardia lo definió como "el pequeño monstruito de la propaganda y las influencias".

5. No plagió 'Gwendolyne', la canción que llevó a Eurovisión

Un día después del festival de Eurovisión, Fernando Sánchez Barroso, compositor no profesional, acusó a Julio de plagio. 'Gwendolyne' tenía la misma rueda de acordes y melodía que su canción 'Crisol de paz', que había mandado al festival de Benidorm en 1968, el año en que Iglesias ganó con 'La vida sigue igual'. Barroso recurrió sin éxito a la SGAE y más tarde puso una demanda que se desestimó. La canción fue grabada por Los Dalí, bajo el título 'Tú vendrás cualquier tarde', y puede encontrarse en YouTube.

Barroso fue ninguneado por la justicia y ridiculizado por los medios. Sin embargo, además del parecido, Laguna afirma que la canción "incluye una progresión armónica (una variante del llamado círculo de quintas) que parece más propia de un aplicado aprendiz de compositor como Sánchez que de alguien sin formación musical como Iglesias". Barroso cayó en el olvido y su historia no le importó a nadie, aunque la noche de Eurovisión su teléfono no parara de sonar: eran las llamadas estupefactas de sus allegados, que conocían bien su canción y la habían reconocido al instante.  

NO TE LO PIERDAS: Los mejores conciertos de 2022 en Barcelona

Lee el número de mayo de Time Out Barcelona con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad

Últimas noticias

    Publicidad