Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 5 novedades sorprendentes en la colección del Museu del Disseny
Noticias / Arte

5 novedades sorprendentes en la colección del Museu del Disseny

Noves peces a la mostra 'Del museu al món'
Foto: Museu del Disseny

Un encendedor, un cierre, un casco o una rueda de bici, ¿piezas de museo? Son objetos utilitarios y creaciones que marcan un punto y aparte en el universo del diseño local y nacional y lucen en las vitrinas del Museu del Disseny, que ha incorporado una treintena de piezas en la exposición 'Del mundo al museo' dedicada al diseño de producto.

Con estas novedades se refresca la muestra abierta en 2015 y la institución lo aprovecha para reivindicarse como dinámica y en constante crecimiento. El fondo de la colección de producto sobrepasa las 2.000 piezas y está abierto a nuevas incorporaciones de diseñadores, productores y particulares, concebidas aquí o hechas aquí. ¿Qué criterios determinan la incorporación de las piezas en el discurso de 'Del museo al mundo'? El comisario Rossend Casanova indica que llegan avaladas por concursos del sector -como los Delta del FAD y el Red Dot- y por la aceptación del público, o bien porque a nivel de diseño implican una renovación en cuanto a materiales y contexto. Estas son algunas de las 36 nuevas piezas que más nos han sorprendido.

 

Una lámpara portátil

Este diseño de la valenciana Inma Bermúdezde las pocas diseñadoras del país que trabaja para IKEA– recurre a la tecnología Led para hacer una lámpara portátil y de sobremesa que se carga mediante USB. FollowMe vio la luz en 2014, y cinco años más tarde ha entrado en la exposición del Museo del Diseño, un período de tiempo muy corto si tenemos en cuenta que la colección abarca productos nacidos a partir de 1929. La produce Marset, pioneros en la fabricación de lámparas portátiles y autoabastibles, y está inspirado en la lámpara Flas, un clásico de la firma de iluminación.

 

Llum de taula FollowMe, d'Inma Bermúdez / Marset.
Foto: Museu del Disseny

 

Osito al cuello

Rosa Oriol convirtió el oso de peluche en una joya plana en 1985. Inicialmente se cortaba a mano y tenía esta forma, pero con los años ha ido evolucionando y se ha hecho más redonda. Las primeras en reclamar el osito fueroon las adolescentes, pero la demanda y aceptación se hizo cada vez mayor hasta convertir el diseño de Tous en icono. Esta es una de las razones por las que el prototipo de la joya entra en la "nevera de la historia" que es el Museu del Disseny.

 

Os Tous, de Rosa Oriol.
Foto: Museu del Disseny

 

Dormirse en un banco de iglesia

Curro Claret hace tiempo que colabora con la fundación Arrels y apuesta por un diseño más reflexivo y con vertiente social. Entre las novedades del museo destaca el banco de iglesia convertible en cama, el '¡Por el amor de Dios!', un producto que ahora mismo se está repensando y del que se han creado diez unidades para la iglesia de Santa Anna, donde hace tiempo que acogen a gente sin techo. La producción se hace en el barrio y en ella participan un carpintero del Raval y miembros de Arrels; poco más de 15 minutos separan el lugar de fabricación de las piezas de su destino final: una muestra de diseño de proximidad, para la comunidad, un bien social.

 

Banc llit ¡Por el amor de Dios!, de Curro Claret.
Foto: Museu del Disseny

 

Basta de nudos

De la experiencia de dos escaladores catalanes, Josep Manuel Anglada y Jordi Pons, surge este ingenio tan habitual en las mochilas (y otros accesorios sobre todo relacionados con la montaña). La idea surgió después de un viaje a Yosemite, y el sistema patentado en 1964 se empezó a utilizar en todo tipo de ropa técnica. El cierre Tanka es un invento muy de casa.

 

Tanca TANKA, de Josep Manuel Anglada i Jordi Pons.
Foto: Museu del Disseny

 

La pieza inèdita

El diseñador Rafael Marquina pensó una pieza que permitiera ordenar y desplazar su famosa aceitera antigoteo con comodidad. Hizo un soporte de madera y otro de aluminio y acero, ediciones de diferentes años. El prototipo, los modelos que empleaban diseñadores y empresas para hacer las producciones en serie, es una donación de la editora Mobles 114. Reivindican piezas clásicas como la silla de Torres Clavé, una obra de 1936 presente en el museo que ellos han relanzado y han vuelto a poner en el mercado, y han recibido certificados en ecodiseño por la apuesta de trabajo de proximidad.

 

Portasetrills de Rafael Marquina / Mobles 114.
Foto: Museu del Disseny

 

 

 

NO TE LO PIERDAS: desde Bcn celebramos los 100 años de la Bauhaus

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertising
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments