Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Noia teletreballant
Foto: Shutterstock

Así funcionará la nueva ley del teletrabajo en España

La empresa deberá facilitar los medios y herramientas para el teletrabajo y el pago de los gastos se tratará en una negociación colectiva

Por Time Out Barcelona Editors
Publicidad

Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en 2019 solo cerca de un 5% de los asalariados en España afirmaba trabajar habitualmente desde casa. Unos números muy lejanos a los de otras ciudades europeas donde el teletrabajo está a la orden del día. La pandemia ha demostrado que es una práctica viable y efectiva, pero que necesita una regulación

La inquietud de muchos está relacionada con los gastos que supone trabajar en casa. En muchos casos se ahorra en transporte público y en dietas, por ejemplo, pero las facturas de los suministros han crecido exponencialmente y en muchas casas se ha debido hacer una inversión en mesas y sillas adecuadas para una jornada completa frente al ordenador. 

El Gobierno, la patronal y los sindicatos han llegado a un preacuerdo –el ok definitivo está previsto que se dé el martes 22 en Consejo de Ministros– una regulación que entrará en vigor en 20 días. 

¿Quién puede acogerse a esta regulación?

Los trabajadores que realicen desde casa un 30% de su jornada laboral semanal durante un periodo de tres meses, lo que equivale a dos días a la semana. 

El acuerdo entre la empresa y el empleado/a que vaya a teletrabajar deberá firmarse en un plazo de tres meses. El empresario estará obligado a "dotar de las herramientas, medios, equipo y materiales fungibles" necesarios para trabajar a distancia como, por ejemplo, los ordenadores, y hacerse cargo de su mantenimiento, pero el pago de los gastos derivados de trabajar desde casa (luz, conexión a internet, factura telefónica...) se fijará por convenio colectivo o mediante un acuerdo entre la empresa y los representantes legales de los trabajadores.  

A falta de la aceptación total de todas las partes, se ha acordado una fórmula intermedia en la que se establece que la nueva ley del teletrabajo dará una cobertura mínima a las personas que se vean obligadas a trabajar desde casa a consecuencia de una emergencia sanitaria, cuarentena o cierre del país, que podrán exigirle a su empleador que le facilite todos los medios para poder llevar a cabo su labor, pero la compensación de gastos deberá esperar a que pase la emergencia.

Control e igualdad

Asimismo, la empresa podrá adoptar las medidas de vigilancia y control que estime necesarias, siempre respetando la dignidad y privacidad del empleado, para verificar que los trabajadores cumplen con su horario y obligaciones laborales.

El teletrabajo será voluntario y reversible por ambas partes, es decir, ni el empresario ni el trabajador podrán imponer el trabajo a distancia.

Para evitar la discriminación entre los trabajadores/as que lleven a cabo sus funciones desde la oficina o a distancia, esta nueva ley establece una igualdad de trato entre las dos modalidades de trabajador. Es decir, los empleados/as que opten por trabajar desde casa tendrán los mismos derechos que sus compañeros que lo hagan de forma presencial y no podrán sufrir perjuicio en sus condiciones laborales como la retribución, la estabilidad de su puesto de trabajo, la promoción o el tiempo de trabajo.

La empresa y los trabajadores deberán dejar el acuerdo por escrito, que debe incluir, entre otras cuestiones, la lista de medios que necesita el trabajador para desarrollar su actividad a distancia, el horario y las franjas de disponibilidad, los gastos fijos y sobrevenidos y cómo controlará el empresario la productividad de sus empleados.

NO TE LO PIERDAS: Teatros y cines ya pueden llenar el 70% de su aforo.

Últimas noticias

    Publicidad