Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Una mujer estresada por la pandemia
Foto: Shutterstock Una mujer estresada por la pandemia

Cuatro buenos consejos para combatir la fatiga pandémica

Los expertos en salud mental recomiendan afrontar la situación como un desastre lento y no como una emergencia puntual

Por
Ricard Martin
Publicidad

Las bolsas se disparan ante el anuncio de vacunas que funcionan y la gente empieza a mirar el horizonte de la famosa R que baja ... Pero la esperanza de volver a la normalidad (ni nueva ni vieja ... ¡Normal!) todavía queda muy lejos. Hartazgo, desazón, ansiedad, son solo algunos de los efectos de habernos creído demasiado pronto que se había superado una situación desbordante nunca antes vivida. Pocas semanas después de la desescalada, llegó la segunda ola de la pandemia. Y la fatiga emocional por la situación empieza a ser otra epidemia: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya afecta al 60% de la población europea.

¿Cómo afrontar esta realidad sin que pase una factura inasumible en nuestra salud mental? Los psicólogos y profesores de la Universidad Oberta de Catalunya, Israel Rodríguez-Giralt y José Ramón Ubieto, nos ofrecen algunas estrategias.

1. Afronta el hecho de que la pandemia no es un paréntesis. "Nos equivocamos al pensar constantemente en la pandemia como una emergencia, porque tiene temporalidades que van más allá de la emergencia, del peligro de colapso sanitario", explica Rodríguez-Giralt. «No todas las situaciones de desastre tienen lugar en un momento acelerado y rupturista; algunas operan en una temporalidad mucho más larga y sinuosa, y esta pandemia se parece mucho a un desastre lento", prosigue. Por ello, la primera estrategia individual que debemos poner en marcha es "hacernos cargo que no era un paréntesis, y de ahí el hecho de que la nostalgia, si alguien confiaba, sea estéril, al igual que la espera pasiva", argumenta Ubieto, psicólogo y psicoanalista. Es decir, ponte bien, pero actúa: ajuste tus planes y tus deseos con la realidad del día a día.

2. Recupera el control. Por el hecho de haber afrontado la pandemia como algo con fecha inminente de caducidad, la mayoría de personas aplazamos algunos proyectos (estudios, viajes, encuentros, celebraciones, negocios ...), "pensando que más adelante volveríamos a pulsar la tecla y recuperaríamos el control. La pantalla de la "pausa" ya ha pasado y ahora se trata de recuperar el control con otras perspectivas, no de continuidad, sino de una cierta ruptura con la realidad anterior", señala Ubieto. Es positivo aceptar que ya hay algo irrecuperable.

Es positivo aceptar que ya hay una situación irrecuperable: cuando antes lo hagas, antes recuperarás un cierto control

3. Céntrate en lo esencial. En toda situación de incertidumbre, hacerlo ayuda a mantener una cierta estabilidad emocional. Por eso, es una buena idea mantener los vínculos, "porque por medio de los lazos obtenemos orientación y apoyo", explica Ubieto. Si tenemos restringida la presencia física, una opción es optimizar las herramientas digitales, "adaptarlas a nuestro estilo de comunicación, de encuentro, o de forma de satisfacción, con la condición, después, de prescindir de ellos", explica. Según Ubieto, el mundo digital es una buena herramienta siempre que nos recuerde la presencia física, que la evoque sin sustituirla.

4. ¡Libérate de la presión no haciendo nada! En este contexto de presión, puede parecer que todo lo que no sea trabajar o cuidar de la familia sea superfluo. A pesar de ello, "es clave incluir un tiempo para las actividades improductivas, es decir, el 'otium' que no es 'negotium', con amigos, con la familia o solos", señala Ubieto, que afirma que aquello improductivo y ocioso es el resorte del juego infantil: divierte, enseña, mata el tiempo y, aunque aparentemente no sirva para nada, produce placer. "Hoy, el placer no sobra y el ocio alivia la presión de nuestro superyó, lo vuelve menos exigente y tiránico que la productividad. Por eso hacemos chistes, porque el humor relaja nuestras propias hipotecas mentales", dice. Ya sabéis: guardaos un rinconcito para no dar palo al agua y hacer cosas sin sustancia. Y sobre todo: sin ningún remordimiento. 

NO TE LO PIERDAS: Mascarillas de tela con diseños originales 

Últimas noticias

    Publicidad