Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Día de San Juan con Mario Casas
Noticias / Cine

Día de San Juan con Mario Casas

Rodatge de "No mataràs" de David Victori.
Foto: Jordi Play 18.06.2019, BarcelonaRodatge de "No mataràs" de David Victori, amb Mario Casas i Milena Smit.foto: Jordi Play/CCMA

Barcelona, plató no sólo de spots. Uno se imagina un San Juan con resaca, un resacón de media copa de cava, nada serio. Con dolor de cabeza. Con las calles y las playas llenas de mierda y de escupitajos. Con restos de coca de crema y de frutas desperdigados por toda la casa. Lo que uno hubiera imaginado jamás es que celebraría San Juan cruzándome con Mario Casas, una vez y otra, en la ronda del General Mitre, en el rodaje del segundo largometraje de David Victori, ‘No matarás’, después del thriller fantástico ‘El pacto’. Barcelona se puede/podrá/podría quedar sin salas de proyección, como denuncia el documental de Natalia Regás ‘Cinema Mon Amour’, pero, de momento, aún es un buen plató, lleno de posibilidades y muy solicitado. Y no únicamente para rodar spots de coches carísimos que circulan por la Rambla de Catalunya. En más de una ocasión, cuando cortan las calles, he oído el siguiente comentario, que da rabia: “Allá están rodando un anuncio”. Pues no, señor o señora, también se hacen películas. Como la de Victori. O series como ‘Merlí: Sapere Aude’. ¿Nos habíamos quedado en General Mitre con Muntaner? ¡Volvamos! Y deseo que el breve y espero que entretenido relato que llega a continuación no como una batallita más de este periodista, sino como una celebración de Barcelona como marco incomparabilísimo para miles de historias de ficción o documentales.

No matarás

Foto: Jordi Play

Toma 1: Salir a por tabaco. Cerca de los modernos multicines Balmes y de los ya desaparecidos Atenas, Ars y ABC, Mario Casas (que ya había rodado en Barcelona las muy taquilleras ‘3 metros sobre el cielo’, ‘Contratiempo’ o ‘Tengo ganas de ti’) sale disparado del portal del número 145 de la Ronda y se dirige a un estanco, que ha abierto expresamente (es festivo, post verbena) para acoger una escena de la peli. Tiene un aspecto diferente: es un Mario feo, o todo lo feo que pueda ser Mario Casas. Vaya, ‘casual’, de estar por casa. La cámara lo sigue en un largo plano secuencia sincronizado con los semáforos.

Secuencia 2: Milena no está. El despliegue de personas y utensilios no pasa desapercibido entre la gente motorizada y los transeúntes: la mayoría, pijos chancleteros de la zona alta y venerables señoras enjoyadas. No les culpo: soy el primero que, cuando veo que se filma en la calle, me acerco, y meto la nariz, los ojos y las orejas. Los rodajes dan alegría y glamur, activan la economía e incluso pueden producir obras de arte. No siempre. Esperemos que sí sea el caso de ‘No matarás’, que coprotagoniza Milena Smit, a la que ya conocía del rodaje, en el Apolo, de un videoclip de Els Catarres, ‘Una cançó que em parla de tu’. Esta tarde de calor bochornoso, Milena no está. Del reparto, sólo está Casas, acompañado de Gerard Oms, el experimentado coach de los actores, de unos cuantos técnicos con pantalones hasta las rodillas, tatuajes, barba salvaje y camiseta negra (el clásico look de los técnicos), de miembros del team de vestuario, maquillaje y producción, y de Pep Parés Font, un indispensable en los equipos de dirección de la ciudad. Pep, seco como un bacalao, se mueve mucho, tiene clara la escena y da amables indicaciones a los figurantes. Y hoy hay una de lujo: Victòria Serra, una de las cuatro protagonistas de ‘Las amigas de Àgata’. Durante las pausas, converso con ella sobre la próxima Festa d’Estiu del Cinema Català y sobre el mundo audiovisual en general. Un figurante argentino, mientras, suelta una reflexión: “La idea de fondo al hacer de figurante es no llamar nunca la atención del espectador”. Bravo. Estoy a punto de abrazarle. No sé qué haríamos sin los argentinos. Siempre lo saben todo. Se puede prescindir del azúcar y de la sal, de la leche y de la carne, pero nunca de los argentinos.

No matarás

Foto: Jordi Play

Secuencia 3 y última: Victori se complica la vida. Hay cineastas que van a piñón fijo y no se complican la vida con elaborados y arriesgados propuestas con la imagen. David Victori no es de estos. Y me parece perfecto. En la cima de la calle Muntaner, CEPSA y La Caixa entran en plano constantemente. Y no es un product placement pactado. Es la geografía barcelonesa. Publicidad gratuita. Dos horas antes de lo previsto, ya he terminado mi actuación, o lo que sea esto mío en la peli. Supongo que he seguido al pie de la letra el consejo del director manresano: “Pere, hazlo bien”. Antes de irme a pie, escucho a un miembro del equipo hablando por el móvil: “La semana que viene acabo la película, y no tengo nada hasta octubre. Si necesitas alguna cosa, me lo dices”. Seguro que tendrás suerte: Barcelona está on fire de rodajes.

NO TE LO PIERDAS: El top 5 de la cartelera de cine

Advertising
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments