Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Máquinas de coser
Foto: Eugènia Güell

El 'museo' secreto de la máquina de coser antigua está en Sants

Las cosas más auténticas no se encuentran en Google Maps

Escrito por
Eugènia Güell
Publicidad

Si dentro de ochenta años alguien de la generación Z tiene tiempo, espacio y ganas, quizás coge un local de Sants y lo llena con más de 250 'smartphones', tal y como Bernabé lo ha hecho con máquinas de coser. Habrá una diferencia clave: la obsolescencia programada hará que nuestros móviles, por muy inteligentes que sean, en ochenta años ya no funcionen. En cambio, las máquinas de coser que colecciona Bernabé funcionan todas. "Estaban hechas para que durasen toda la vida".

Cuando le preguntéis por su nombre, os dirá que se llama Bernabé Martínez y os dará una tarjeta de cartulina amarilla escrita a mano, con una caligrafía de las de antes, llena de paciencia y perfección. Cuando levanta la persiana en este pequeño local de Sants, entras en un mundo lleno de años, hilos, máquinas de coser y dedicación. No es una tienda y no tiene nombre: no podréis encontrarlo en Google Maps, pero sí en el número 44 de la calle Premià. A lo largo de su trayectoria como distribuidor de Brother, una empresa japonesa de máquinas de coser, Bernabé fue comprando o intercambiando las que más le gustaban, y las ha coleccionado hasta crear hace unos ocho años y sin darse cuenta, este pequeño 'museo'. Las conserva tal y como las encontró, y las ha reparado para que todas funcionen, incluso la más antigua, que es de 1860 y fabricada en Barcelona. Ahora tiene 250 máquinas, y su preferida es, sin duda, la que utilizaba su madre.

Además, también arregla las máquinas de la gente del barrio que lo solicita. "A veces incluso voy a su casa a repararlas, porque son personas mayores que no pueden moverse mucho, y la máquina de coser las distrae".

La especialidad de Bernabé es el punto, y da clases en la Escola Superior de Disseny de la Universitat Ramon Llull. Por eso el local está cerrado los martes y miércoles, pero el resto de días "estoy por ahí, por lo general siempre tengo abierto". Si os pasáis, os explicará aventuras y podréis hacer todas las fotos que queráis. Pero tranquilos, que durará más la máquina de coser que la foto que hagáis con vuestro 'smartphone'.

NO TE LO PIERDAS: Las 27 mejores tiendas de Barcelona

Lee el número de diciembre de Time Out Barcelona con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad   

Últimas noticias

    Publicidad