Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Plátano Rojo
Foto: AlcampoPlátano Rojo

El plátano rojo con sabor a frambuesa que triunfa en Alcampo

Esta fruta exótica llegó a las Canarias en 1982 y no se había comercializado hasta ahora

Escrito por
Mar Baró
Publicidad

Las secciones de frutas exóticas han ido ganando en protagonismo y oferta en los últimos años. La última novedad es el plátano rojo que, a diferencia del resto, no llega de la otra punta del mundo, sino que se cultiva en Canarias. El hecho es que este fruto se ha convertido en un fenómeno que ha desbordado todas las previsiones de los distribuidores canarios. Se trata de una variedad más colorida y llamativa por la cual, eso sí, hay que pagar bastante más.

El plátano rojo lo introdujo en las Canarias el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias en 1982, originario de la isla de Martinica. Según informa en una entrevista a RAC1 Ricardo Torres, gerente de FAST, empresa que distribuye esta fruta, introdujeron el producto en el mercado, primero en las islas y ahora a la Península, con un acuerdo con Alcampo, y actualmente hay mucha menos producción que demanda. "Es un éxito rotundo”, asegura Torres.

El color es el rasgo característico de la fruta que ha cautivado el mercado, sus productores lo definen como “púrpura brillante, entre marrón y grana”. La piel es más gruesa que la de los plátanos amarillos tradicionales y el fruto o la carne, más pequeña, de un tono entre amarillo y rosa claro. Lo que más sorprende es su gusto, dulce y ligero.

De momento solo Alcampo distribuye la fruta a la península Ibérica con un precio un poco superior a los cuatro euros el kilo. No hay bastante cultivo para todo el mundo que lo quiere comercializar, aunque Torres ha afirma en RAC1 que están “cerrando acuerdos para buscar más plantaciones”.

NO TE LO PIERDAS: Los mejores lugares de 'brunch' de Barcelona

Lee el número de marzo de Time Out Barcelona, con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad

Últimas noticias

    Publicidad