Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
El Sant Gervasi de Rigoberta Bandini
FOTO: Marc Andreu / Time Out BarcelonaEl Sant Gervasi de Rigoberta Bandini

El Sant Gervasi de Rigoberta Bandini

Sin pseudónimo ni filtros, Paula Ribó nos descubre el barrio que la ha visto ser niña, adolescente, madre y ‘Perra’

Escrito por
Marc Andreu
Publicidad

Celebramos un año de pandemia con el fenómeno musical Rigoberta Bandini, el alter ego musical de la cantante (The Mamzelles), actriz de doblaje (CaillouChihiro), escritora ('Vértigo') y dramaturga Paula Ribó, que en este 2020, a pesar de sonar en más comedores de casa que en discotecas, ha triunfado. "Cómo aquel que dice he saltado de Spotify a los escenarios", dice una Ribó que todavía alucina con sus miles de fans, entre ellos C. Tangana y Ada Colau. Su pop electrónico ha sido un oasis de evasión en un año "we say joder qué largo" que ni con 'Too many drugs' la cosa mejoraba y que poníamos en una lista todo lo que haríamos 'Cuando tú nazcas', vacuna.

Con el videoclip de 'Perra' a punto de estrenarse, Ribó no piensa en el álbum, solo "en componer en libertad tema a tema" sin pensar en el disco. "Para mí la música es movilizadora de almas, cuanta más gente la escuche, mejor", nos confiesa Ribó. El proyecto musical se engendra en paralelo a su maternidad y vuelta a Sant Gervasi. "Nazco en la clínica Sagrada Família y no me voy del barrio hasta los 23 años, aquí tengo a mi gente y descubro todas mis facetas, ahora concentradas en una tal Rigoberta Bandini".

El Sant Gervasi de Rigoberta Bandini
FOTO: Marc Andreu / Time Out BarcelonaEl Sant Gervasi de Rigoberta Bandini

La Bandini de las Teresianas

Cada vez que sube al escenario, Ribó lo hace vestida con el uniforme de las Teresianas de Ganduxer, "para abrazar aquello que odiaba mientras lo hago saltar por los aires". Alma punk que escucha Mocedades, "aquello" también incluía Sant Gervasi, donde vuelve con Esteban, su pareja y mitad de los Venga Monjas, también del barrio. "En el móvil todavía lo tengo como 'Colega del barrio'", confiesa. "A pesar de que es un barrio que me crea contradicciones, vuelvo porque esto es casa", dice mientras recrimina la falta de espacios verdes y de más vida cultural. Le encanta la sensación de pueblo de zonas como el Farró y agradece que, aquí arriba, no suban los turistas.

Dejamos a Paula haciendo de madre, de Nico y de Rigoberta, mientras sueña con sonar en las pelis de Sorrentino y colaborar con Mónica Naranjo. Antes de despedirnos, nos recomienda los cinco lugares que la hacen sentir "en casa" en el barrio de Sant Gervasi y una exclusiva: "Nuevo tema el día de San Jordi", otro salvavidas por si nos quedamos sin Diada. ¡Larga vida porque 'In Spain we dance'… Bandini!

Teatro La Gleva

Este teatro e incubadora de proyectos ha sido "el que más ha confiado en mis dramaturgias", dice Ribó, que ha estrenado tres obras. De programación ecléctica y atrevida, en pocos años se ha hecho un punto de encuentro cultural único en el barrio.

La Gleva Teatre
Teatre La GlevaLa Gleva Teatre

Bodega Josefa

Conserva la esencia de una bodega de barrio de las que ya no quedan. Entre su parroquia "de toda la vida" también podéis encontrar a Paula. "El ambiente del Pepeta’s es único, siempre te sientes en familia y todo lo hacen bueno", dice.

Bodega JosefaBodega Josefa
FOTO: Oriol Vida-BarraquerBodega Josefa

Heura

"Es de aquellas tiendas donde puedes comprar desde un juguete para un niño hasta un mueble de luz 'vintage', todo es bonito", afirma Ribó. Y es que Heura tiene un catálogo que va desde almohadas a menaje para el hogar o ropa, siempre con buen gusto y calidad. Descubre su catálogo en la web.

Botiga Heura
FOTO: heuraFOTO: Heura

Bendito Tako

El taco, el plato que te ensucia las manos pero que te limpia el alma. En Sant Gervasi, los maestros de la receta viven en este pequeño local (situado en la calle Calvet, 1) que respira México por los cuatro lados. "Fliparéis con los tacos de pescado  con salsa de cilantro", dice Bandini.

Bendito Taco
FOTO: Bendito TacoBendito Taco

Jardines de Moragas

Escondido entre bloques de edificios, este parque pequeño, pero frondoso, es un refugio para encontrar la paz y disfrutar de la variedad de árboles, muchos de ellos centenarios. "He jugado aquí muchas tardes y recuerdo cuando la abuela nos gritaba desde el balcón de su casa", confiesa Paula. Lo encontraréis al principio de la calle Tavern.

Jardins de Moragas
FOTO: Ajuntament de BarcelonaJardins de Moragas

NO TE LO PIERDAS: La Model se transforma en un gran mural feminista

Más de Love Local

    Últimas noticias

      Publicidad