Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Un cisne criando sus huevos
Foto: Shutterstock Un cisne criando sus huevos

¡Este es el único restaurante de Cataluña donde comerás huevos de cisne!

Can Culleres, en Poblenou, tiene diez huevos de cisne que servirà a partir del jueves 15 hasta agotar existencias

Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Los buscadores de nuevos sabores y sensaciones gastronómicas tiene una oportunidad en Poblenou: el restaurante Can Culleres  (Bilbao, 79. T.  693 06 96 94) se ha hecho con una exclusiva remesa de huevos de cisne que empezará a servir según demanda a partir de este jueves, 15.

El huevo de cisne es un producto escaso y de temporalidad estricta: la época de reproducción y cría es de abril a junio, y cada hembra pone entre cinco y siete huevos, una sola vez al año. Los huevos son mucho más grandes que los de gallina: entre diez y doce centímetros de longitud. Huelga decir que son caros y casi inexistentes en el mundo de la restauración. 

Un huevo como tu mano de grande
Foto: ShutterstockUn huevo como tu mano de grande

"Me ha asegurado el proveedor que somos el único restaurante que le ha comprado huevos de cisne, lo que equivale a decir que somos el único de Barcelona que los sirve, es un producto que solo tiene cierta demanda en Madrid", explica Jordi Asensio, chef y propietario de Can Culleres (lo que equivale casi a asegurar que son el único restaurante de Cataluña que los tiene en las sugerencias del día). Según Asensio, "el huevo de cisne tiene un sabor que no es tan plano como el de un huevo normal, es más potente, y la proporción entre yema y clara es diferente". 

Can Culleres
Foto: Can CulleresCan Culleres

Este excelente restaurante de cocina catalana con espíritu autoral y toques franceses los prepara en dos recetas: huevo frito con colmenillas y un poco de foie, o bien con caviar. "Cada huevo cuesta unos 35 euros y los serviremos a precio de coste, como quien dice. Por 40 euros, servimos un plato para cuatro", explica el cocinero. Pues ya sabes: lo puedes compartir o zampártelo tú solo (en este caso, yo pediría mucho pan). ¡Corred, que vuelan! (bueno, esto último es una metáfora inadecuada y cruel). 

Asensio, un cocinero que ha pasado por grandes casas como Mugaritz, Berasategui o Loidi antes de abrir su negocio, explica que "no hacemos esto para ganar dinero, sino porque es un producto muy bonito que tiene muy poca gente, y nos gusta hacer cosas diferentes".  

NO TE LO PIERDAS: Los mejores bocadillos de Barcelona

Lee el número de abril de Time Out Barcelona, ​​con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad.

Últimas noticias

    Publicidad