Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los bocadillos más originales de Barcelona
La Porca
© Iván Moreno

Los bocadillos más originales de Barcelona

Bocadillos de la ciudad que debes conocer. ¡Buen provecho!

Por Ricard Martín
Advertising

Son buenos tiempos para el bocadillo por diversos motivos. Ya empezamos a tener de todo: además de la omnipresente –y un poco cansina– hamburguesa, tenemos sitios especializados en 'hot dog' catalán, rustido de cerdo 'made in USA', o recetas de guisos de la abuela entre rebanada y rebanada. El buen bocadillo está descentralizado, lo encontramos por toda la ciudad. Echadle un vistazo a esta pequeña lista: bocadillos de Barcelona que debéis conocer –¡y morder!– sí o sí.

NO TE LO PIERDAS: los 50 mejores restaurantes de Barcelona

Chivuo's
©MariaDias

Chivuo's

Restaurantes Cocina de los nativos americanos Vila de Gràcia

Dos venezolanos con experiencia en Estados Unidos y en la alta cocina catalana sirven bocadillos de recetas estadounidenses –más allá de la hamburguesa– y cerveza artesanal local. Un ejemplo: el portentoso pulled pork, cerdo asado con especias durante dieciséis horas.

Oval
FOTO: Maria Dias

Oval

Restaurantes Hamburguesas La Nova Esquerra de l'Eixample

En esta hamburguesería gourmet con acento indie –el hilo musical que ambienta el establecimiento es exquisito– el cliente puede elaborar su propia receta escogiendo los ingredientes (¡hay un billón de combinaciones!) o pedir una receta fijada, como por ejemplo la brutal Chili Burger, con guindilla, jalapeños y alioli de xipotle; o la Doble, con dos hamburguesas, pimiento escalibado, bacon y huevo frito. Muy buenas hamburguesas, también, con carne de Nebraska, y una carta de vinos pequeña y acertada y cervezas artesanas.

Advertising
Sants Es Crema
Foto: Maria Dias

Sants Es Crema

Restaurantes Bar de bocadillos Sants - Montjuïc

Este exquisito restaurante abrió en 2017 como lugar de brasa creativa y ahora se ha reconvertido en un bar de bocadillos a la brasa. De aquí salen maravillas, como un bocadillo de toro –ventresca de atún– con mayonesa de kimchi y shiitake y un generoso bocadillo de papada de cerdo con achiote y lechuga. Para acompañar la carta de bocadillos –también con opciones veganas– tienen escalivada recién hecha, patatas fritas y la cerveza de la casa.

Bar Torpedo
Foto: Bar Torpedo

Torpedo

Restaurantes Bar de bocadillos

Rafa Peña (Gresca) ha abierto el Torpedo, un bar de bocadillos que lo peta con ejemplos como el bikini de pastrami de lengua, con pan de molde de croissant de Triticum y mostaza de hierbas; y el bocadillo de berenjena asada con tomates secos y pan de hamburguesa de la panadería San José, que es tan pecaminosamente bueno que parece que no pueda ser vegetariano. Han reproducido la cocina del Gresca en toda la carta, y eso incluye unos entrantes como las Kentucky fried codornices (muslos de codorniz deshuesadas, rebozadas y fritas).

Advertising
La Porca
© Iván Moreno

La Porca

4 de 5 estrellas
Restaurantes Bar de bocadillos El Poble-sec

En La Porca todo es bueno y tiene buena pinta. De la parte creativa se encarga Rubén León –publicista reconvertido en tabernero– y de la cocina su madre, con un recetario adaptado de los años en los que sirvió en un bar de menú y catering. Van creando bocadillos nuevos para acompañar uno fabuloso de cerdo cocinado durante cuatro horas con cebolla marinada, mayonesa de tomate seco y pan de coca crujiente. No dejéis de probar el sorprendente tartar de fuet, la premiada Bacon Cheese Burger y el pastel de queso.

Santo Porcello
© Maria Dias

Santo Porcello

Restaurantes Bar de bocadillos Sant Antoni

De los creadores del Due Spaghi llega el Santo Porcello, un bar de bocadillos italianos que quiere llenar, según Toni Pol, el dueño, la "poca cultura del bocadillo italiano que hay en Barcelona". El pan es la clave del triunfo y los hacen a medida para que aguante recetas como el Bologna Grossa –con pesto de pistacho, mortadela de verdad, un suave queso scamorza ahumado y aceite balsámico– y el Gambardella, con porchetta y verduras braseadas.

Advertising
Bar Centro
© Iván Moreno

Bar Centro

Restaurantes Bar de bocadillos Dreta de l'Eixample

"El futuro de la comida popular es la fusión del street food de todo el mundo", dice Carlos Gremone, un cocinero venezolano que con la publicista Debora Schneider reconvirtió un bar de menú en una bocatería top. Gremone ha recorrido medio mundo y cada uno de sus platos –hamburguesa de ternera y pollo ecológicos, pulled pork, una opción vegetariana, ensaladas...– nace de horas de afinación. Probad el pulled pork acebichado –macerado con lima, cilantro y cebolla– y lo entenderéis.

Entrepanes Díaz
©IvanGiménez

Entrepanes Díaz

Restaurantes Bar de bocadillos Dreta de l'Eixample

La visión del bocadillo del Kim Díaz, factótum del Bar Mutis y Bar Mut, se ha concretado en una elegante barra de bar vintage -homentage los bares madrileños de los 50- y una carta de unos diez de bocadillos de cocina de carne y pescado sorprendentes, pura tradición entre panes: 'bocata' de kokotxas al pil-pil, bocadillo de calamares en su tinta o uno de morcilla de Jaén excelente. Tienen tapas de fritura estilo gaditano muy bien hechas, cañas bien tiradas y una política de contratar sólo camareros mayores de 50 años.

Advertising
Bar La Central
Foto: Maria Dias

Bar de La Central

Bares y pubs Cafeterías El Raval

Satan's Coffee Co. y Stefano Colombo (Xemei) gestionan la cafetería-restaurante de la librería La Central, en los jardines de la Casa de la Misericordia. Un hecho trascendente; abre al barcelonés un espacio eclesial cerrado durante décadas. El sitio es una delicia y los bocadillos de la carta son un delirio. Han encontrado un punto de sencillez gourmet idóneo y mágico. Un ejemplo clarísimo es el bocadillo de bacalao desmigado con aguacate, casi guacamole, o el de kimchi con queso. El pan es de molde, estilo 'french toast', blandito, inmejorable.

Narciso

Restaurantes Taberna

El Narciso es una de las mejores cosas que han pasado en la calle de la Princesa en los últimos años. En la esquina con la calle de Civader encontraréis este reducto auténticamente italiano donde hacen bocadillos con schiacciata -focaccia toscana condimentada con aceite y sal- y embutidos y quesos irresistibles. Lo más básico, de mortadela con salsa de trufa (4,50 euros), es crujiente y orgásmico. Si tienéis alguna moneda más en el bolsillo, añadid mozzarella y una copita de spritz. El toscano Francesco Giusti y el colombiano Javier Pedrosa han rehecho una piadinería ruinosa en un bar italiano, especializado en bocadillos de 'schiacciata', focaccia toscana que quiere decir 'comprimida'. Narciso es una cajita de bombones (¡en la calle Princesa!) Precioso: evoca un patio toscano en una coctelería, con una nevera / mostrador de charcutería italiana top. "Cada bocadillo se hace desde cero ante ti, lo llamamos 'art fast food'", dicen orgullosos. Con razón: uno de los grandes hornos de la ciudad les hace el pan según su receta. Y de las nueve 'schiacciata', no puedo olvidar la de porchetta con crema de nueces. El horario es intensivo, tan apto para el 'takeaway' frenético como para el 'slow food': tablas de embutidos y quesos selectos, vinito y cóctel. Este Narciso no es egoísta: también proyecta su amor hacia vosotros. ¡Viva!

Recomendado

    También te gustará

      Advertising