Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Sants Es Crema
Foto: Maria Dias Sants Es Crema

Los 15 mejores bocadillos de Barcelona

No hay nada más universal que un buen bocadillo: italianos, norteamericanos, indios, catalanes... ¡Cocina de la buena entre panes!

https://media.timeout.com/images/105811575/image.jpg
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Son buenos tiempos para el bocadillo en Barcelona. Te lo puedes llevar sin problemas, te lo puedes comer en espléndida soledad, y te garantiza siempre un buen rato: la intimidad con un buen bocata es un momento insuperable. El buen bocadillo está descentralizado, lo encontramos por toda la ciudad. Echadle un vistazo a esta lista: bocadillos de Barcelona que debéis conocer –¡y morder!– sí o sí. Indiscutiblemente, de los mejores bocados que encontraréis entre panes. Y si no os apetece un bocadillo, aquí nuestra lista de hamburguesas (que en el fondo son lo mismo que un bocadillo, pero todo el mundo hace ver que no). 

NO TE LO PIERDAS: los 50 mejores restaurantes de Barcelona

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Sants - Montjuïc
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? Papada de cerdo, achiote y lechuga, entre rebanadas de pan artesano de focaccia

Solo hay una parte de los cerditos más sabrosa y tierna que la panceta. Sí, estamos hablando de la papada. Deje que los expertos en barbacoa de Sants Es Crema la pongan en valor. La primera bocateria de brasa japonesa de Barcelona utiliza una parrilla robata para evocar sabores ahumados de todo tipo de trozos carnívoros. Este portátil de papada de cerdo, equilibra la grasa dulce y la carne crujiente con un toque de achiote terroso y una franja de lechuga crujiente. Es un maravilloso (y cerdo) estudio sobre el equilibrio de texturas que da en todas las notas correctas.

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? Calamares rebozados en su tinta, en panecillo de frankfurt artesano. 

La visión del bocadillo del Kim Díaz, factótum del Bar Mutis y Bar Mut, se concretó en una elegante barra y veterana ya barra de bar vintage -homenaje a los bares madrileños de los 50- y una carta de unos diez de bocadillos de cocina de carne y pescado sorprendentes, pura tradición entre panes. El campeón y favorito es el bocata de calamares: con calamares rebozados finos y ligeros, aderezados con una mayonesa con su propia tinta. Un bocado pecaminoso: y lo mejor de todo es que está a años luz del 'bocatacalamares' más famoso que te puedas comer en Madrid (el del Brillante) y sale un poco más barato. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Sant Antoni
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? Mortadela, pesto de pistacho y queso, en la focaccia especial de la casa. 

De los creadores del Due Spaghi llegó el Santo Porcello, un bar de bocadillos italianos que quiere llenar, según Toni Pol, el dueño, la "poca cultura del bocadillo italiano que hay en Barcelona". El pan es la clave del triunfo y los hacen a medida para que aguante recetas como este Bologna La Grassa: una maravilla con pesto de pistacho, mortadela de verdad, un suave queso scamorza ahumado y aceite balsámico, un bocado aromático y sustanciosos que dispara el placer al once. Recalco que la diferencia entre comer mortadela italiana de Bolonia de la buena y lo que te encuentras en el súper, es la diferencia entre una gamba fresca de Roses y las del tres delicias de sobre.  

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? Pastrami de lengua de ternera, mostaza de hierbas y pan de molde.  

Rafa Peña (Gresca) abrió el Torpedo, un bar de bocadillos de alta envergadura que lo peta con ejemplos como este bikini de pastrami de lengua, en el que nada es lo que parece, sino que es mucho mejor: la carne es suave lengua de ternera marinada como pastrami y a la plancha (que no os dé yuyu, es deliciosa) con pan de molde de croissant de Triticum y mostaza de hierbas. Con el queso fundido, las hierbas de la carne y la mantequilla del pan, esto es un meloso y casi dulce canto a la vida.  

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? 'Porchetta' en pan de coca y mil cosas deliciosas. 

En La Porca todo es bueno y tiene buena pinta. De la parte creativa se encarga Rubén León –publicista reconvertido en tabernero– y de la cocina su madre, con un recetario adaptado de los años en los que sirvió en un bar de menú y catering. La estrella indiscutible es su fabuloso bocata de 'porchetta' que elaboran ellos mismos –cerdo deshuesado y asado a baja temperatura durante cuatro horas con hierbas mediterráneas–  con cebolla marinada con lima, pesto rojo de cacahuetes y una mayonesa de tomate seco con jugo de la cocción, envuelto todo en pan de coca crujiente. Decir que es bueno es como decir que Maradona era un futbolista apañado. 

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • El Putget i Farró
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? Huevo de Calf, 'pulled pork', cheddar, lechuga y tomate en panecillo de hamburguesa

En contraposición a las 'dark kitchens', The Egg Lab es una cocina abierta con dos pequeñas barras para esperar o comer. Han encontrado un nicho en el disputadísimo mundo del bocadillo, y lo han llenado con maestría: son el único local de 'egg sandwich' de Barcelona, inspirados en los Estados Unidos. Pero esto es artesanía pura, comparado con los 'bacon-egg rolls' indigestos que recuerdo de NYC.

Aquí encontrarás bocadillos con recetas de 'street food' coronadas por huevos frescos de Calaf fritos o revueltos. El resultado es de una rotundidad melosa de sabor uniforme, que envía un disparo de placer del paladar al cerebro. Solo os diré: 'roll' de cerdo desmigado y guisado con cheddar, huevo, lechuga y tomate. Mancha a saco, si no vas al tanto: ¡Por eso el suelo de la entrada es de baldosa Barcelona!

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • El Putget i Farró
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? Panceta, salsa de soja, cilantro, cacahuetes y mostaza china. 

Andrés Huarcaya (diez años de cocinero en el cátering de elBulli) es un chef al que siempre es provechoso seguir. Ahora, en Bocatelier, un bar de bocadillos que viaja de América Latina al sureste asiático con producto y modos de alta cocina (¿el único bar de bocadillos con Roner?).

Un ejemplo: uno de panceta de cerdo duroc a baja temperatura con salsa de soja, cilantro y cacahuetes caramelizados, en que las hojas de mostaza china confitada equilibran la grasa. Brutal. Y sus bravas, van al top 10 directas.

  • Restaurantes
  • Cocina de los nativos americanos
  • Vila de Gràcia
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? 'Pulled pork', ensalada de col y salsa barbacoa. 

De rodillas ante esta gente: ellos fueron los que introdujeron el 'pulled pok' y el concepto de bocata de cerdo a la barbacoa en Barcelona. Dos venezolanos con experiencia en Estados Unidos y en la alta cocina catalana sirven bocadillos de recetas estadounidenses –más allá de la hamburguesa– y cerveza artesanal local. Un ejemplo: el portentoso 'pulled pork', cerdo asado con especias durante dieciséis horas con salsa barbacoa casera y una ensalada de col que da el toque agrio justo a la dulzura y melosidad del cerdo. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? Pollo frito y rebozado estilo sureño, con tostada francesa artesana y maionesa de cilantro. 

Aprovechando que tenían el bar en reformas, los Two Schmucks ( "dos gilipollas") en 2020 abrieron un bar de cervezas, bocadillos y cócteles en la Plaza Emili Vendrell. El resultado es tan espectacular como el 'brunch' y la priva de Joaquín Costa, que los catapultó en a lo alto de las listas de los mejores bares del mundo. Los valores añadidos de este local son muchos: para empezar, una espectacular terraza casi particular. Y una carta de bocadillos (pantagruélicos) de nivel estratosférico. Una barbaridad como el Chicken Sammy -pollo frito y rebozado estilo 'southern', con tostada francesa artesana, pepinos encurtidos y mayonesa de cilantro- es una delicia que te desencaja las mandíbulas y te llena de gozo.

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? Cerdo desmigado y macerado, en pan casero con harina ecológica de cerveza negra 

"El futuro de la comida popular es la fusión del street food de todo el mundo", dice Carlos Gremone, un cocinero venezolano que con la publicista Debora Schneider reconvirtió un bar de menú en una bocatería top. Gremone ha recorrido medio mundo y cada uno de sus platos –hamburguesa de ternera y pollo ecológicos, pulled pork, una opción vegetariana, ensaladas...– nace de horas de afinación. Probad el 'pulled pork' acebichado y lo entenderéis. Un jugoso asado de cerdo con diez horas de cocción lenta, macerado en lima, cilantro, cebolla de Figueras y la salsa de la casa. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Gràcia
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? Albóndigas a la jardinera en pan de barra

Bodega de toda la vida (¡de las primeras de Barcelona que repartió hielo!) en la que tanto puedes desayunar de tenedor, como hacer el cafelito sentado con el diario, como recargar las pilas con un menú potente. Todo es de alto voltaje gastronómico en su medida, la de bodega clásica de barrio. Empezando por su bocadillo de albóndigas, de proporciones míticas: la chicha es, ni más ni menos que un guiso de albóndigas a la jardinera, con sus guisantes y todo. No hace falta pan con tomate si tienes un poderoso sofrito. Las aprisiona un pan de barra excelente, crujiente y alveolado, que me da en la nariz que es del próximo Forn Europa. 

  • Restaurantes
  • India
  • El Raval
  • precio 1 de 4

¿Qué lleva? Buñuelo de patata y barroca salsa índia en un brioche de mantequilla artesano. 

Ivan abrió el Mirch –adaptación de 'Mirchi' al inglés, pimienta, dos minutos antes de lo que ya sabéis, en febrero del 2020. Y es heredero de la primera familia que abrió un restaurante de cocina india en la ciudad. De hecho, la mitad de lo que encontrarás aquí es comida vegetariana, y destaca como ejemplo de 'street food' el 'vada pav', un especiado bocadillo de buñuelo de patata que él ha gurmetizado con pan del horno Cloudstreet y una salsa excepcional: de iogurt con comino. mezclada con un chutney de menta y cilantro y uno de tamarindo. Un bocado tan equilibrado como cremoso, fresco y ácido. El pan es un brioche de mantequilla de Cloudstreet, hecho a medida ( y hay versión carnívora del bocadillo, con contramuslo deshuesado de pollo al horno 'tandoor'). 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Ciutat Vella
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? Pollo rebozado al estilo sureño, ensalada de col y salsa de chipotle. 

La furgoneta Eureka, de Gastón y Priscilla, pionera del food-truckin', se puso en marcha en 2013 y ahora está empotrada en un lado de la plaza Reina Amàlia. El restaurante, que Gastón define como un "diner californiano", es tan pulcro, anguloso y minimalista como la reurbanizada plaza, antes agujero negro. Es un lugar impoluto donde acabas con las manos embadurnadas. Su bocadillo de pollo es una bomba: pollo frito y rebozado, 'coleslaw' con lima, pepinos y salsa de chipotle y miel, en brioche. Por menos de 12 euros, traen una generosa ración de patatas al horno con chimichurri y una buena ensalada de hoja de roble. El bocadillo dispara instantáneamente los receptores de placer y se te queda a la garganta un buen rato después.

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Eixample
  • precio 2 de 4

¿Qué lleva? Pulpo, ricotta y salsa de anchoas en un pan con tinta de sepia. 

Noemí y su madre, la Mamma Pia, naturales de Turín, han anclado en el Eixample su Pescadea Fresh Fish Panini, un sitio de 'paninos' de pescado para plantarle cara al sobreexplotado mercado carnívoro de hamburgueserías de Barcelona. Sus armas son imponentes: pescado fresco de Vilanova, ingredientes de proximidad y especialidades italianas, pan artesano y recetas divertidas que demuestran que el pescado va de maravilla como parte fundamental de un bocadillo. Tienen ocho bocadillos dedicados a diferentes lugares italianos, y cada receta incorpora, por lo menos, un ingrediente de esa zona. El Pompei es una maravilla: pulpo cocinado al vacío, luego planchado con ajo y perejil, que va acompañado de ricotta fresca, pimientos asados y salsa de anchoas. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • A la brasa
  • Delicias

¿Qué lleva? Butifarra rellena de cebolla caramelizada, lechuga y salsa de la casa en pan de coca de cristal 

¿Recordáis el auge de los bocadillos de butifarra gourmet? No queda ni uno, pero Debutis ha resistido y florecido, quizás porque era el mejor de todos. Las 'butis' son de alta calidad -cerdo de Girona- y hechas al Josper (¡puede pedir el punto justo! Nada que ver con la desgracia quemada que perpetras en casa). Las salchichas van directas de la brasa de carbón vegetal a su mesa.

Tienen muchas recetas y un apartado vegano. Pero la Pirineos es un hit inapelable que impresiona a primera vista: 'buti esparracada' de ternera, rellena de cebolla caramelizada, con lechuga y la salsa de la casa, con especias indias. Entra tan bien por la vista como por el estómago. Impresiona a la vista, satisface en boca, y se deja morder bien sin que se desmonte. 

Contenido patrocinado
Recomendado

    Más de comidas baratas

      También te gustará
        Publicidad