Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Transformació de la Fira de Barcelona
Ajuntament de BarcelonaTransformació de la Fira de Barcelona

Estos son los cambios que transformarán la Fira de Barcelona

Se reducirán los usos feriales del espacio, que acogerá un CAP, nuevas viviendas, una biblioteca y nuevas zonas verdes

Escrito por
Time Out Barcelona Editors
Publicidad

La Fira de Barcelona tal y como la conocemos tiene los días contados. El Gobierno municipal ha hecho una propuesta de transformación del espacio que implica reducir sus usos feriales -que hoy acaparan el 100% de los edificios de la Fira- y transformar algunos pabellones en viviendas, equipamientos públicos y zonas verdes.

La propuesta recoge las conclusiones de un proceso participativo realizado con el vecindario, que evidenció cuatro demandas muy claras. En primer lugar, los barrios de alrededor de Montjuïc necesitan más vivienda y equipamientos públicos. En segundo lugar, la mejora de la continuidad urbana para conectar el Poble-sec y la Font de la Guatlla y acercar la montaña de Montjuïc a la ciudad. Además, los vecinos también reclamaban unas mejores condiciones ambientales de toda la zona, con mayor protagonismo del verde, así como conservar los edificios y pabellones históricos que se ubican allí.

Nuevas instalaciones

Así pues, con una transformación gradual que acabará en 2029, la mitad del espacio destinado actualmente a Fira de Barcelona se convertirá en unos 500 pisos públicos asequibles y se instalarán también seis equipamientos al servicio del vecindario: un CAP, un centro asistencial para personas mayores y con diversidad funcional, una biblioteca, un espacio vecinal, un equipamiento deportivo y la ampliación del MNAC en uno de los pabellones de la Fira.

Además, 23.000 m² del espacio ferial serán para zonas verdes y peatonales. De este modo, el espacio público pasará a ser más amable y el verde tendrá mayor protagonismo.

Mejoras en la conectividad urbana

Las reformas de la Fira de Barcelona quieren también mejorar la conectividad entre el Poble-sec y la Font de la Guatlla. Por este motivo, se abrirá un paseo de uso público que atravesará el espacio ferial -por el actual Pabellón de la Metalurgia y la plaza del Universo- para conectar las calles de Floridablanca y Tamarit con el calle de los Gimbernat/calle del Nord y la calle Sant Fructuós.

Por otra parte, se prevé que la calle de la Guardia Urbana se prolongue hasta la avenida del Paral·lel y que esta vía pueda ser de subida a la montaña y conecte así el Paral·lel con Montjuïc. Se creará también una nueva red ciclista para facilitar los desplazamientos en bicicleta a toda la zona.

Con todos estos cambios el Ayuntamiento de Barcelona quiere abrir la Fira de Barcelona a la ciudad, ya que se trata de un espacio histórico construido en 1929 con motivo de la Exposición Universal y que, hasta la fecha ha tenido usos feriales de forma casi exclusiva. Sin embargo, ahora hay que redefinirlo para que esté más integrado en la trama urbana y orientado a acontecimientos de una dimensión pequeña o mediana que busquen un espacio emblemático en el corazón de la ciudad.

NO TE LO PIERDAS: 22 cosas que pasarán en Barcelona este 2022

Lee el número de febrero Time Out Barcelona con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad   

Últimas noticias

    Publicidad