Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
La prueba piloto en la Sala Apolo, pospuesta
Foto: Óscar García

La prueba piloto de la Sala Apolo, pospuesta tras el repunte de la pandemia

La noticia llega tan sólo ocho días después que se anunciara la intención de reabrir los locales de ocio nocturno

Por Julen Chavarrías
Publicidad

Cuando parecía que las instituciones públicas catalanas arrojaban un bote salvavidas in extremis al sector del ocio nocturno, la virulencia de la pandemia ha dinamitado cualquier previsión y expectativa para reabrir las discotecas y salas de conciertos. Ante el choque de realidad provocado por el aumento de casos de Covid, el Primavera Sound, la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, promotores de este experimento, se han visto forzados a posponer el evento "hasta que mejore la situación epidemiológica actual".

Este ensayo, pionero en el mundo, proponía un concierto con una afluencia superior a las mil personas, que deberían llevar mascarilla y desinfectarse las manos con gel hidroalcohólico en la entrada del recinto. Sin embargo, se concebía la posibilidad de que los asistentes pudieran estar de pie, bailar y consumir bebidas en los lugares oportunos. Sin embargo, las instituciones han retrocedido diez días después de que se anunciara el experimento.

El sector reclama ayuda

Esta marcha atrás acentúa el sufrimiento de un sector que siente el agua al cuello después de estar más de medio año con la persiana bajada. Y, por ahora, sin previsiones de volver a abrir en un futuro próximo. El secretario general del gremio de discotecas, Ramon Mas, en la manifestación del 8 de octubre ante la Generalitat ya advertía que "se corre un riesgo muy grande que nuestros locales desaparezcan. Hay fondos buitres que ya están intentando entrar en locales de ocio nocturno en Cataluña".

La tentativa de esta prueba buscaba analizar la viabilidad de una reapertura planificada y organizada, basada en el uso de tests rápidos de antígenos para garantizar que los asistentes a las salas de ocio nocturno no pudieran convertirse en un motivo de rebrote. Esta fórmula, que permite detectar los positivos prácticamente al momento, se postulaba como una de las soluciones para rescatar la actividad del sector.

NO TE LO PIERDAS: Los conciertos del mes en Barcelona

Últimas noticias

    Publicidad