Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
La famosa lasaña vegana del CactusCat Bar
FOTO: Marc Andreu / Time Out Barcelona

Por qué dicen que el mejor restaurante vegano del mundo está en Barcelona

CactusCat Bar, en el Raval, está en lo alto de la lista de Happy Cow, la aplicación de comida vegana de referencia internacional

Escrito por
Miquel Blanes
Publicidad

La comunidad vegana internacional lo tiene claro: CactusCat Bar es el mejor restaurante vegano del mundo. Así lo ha expresado a través de Happy Cow, la aplicación más utilizada entre los veganos para encontrar restaurantes cerca de su ubicación. Con más de 200 reseñas en la plataforma, este restaurante acogedor situado en el 52 de la calle de Valldonzella, en el Raval, tiene una puntuación que roza la perfección.

Sus propietarios son Carlos Márquez y Gilbert Ramírez, que también es el cocinero. Antes de embarcarse en la aventura del restaurante, los dos venían de mundos muy diferentes: uno era productor de cine y el otro trabajaba en una empresa de venta de entradas 'online'. "Todo empezó porque mis compañeros veían las fiambreras que llevaba al trabajo y me pidieron que llevara para ellos también", explica Ramírez. A partir de aquí, la pareja empezó a rumiar la idea de abrir el restaurante, que este mes de mayo celebrará el segundo cumpleaños.

Hay tres factores que hacen especial a este restaurante: comida casera de calidad, buena relación calidad-precio y mucha personalidad.

CactusCat Bar
Marc Andreu



1. Cocina catalana estilo vegano. Si hay una cosa que distingue la oferta de CactusCat Bar es que todo el menú incluye platos internacionales, pero con un marcado protagonismo de la cocina tradicional catalana. De hecho, la madre y la abuela de Ramírez ya eran vegetarianas y algunas de las recetas del restaurante tienen su sello. Un buen ejemplo es la lasaña, sin duda el plato estrella. Pero hay mucho más donde elegir: fideuà, croquetas de quinoa, cremas de verduras de temporada... "Y siempre usamos productos de proximidad con certificado ecológico", asegura Ramírez.

Gilbert Ramírez i Carlos Márquez, propietaris del CactusCat Bar
Marc Andreu

2. Gran calidad-precio. Por 15 euros, o menos, se puede salir bien lleno del restaurante. Por ejemplo, sus combos, que incluyen primero y segundo plato, cuestan 11 euros. Este hecho posiciona al local, ahora de fama internacional, en la franja de precio más baja de los menús de mediodía vegetarianos.

3. Mucha personalidad. Pero, como dice Márquez, "CactusCat es más que un restaurante". Esto se percibe con solo poner un pie dentro, con exposiciones de artistas locales que decoran las paredes y que renuevan cada tres meses. Además de esto, colaboran activamente con organizaciones como 'Restaurantes Contra el Hambre', la asociación del Eix Comercial del Raval, y el santuario animal Gaia, donde tienen apadrinados varios animales. Ambos se muestran orgullosos por el reconocimiento público, pero se nota que se mantienen ajenos a todo el ruido mediático. "Cuando vino un embajador de 'Happy Cow' y nos dijo que ya éramos los segundos pensábamos que hablaba de Barcelona, no del mundo!", explica Márquez. Quizás esta es la verdadera clave del éxito. 

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

Lee el número de abril de Time Out Barcelona, ​​con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad.

Más de comidas icónicas

    Últimas noticias

      Publicidad